El enfrentamiento legal entre Apple y Epic Games, que inició el año pasado con una polémica que involucró a Fortnite, finalmente llegó a su fin. La jueza Yvonne Gonzalez-Rogers estableció que, si bien Apple no viola las leyes antimonopolio, deberá cambiar las normas de la App Store para permitir que los desarrolladores dirijan a los usuarios a sus propios sistemas de pago. Tienen 90 días para modificar la normativa. Lo anterior, evidentemente, permitiría evitar la comisión del 15% o 30% por pagos recurrentes dentro de las aplicaciones.

"Se restringe permanentemente prohibir a los desarrolladores que incluyan en sus aplicaciones los botones de metadatos, enlaces externos u otros CTA [Call to action] que dirijan a los clientes a los mecanismos de compra", recoge The Verge. La sentencia complementa los cambios que la propia Apple introdujo a finales de agosto. Estos permitirán que los desarrolladores informen a sus usuarios sobre métodos de pago alternativos. Entonces, hasta cierto punto, los de Cupertino ya estaban preparados para la resolución emitida hoy.

La disputa entre Apple y Epic Games fue un suceso que impactó a toda la comunidad de desarrolladores. Gran parte de ellos, por supuesto, se puso del lado de Epic. Previo a la demanda, algunas plataformas criticaron las políticas de la App Store por no permitir la implementación de sistemas de pago propios en las apps. El problema raíz, claro, tenía que ver con la comisión que impone la tienda en cualquier transacción interna, pues disminuía significativamente sus ingresos.

El suceso clave que desató el conflicto entre Apple y Epic Games

El paso definitivo ocurrió durante agosto de 2020, cuando Epic Games retó a Apple añadiendo su propio sistema de pago para las microtransacciones de Fortnite en iOS. Desde luego, los de Cupertino retiraron la aplicación por infligir las normas. El mismo día, Epic emprendió acciones legales contra Apple —y Google— por supuestas prácticas monopólicas.

"Epic presenta esta demanda para poner fin a las acciones injustas y anticompetitivas que Apple emprende para mantener ilegalmente su monopolio en dos mercados distintos de miles de millones de dólares: (1) el mercado de distribución de aplicaciones de iOS y (2) el procesamiento de pagos dentro de aplicaciones en iOS", mencionaba el documento.

Ciertamente, el dictamen de hoy termina beneficiando a Epic Games y al resto de desarrolladores. Sin embargo, no se descarta que a futuro se presenten otros conflictos entre ambas compañías. ¿Por qué? En la demanda, Epic dejó entrever su intención de tener su propia tienda de aplicaciones en iOS, un objetivo que, de momento, están muy lejos de lograr. La duda que permanece es si los dirigidos por Tim Sweeney seguirán adelante en su idea de ofrecer una alternativa a la App Store. ¿Regresará Fortnite a la tienda? Lo sabremos en los próximos días.

Apple no lo ve como una derrota

Pese a los cambios que deberán implementar —suponiendo que no habrá apelación—, la compañía de la manzana no considera que la sentencia sea una derrota, pues se comprobó que no incumplen las leyes antimonopolio. En un comunicado enviado a Hipertextual, Apple expresó:

"Hoy el Tribunal ha afirmado lo que sabíamos desde el principio: la App Store no viola la ley antimonopolio. Como reconoció el Tribunal, 'el éxito no es ilegal'. Apple se enfrenta a una rigurosa competencia en todos los segmentos en los que operamos, y creemos que los clientes y desarrolladores nos eligen porque nuestros productos y servicios son los mejores del mundo. Seguimos comprometidos con garantizar que el App Store sea un mercado seguro y de confianza que respalde una próspera comunidad de desarrolladores y más de 2.1 millones de empleos en EE. UU. y en el que las reglas se apliquen por igual para todos..

Apple