Un año más, los Premios Nobel son los protagonistas del inicio del mes de octubre. Este lunes, 4 de octubre, se entregó el Premio Nobel de Medicina de este 2021, que fue a parar a manos de David Julius y Ardem Patapoutian, por el hallazgo de ciertos receptores sensitivos. Pero, ¿quién se ha llevado el Premio Nobel de Física 2021?

El galardón ha ido a este año a manos de Syukuro Manabe, Klaus Hasselmann y Giorgio Parisi "por sus innovadoras contribuciones a nuestra comprensión de los sistemas físicos complejos". En el caso de Manabe y Hasselmann se han adjudicado conjuntamente la mitad del Premio Nobel de Física "por el modelado físico del clima de la Tierra, cuantificando la variabilidad y prediciendo de manera confiable el calentamiento global".

Mientras que Parisi se lleva la otra mitad del Premio Nobel de Física. Debido al "descubrimiento de la interacción del desorden y las fluctuaciones en los sistemas físicos desde la escala atómica hasta la planetaria". Y es que su descubrimiento va más allá de la física y se puede usar en otras ramas de la ciencia.

El anuncio se ha realizado este martes, 5 de octubre, sobre las 11:45 hora peninsular española. El premio es de 10 millones de coronas suecas, es decir, unos 988.230 euros, que se repartirán en dos partes. Una para Parisi y otra a repartir entre Manabe y Hasselmann.

El cambio climático y el Premio Nobel de Física de 2021

El Premio Nobel de Física de 2021 tiene mucho que ver con el cambio climático, aunque en un primer momento pueda parecer que eso de los "sistemas físicos complejos", como se ha anunciado, nada tiene que ver con ello. Y es que el clima de la Tierra es uno de los muchos ejemplos de sistemas complejos. Pero para entenderlo mejor veamos las investigaciones de cada uno de ellos sobre el clima.

Syukuro Manabe, nacido en 1931 en Shingu (Japón), se doctoró en 1957 por la Universidad de Tokio y es meteorólogo senior en la Universidad de Princeton (Estados Unidos). Demostró que "el aumento de los niveles de CO2 en la atmósfera provoca un incremento de las temperaturas en la superficie de la Tierra". En definitiva, estudió en profundidad lo que conocemos como el efecto invernadero y "fue la primera persona que exploró la interacción entre el equilibrio de la radiación y el transporte vertical de las masas de aire". Sus investigaciones en la década de los 60 sentaron las bases para desarrollar los modelos climáticos actuales.

Hasselmann demostró que las personas estamos dejando nuestra huella en el clima y desarrolló métodos para identificar señales específicas, que tanto los fenómenos naturales como las actividades humanas imprimen en el clima

Klaus Hasselmann, nacido en 1931 en Hamburgo (Alemania), se doctoró en 1957 por la Universidad de Göttingen (Alemania) y es profesor del Instituto Max Planck de Meteorología, también en Alemania. Este investigador fue el que demostró en los 70 que las personas estamos dejando nuestra huella en el clima. Y, por tanto, que estamos acelerando el cambio climático. Y es que fue capaz de desarrollar métodos para “identificar señales específicas, que tanto los fenómenos naturales como las actividades humanas imprimen en el clima”.

Además, creó un “modelo que relaciona el tiempo y el clima; respondiendo así a la pregunta de por qué los modelos climáticos pueden ser fiables a pesar de que el tiempo sea cambiante y caótico”. Tal y como ha indicado la Real Academia de las Ciencias de Suecia en un comunicado de prensa.

La otra mitad del Premio Nobel de Física de 2021

Giorgio Parisi, nacido en 1948 en Roma (Italia), se doctoró en 1970 por la Universidad de la Sapienza de Roma (Italia) y es profesor de esta misma universidad. “Sus descubrimientos son una de las contribuciones más importantes a la teoría de los sistemas complejos”, indica la academia. “Permiten entender y describir muchos materiales y fenómenos diferentes y aparentemente totalmente aleatorios; no sólo en física sino también en otros ámbitos muy diferentes, como las matemáticas, la biología, la neurociencia y el aprendizaje automático”

"Los descubrimientos reconocidos este año demuestran que nuestros conocimientos sobre el clima se apoyan en una sólida base científica, basada en un riguroso análisis de las observaciones", ha afirmado en el comunicado Thors Hans Hansson, presidente del Comité del Nobel de Física. "Todos los galardonados de este año han contribuido a que conozcamos mejor las propiedades y la evolución de los sistemas físicos complejos", ha añadido.

Es un problema "urgente"

"Este es un premio dividido en dos partes que tienen en común que con sus estudios podemos entender y predecir lo que pasa con el clima en la Tierra", ha señalado John Wettlaufer, profesor en Yale y uno de los científicos de la Real Academia de las Ciencias de Suecia que deciden quién se llevaba este premio. Sobre si este galardón es una llamada de atención a los líderes mundiales; el científico ha señalado que deberían haber "captado ya el mensaje de que el cambio climático es urgente".

De forma similar piensa Parisi, que ha participado en la conferencia de prensa a través de llamada telefónica. "Es muy urgente que tomemos una resolución", ha señalado el premiado al hablar sobre el cambio climático. "Tenemos que actuar ya", ha afirmado.

La astrofísica, la gran ganadora de los dos anteriores años

NASA’s Goddard Space Flight Center/Jeremy Schnittman

Después de dos años dando galardones a astrofísicos, este año tocaba premiar a otra rama de esta ciencia. En este caso, la geofísica. Pero los premios de los años anteriores también contribuyeron a que conociésemos mejor el universo en el que vivimos.

Y es que el Premio Nobel de Física de 2019 fue a parar a manos de James Peebles por su contribución a entender la evolución del universo, y a los investigadores Michel Mayor y Didier Queloz por ser los primeros en descubrir un exoplaneta orbitando una estrella de tipo solar.

Mientras que el año de la pandemia los ganadores fueron Roger Penrose, profesor de la Universidad de Oxford, por el descubrimiento de que la formación de agujeros negros es una predicción sólida de la teoría general de la relatividad; y Reinhard Genzel, profesor de la Universidad de Berkely, y Andrea Ghez, profesora de la Universidad de California en Los Ángeles, por su descubrimiento de un objeto compacto supermasivo en el centro de nuestra galaxia.