La transición de chips Intel a Apple Silicon ha resultado ser un éxito para la compañía de Cupertino, quien continúa anunciando nuevos modelos con sus procesadores basados en ARM. Este gran triunfo para Apple, también es una derrota para Intel. El fabricante estadounidense parece haber perdido a uno de sus clientes más fieles. Su cuota de mercado, además, peligra a partir de 2023 a causa de los chips de Apple, según pronósticos de Digitimes. Intel, eso sí, confía en recuperar a la compañía de Tim Cook.

Pat Gelsinger, CEO de Intel, ha hablado detenidamente con Ina Fried corresponsal principal de tecnología en Axios, para un nuevo episodio del programa emitido en HBO. Fried preguntó a Gelsinger sobre la decisión de Apple de apostar por sus propios procesadores. El máximo responsable de la compañía asegura que Apple ha hecho "un gran trabajo", pero espera "recuperar esa parte de su negocio con el tiempo" haciendo mejores procesadores que los que hace la compañía de Cupertino.

Tengo que asegurarme de que nuestros productos sean mejores que los suyos, que mi ecosistema sea más abierto y vibrante que el suyo, y que creemos una razón más convincente para que los desarrolladores y usuarios aterricen en productos basados en Intel. Así que voy a luchar duro para ganar el negocio de Tim [CEO de Apple] en esta área.

CEO de Intel en una entrevista en Axios.

¿Puede Apple volver a incluir procesadores Intel en sus Mac?

Para Apple, parece que no hay vuelta atrás. Con los chips Apple Silicon, la compañía ha encontrado una alternativa a los potentes —pero poco optimizados para su ecosistema— procesadores de Intel. Los SoCs de Apple no solo ofrecen un rendimiento superior, sino que al ser procesadores diseñados internamente, pueden garantizar en una mejor compatibilidad. Un claro ejemplo es la excelente autonomía en los primeros MacBook Pro con chip M1. De hecho, es tan buena que Apple creyó que el indicador de batería de macOS no funcionaba correctamente.

Apple pronto lanzará su nueva generación de procesadores Apple Silicon. Estos prometen un mayor rendimiento frente al chip M1 presente en el Mac mini, iMac, MacBook Air y MacBook Pro. La compañía mantiene en su catálogo algunos modelos con Intel. No obstante, todo apunta a que se retirarán una vez el nuevo chip M1X esté disponible en los Nuevos MacBook Pro.