Cuando solo falta poco más de un mes para el lanzamiento formal de Windows 11, Microsoft suma otra vez reacciones negativas de parte de los usuarios. Ayer, poco después de anunciar que el nuevo sistema operativo llegará el próximo 5 de octubre, miembros del programa Windows Insider fueron "expulsados" de la prueba. ¿El motivo? Sus ordenadores no cumplían con los requisitos mínimos de hardware.

Sí, leyeron bien. Microsoft echó a los mismos usuarios que ayudaron a probar y pulir Windows 11, y les dijo que sus PC no son capaces de correr el sistema operativo, cuando lo han hecho durante los últimos meses. La única posibilidad oficial para los testers que recibieron la notificación a través de Windows Update es volver a Windows 10.

Esta decisión ha llevado a que muchas personas que participaban del programa Windows Insider expresen su malestar en redes sociales. La bronca es comprensible, aunque hay un par de lecturas que se desprenden de esta historia.

Por un lado, Microsoft no decidió de la noche a la mañana "expulsar" a quienes se inscribieron para probar Windows 11. Se sabía que la firma de Redmond no impondría las restricciones de hardware, que sí corren para la versión final, sobre las ediciones preliminares. De esta manera, buena parte de los PC podrían ejecutar el nuevo SO, incluso si no cumplían requisitos como Secure Boot activado y TPM 2.0.

Sin embargo, esto era solo para los canales de desarrollo y beta. Una vez que Windows 11 avanzara al canal de versión preliminar, únicamente seguirían probando el software quienes sí cumpliesen con los requisitos mínimos.

Más polémica por los requisitos mínimos de hardware para ejecutar Windows 11

Entonces, ¿por qué el enojo de los usuarios? Por el modo en que se ha manejado Microsoft. Los testers sienten que la compañía los ha usado para mejorar su sistema operativo y luego los ha desechado, a pesar de que han demostrado que, en la mayoría de los casos, Windows 11 puede ejecutarse sin problemas en "hardware no soportado". Además, en los últimos meses hubo tantas idas y vueltas con respecto a los requerimientos mínimos para instalar Windows 11, que esta decisión añade más confusión al asunto.

Recordemos que aún será posible usar el nuevo SO de Microsoft en los PC que no cumplan los requisitos mínimos de hardware. Sin embargo, la actualización no se dará a través de Windows Update, sino que cada usuario deberá instalarlo manualmente a través de una imagen ISO. El problema radica en que al optar por este método, Windows 11 no brindará actualizaciones de seguridad y controladores.