Podimo llegaba a España en verano de 2020, en el año de la pandemia y en pleno consumo de servicios de entretenimiento, con su propuesta del Netflix de los podcast. Ahora, casi un año después, la compañía se adentra en uno de los terrenos más complejos: los niños. Lanzan Podimo Kids con podcast y audiolibros enfocados a niños de entre 2 y 10 años.

Bajo la fórmula de suscripción, la plataforma se adentra en el negocio de los contenidos en audio tanto propios como externos. Ahora también par niños. ¿Su fórmula mágica? Compensar a los creadores de contenido por sus resultados. También llegaban los audiolibros, un segmento hasta antes solo explorado por algunas plataformas de forma secundaria. El éxito de la compañía danesa en España era tan grande que incluso lograban financiación de un fondo de inversión en español en su ronda de 11,2 millones de euros.

Sería injusto decir que Podimo es la primera plataforma en tener contenido para niños. Audible, Storytel, Spotify, iVoox... todas cuentan con un pequeño reducto de contenidos para los pequeños de la casa. Algunos en formato libro, con los cuentos de siempre y algunos nuevos títulos, otros incluso con podcast especializados. Sin embargo, Podimo Kids se lanza con una plataforma única para niños. El 100% del contenido será para los más jóvenes.

El nuevo servicio, en cualquier caso, está integrado dentro del universo de Podimo bajo el mismo coste de suscripción general

De esta manera, los más de 300 títulos juveniles que ya estaban en la plataforma original pasan a Podimo Kids. Además de nuevas opciones temáticas. El nuevo servicio, en cualquier caso, está integrado dentro del universo de Podimo bajo el mismo coste de suscripción general. Simplemente, y al igual que Netflix, estará separada con opciones de pin parental y restricción de contenidos por edades.

Desde Podimo saben que este es un salto al vacío. Los jóvenes y niños conforman uno de los mercados más exigentes del momento. "Si no les captas en el momento no te darán más atención, tienes que conquistarles", explica Javier Celaya, country manager de Podimo España a Hipertextual. Sabiendo que la industria de la literatura infantil y juvenil representa unos 300 millones de euros anuales –casi el 30% de las industria de la literatura, aunque en descenso por la pandemia–, Podimo quiere liderar la categoría de productos infantiles de auto aún cuando no hay datos sobre la mesa. "El sector es nuevo, pero promete tener buenos resultados, por lo que queremos estar ahí y ser los primeros", explican.

Después de todo, los datos de niños usando YouTube y otras redes sociales son el dorado de las tecnológicas actuales. Los niños son unos de los consumidores más fieles del momento. Ahora solo hay que convencerles para que además de ver a El Rubius se interesen por escuchar un audiolibro como otra forma de hábito digital.

En cualquier caso, Podimo venía preparándose para esta operación. En junio de este mismo año, la danesa adquiría Fairytell. Una compañía de audiolibros para niños en la que además de escuchar se da la opción de leer el contenido. Con esta compra que incluye cientos de títulos de los clásicos infantiles, Podimo integra además la tecnología de Fairytell en la que la experiencia de usuario funciona con la lógica infantil del descubrimiento. Buscar un libro será una experiencia más dentro del proceso.

Deja un comentario

Deja tu comentario