En la vida hay personas a las que les encanta arriesgarse. Por diversión, por adrenalina, por diversos motivos, hacen algo fuera de lo común que termina captando la atención de quienes, por alguna u otra razón, no se podrían en sus zapatos. Una de estas personas es el piloto italiano Darío Costa, que el pasado fin de semana ha logrado cinco récords Guinness al pilotar su avión de acrobacias a través de dos túneles de una carretera turca.

Con más de dos décadas de experiencia en vuelo y más de 5.000 horas en el aire, muchas de ellas haciendo acrobacias, Darío Costa pensó que era hora de hacer algo diferente. Pero, ¿qué cosa aún no se ha hecho desde los inicios de la aviación hasta estas fechas? Volar una aeronave en un espacio cerrado de paredes de hormigón fue la respuesta. Ciertamente, un desafío que hasta el momento no había sido muy disputado.

Fue así que Darío Costa despegó con su avión en la madrugada del sábado 4 de septiembre para realizar la hazaña en la autopista Northern Marmara al este de Estambul. El vuelo comenzó con su paso por el túnel más corto, el Çatalca-2, para luego elevarse por el aire y volver a sumergirse en el Çatalca-1 de 1.610 m.

Un avión versátil, pero un desafío enormemente complicado

Crédito: Red Bull

Red Bull, patrocinador del evento, señala que los cambios en el flujo de aire, combinados con la dirección sensible del avión, requirieron tiempos de reacción de menos de 250 milisegundos. “Todo parecía estar pasando muy rápido, pero cuando salí del primer túnel, el avión empezó a moverse hacia la derecha por los vientos cruzados y en mi cabeza, todo se ralentizó en ese momento”, explica Costa.

“Reaccioné y solo me centré en hacer que el avión volviera al camino correcto para ingresar al otro túnel. Luego, en mi mente, todo se aceleró de nuevo", continuó el experimentado piloto que en la prueba, que duró tan solo 44,3 segundos en total, alcanzó un promedio de 245 km/h. Una velocidad bastante alta, por cierto, para un lugar en el que deberían pasar solo coches y no un avión.

Costa recibió el certificado oficial de los Record Guiness por su vuelo el túnel más largo atravesado con un avión. Además, alcanzó otros cuatro récords: el primer vuelo de avión a través de un túnel; vuelo más largo bajo un obstáculo sólido; primer vuelo de avión a través de dos túneles y primer despegue de avión en un túnel.

El avión utilizado por Costa fue un Zivko Edge 540, una aeronave de acrobacias y carreras diseñada y construida en Estados Unidos. Una de sus características más notables es que tiene el empuje más alto por peso en competencia. Además, puede alcanzar una velocidad máxima de 426 km/h y un rango de giro de 420 °/s.