Tras haber presentado unos impresionantes resultados financieros durante el cuarto trimestre de 2021, Apple detalló otras cifras que igualmente son interesantes. Entre ellas, los gastos derivados de garantías. Resulta curioso observar que, desde 2016 y hasta 2021, Apple ha logrado disminuir estos gastos de manera significativa (aproximadamente un 45%). Desde MacRumors indican que abandonar el teclado con mecanismo de mariposa de los MacBook habría influido en esta situación.

  • 2015: $4.400 (millones de dólares).
  • 2016: $4.600
  • 2017: $4.300
  • 2018: $4.100
  • 2019: $3.800
  • 2020: $2.900
  • 2021: $2.600

En 2015, Apple introdujo el teclado con mecanismo de mariposa en el MacBook de 12 pulgadas. Si bien en un principio parecía ser una propuesta novedosa, al final terminó convirtiéndose en un dolor de cabeza para la empresa. Sobre todo cuando se implementó en el MacBook Pro de 2016 (con Touch Bar). Muchísimos propietarios tuvieron problemas con este teclado y, desde luego, los de Cupertino han gastado millones de dólares por concepto de garantías.

Pero el desastroso teclado por sí solo no era el único inconveniente del MacBook Pro. Para reemplazarlo era necesario retirar toda la carcasa superior, lo que representaba un mayor gasto para Apple. Durante el proceso se iban otros componentes como la Touch Bar, el Trackpad y la batería, por ejemplo.

Ante tantos problemas —y gastos desproporcionados—, Apple finalmente decidió dejar atrás el teclado con mecanismo de mariposa y regresar al de tijera, que siempre recibió buenos comentarios. Lo anterior sucedió durante 2019 con la introducción del MacBook Pro de 16 pulgadas, y desde aquel entonces dicho mecanismo se mantiene en toda la gama de ordenadores de Apple.

De hecho, la nueva generación del MacBook Pro, presentada apenas hace un par de semanas, destaca por un excelente Magic Keyboard con mecanismo de tijera y Touch ID. Queda claro que Apple ahora está priorizando la funcionalidad por encima de la estética, pues uno de los propósitos del mecanismo de mariposa fue contribuir a que la portátil fuera más delgada.

Con el nuevo MacBook Pro, además, Apple ha subido algunos puntos en el índice de reparabilidad, al menos en lo que se refiere a la batería. iFixit pudo comprobar que la misma no está ubicada debajo de la placa lógica —como en el MacBook Pro anterior—, por lo que es más sencillo reemplazarla sin sustituir la carcasa superior completamente.