Después de un lunes para el olvido, las últimas horas no han sido precisamente una fiesta para Facebook. La compañía dirigida por Mark Zuckerberg recibió más fuego durante la audiencia en el Senado de Estados Unidos que tuvo como protagonista a Frances Haugen. Se trata de la exempleada que filtró información a The Wall Street Journal sobre el modo de operar de la red social.

Haugen ya se había dejado ver públicamente el domingo, en una entrevista televisiva con el programa 60 Minutes. Allí habló sobre los peligros de Facebook e Instagram y su impacto sobre los adolescentes, y cómo la empresa detrás de ambas plataformas está dispuesta a todo para obtener mayores beneficios económicos.

En su presentación ante el subcomité de Protección al Consumidor, Seguridad de Productos y Seguridad de Datos del Senado estadounidense, Frances Haugen ratificó lo que ya había mencionado públicamente. Pero también respondió a preguntas de los legisladores, quienes a su vez no dejaron escapar la oportunidad de fustigar a Facebook.

En su declaración de apertura (que pueden leer completa aquí), la exgerente de Producto de Facebook fue directo al hueso, y descargó artillería pesada contra Mark Zuckerberg y compañía:

Mi nombre es Frances Haugen. Solía trabajar en Facebook. Me uní a Facebook porque creo que tiene el potencial de sacar lo mejor de nosotros. Pero estoy aquí hoy porque creo que los productos de Facebook dañan a los niños, avivan la división y debilitan nuestra democracia. Quienes dirigen la empresa sabe cómo hacer que Facebook e Instagram sean más seguros, pero no harán los cambios necesarios porque han puesto sus astronómicas ganancias por delante de las personas. Se necesita la acción del Congreso. No resolverán esta crisis sin su ayuda.

Algunas de las frases más destacadas de Frances Haugen

  • "Los documentos que he proporcionado al Congreso demuestran que Facebook ha engañado repetidamente al público sobre lo que revela su propia investigación sobre la seguridad de los niños, la eficacia de sus sistemas de inteligencia artificial y su papel en la difusión de mensajes divisivos y extremos".
  • "No podemos permitirnos nada menos que una transparencia total. Facebook quiere que creas que los problemas de los que estamos hablando son irresolubles. Facebook puede cambiar, pero claramente no lo hará por su propia cuenta".
  • “Las empresas tienen el 100% del control sobre sus algoritmos, y Facebook no debería tener un 'pase libre' sobre lo que hace para priorizar el crecimiento, la viralidad y la reactividad sobre la seguridad pública".
  • "Muchas de las cosas por las que abogo se refieren a cambiar los mecanismos de amplificación, no a elegir ganadores y perdedores en el mercado de las ideas. [...] Los cambios de los que estoy hablando hoy no convertirían a Facebook en una empresa no rentable. Simplemente no sería una empresa ridículamente rentable".
  • "No creo que Facebook, con su estructural actual, tenga la capacidad de detener la desinformación sobre las vacunas, porque depende demasiado de los sistemas de inteligencia artificial que, según ellos mismos, nunca captarán más del 10 al 20 por ciento del contenido".

La presentación de Frances Haugen fue bastante extensa, y muchos de sus conceptos se repitieron ante las consultas de los senadores. Los legisladores también aprovecharon para promocionar sus proyectos de ley sobre privacidad y protección de los menores en internet; además, utilizaron las declaraciones de la denunciante para contrastarlas con las de Antigone Davies. Vale destacar que la responsable global de Seguridad de Facebook fue parte de la audiencia de la semana pasada.

¿Qué dijo Facebook sobre la audiencia?

Durante la declaración de Frances Haugen, algunos directivos de Facebook se dirigieron a Twitter para contrarrestar sus dichos. Uno de ellos fue Andy Stone, encargado de comunicaciones de la red social; en varias publicaciones referenció que la denunciante no trabajaba sobre varios de los temas tratados en la audiencia (cosa que, de hecho, también hizo la propia Haugen ante ciertas consultas).

"Solo señalar el hecho de que Frances Haugen no trabajó en seguridad infantil, ni en Instagram, ni investigó estos asuntos, y no tiene conocimiento directo del tema por su trabajo en Facebook", indicó en un tuit.

Posteriormente comenzó a circular una declaración de Lena Pietsch, directora de Comunicaciones de Políticas en la red social. A través de la misma, Facebook intentó minimizar la injerencia de Haugen durante su período en la empresa, así como su conocimiento sobre la misma.

"Hoy, un subcomité de Comercio del Senado realizó una audiencia con una antigua gerente de producto de Facebook que trabajó menos de dos años para la compañía, que no tuvo reportes directos ni nunca participó de reuniones decisivas con ejecutivos de nivel C, y que testificó más de seis veces no haber trabajado sobre el tema en cuestión", dice una parte del comunicado; y añade: "No estamos de acuerdo con la caracterización que realizó de los muchos asuntos sobre los que testificó. A pesar de ello, coincidimos en una cosa: es tiempo de comenzar a crear reglas estándar para internet".

A continuación, Pietsch desafió a los senadores. "Han pasado 25 años desde que se actualizaron por última vez las reglas para internet. En lugar de esperar que la industria tome decisiones sociales que les corresponden a los legisladores, es hora de que el Congreso actúe", indicó.

Queda claro que esta historia entre Facebook, Frances Haugen y el Congreso de Estados Unidos recién comienza. Veremos qué arroja el próximo capítulo.