Érase una vez un amante de la ciencia que termina en mitad de un accidente de laboratorio y adquiere superpoderes. La historia te resulta familiar ¿no es así? Es probable que tu respuesta inmediata haya sido Peter Parker… ¿o fue Bruce Banner? Cualquiera de las dos, es la correcta. En realidad, Hulk y Spider-Man comparten más cosas en común de lo que crees. 

No solo se trata de proyectos pioneros sobre la idea de un hombre corriente expuesto a situaciones extraordinarias. También de cómics que abordaron la idea de lo cotidiano en mezcla con lo fantástico. El tema se había tocado antes con mayor o menor fortuna, pero Hulk y Spider-Man analizaron puntos novedosos. El amor, la culpa, el miedo en relación a los poderes y las capacidades formidables. La cualidad de lo monstruoso — o lo portentoso — que se vincula al individuo. Ambos personajes recorrieron un espacio por completo original en temas muy diversos. 

Pero hay tres puntos en los que Hulk y Spider-Man coinciden que hacen de sus historias, reflejos una de las otras. Te decimos cuáles son: 

Hulk y Spider-Man salvaron a Marvel 

En la década de los años sesenta, Marvel atravesó una de sus peores crisis que solo se repetiría en la década de los noventa. Una que, además, amenazó con la integridad económica con la editorial. Fue entonces cuando aparecieron los primeros números de Spider-Man y Hulk. Su éxito inmediato permitió que la empresa resurgiera y tomara caminos más ambiciosos en sus historias. 

El alter ego del superdotado estudiante de ciencias Peter Parker apareció por primera vez el 10 de agosto de 1962 en Amazing Fantasy #15. La obra de Stan Lee y Steve Ditko fue una respuesta inmediata al interés del público adolescente por la obra de Marvel. Y obtuvo un resonante éxito desde su primera aparición. 

En cuanto a Hulk y su atormentada versión humana Bruce Banner, entró en el mundo del cómic unos meses antes. En mayo de 1962, se publica The Incredible Hulk #1, también con la firma de Stan Lee y Jack Kirby. Al igual que Spider-Man, se convirtió en una sensación de público instantáneamente. Juntos, ambos superhéroes lograron salvar de una peligrosa crisis a la casa editorial. 

En la década de 1960, a los cómics de Marvel no les estaba yendo tan bien y luego aparecieron estos dos héroes con sus primeros números. Los cómics de Hulk y Spider-Man se lanzaron por primera vez en la década de 1960 y se convirtieron en grandes éxitos para la compañía.

Hombres con defectos 

Unas de las cosas que une a Peter Parker/Spider-Man y a Bruce Banner/Hulk es que ambos son hombres con defectos. En los años sesenta, Marvel competía contra personajes de DC como Super-Man y Wonder Woman. Ambos, eran símbolos del bien absoluto, con una moral incorruptible y altos principios espirituales.

De modo que Marvel fue al otro extremo. Sus héroes a partir de Spider-Man y Hulk eran hombres comunes. Aunque sin duda, su capacidad para el heroísmo era evidente, también hay una parte falible en cualquiera de ellos. En especial, Spider-Man y Hulk compartían sentimientos humanos que hasta entonces, solo habían sido explotados de manera parcial por Batman. La culpa, la rabia, el dolor de la pérdida, el desarraigo y el miedo, fueron sentimientos que Marvel incorporó a sus personajes. El resultado son personajes falibles y profundamente conmovedores. 

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Tres rostros para grandes héroes

Y sí, como debes haber pensado, Hulk y Spider-Man han sido interpretado por tres actores en diferentes momentos de los últimos veinte años. Bruce Banner ha tenido el rostro de Edward Norton, Eric Bana y Mark Ruffalo. En cuanto a Peter Parker fue encarnado en tres trilogías distintas por Tobey Maguire, Andrew Garfield y Tom Holland. Todo un repertorio de rostros que han brindado una singular historia cinematográfica a ambos personajes.