Desde siempre, no hay nada más terrorífico en un ordenador con Windows que la aparición de la pantalla azul de la muerte. Incontables horas de trabajo o de estudio se han perdido por su culpa; e innumerables insultos se han proferido a los cuatro vientos como consecuencia de ello. La Blue Screen of Death es sinónimo de un error grave en el sistema y, si bien nadie quiere toparse con ella —o quedarse estancado en un bucle infinito—, se ha convertido en un elemento icónico del software desarrollado en Redmond. Y a mediados de este año, Microsoft decidió experimentar con la estética de la BSoD en Windows 11 al cambiar el mítico fondo azul por uno negro; sin embargo, ahora revirtió dicha decisión.

Según publica ArsTechnica, la más reciente actualización de Windows 11 en el programa Windows Insider restituye el color original a la pantalla azul de la muerte. "Cambiamos el color de la pantalla a azul cuando un dispositivo deja de funcionar o se produce un error de detención, como en versiones anteriores de Windows", indica la lista de mejoras de la Build 22000.346 del sistema operativo. La mencionada versión ya se encuentra disponible en los canales Beta y de Versión Preliminar del programa Windows Insider.

Así como en su momento Microsoft no explicó por qué cambiaba la pantalla azul de la muerte de Windows 11 al color negro, ahora tampoco brinda los motivos de este retroceso. Lo cierto es que, muy pronto, los usuarios del más reciente SO desarrollado en Redmond verán cómo esta modificación llega a la versión estable del software.

Windows 11 "recupera" la pantalla azul de la muerte

Con la confirmación del retorno del color azul a la BSoD, podríamos decir que Windows 11 recupera uno de los elementos más infames de la familia de sistemas operativos de Microsoft. Si bien las pantallas de error seguían existiendo, pero con un color de fondo diferente, que el pantallazo vuelva a ser azul hará que los usuarios sean más conscientes de la gravedad del fallo ante un crash del software.

Está claro que si el problema es serio, no lo mitigará el color de fondo que se use para informarlo; sin embargo, el azul puede ayudar a que los usuarios identifiquen más rápidamente si se trata de una problemática que requiere de una ayuda técnica especializada.

Vale destacar que Windows 11 no es el primer sistema operativo en el que Microsoft ha cambiado el color de la BSoD. En Windows 8 los desarrolladores también optaron por migrar a un fondo negro durante la fase beta, aunque después volvió a ser azul. Y si nos vamos más atrás en el tiempo encontraremos algunas variantes de la pantalla de la muerte en color rojo; en este caso, han sido un poco más raras pero se han visto en versiones preliminares de Windows 98 y de Windows Vista.