Indudablemente, hoy ha sido uno de los días más movidos en la historia de Epic Games. Tras anunciar acciones legales contra Apple, el estudio de Carolina del Norte interpuso una demanda contra Google por supuestas prácticas monopólicas en la Play Store. Horas antes del suceso, Google retiró Fortnite de la tienda por implementar pagos directos. De acuerdo al documento, ahora en las manos de las autoridades de California, las restricciones en los pagos de la tienda digital representan un monopolio que afecta a los desarrolladores, incluyendo a Epic.

Epic Games recuerda el "Don't Be Evil"

Epic Games, como sucedió con la demanda contra Apple, recordó el pasado de Google haciendo mención del famoso lema “Don’t Be Evil” ("No seas malvado"). Y es que creen que su significado ha quedado lejos de lo que es la compañía en la actualidad. Mencionan, además, que Google adquirió Android con el compromiso de ofrecer un ecosistema abierto en el que la industria podía "innovar y competir sin restricciones". Sin embargo, los acusan de cerrar la plataforma de manera "deliberada y sistemática" a la competencia.

La acusación, desde luego, es similar a la que interpusieron contra Apple. Epic Games señala que no pretende conseguir una compensación económica por los "daños sufridos" o un trato preferencial por parte de Google, sino lograr que cumplan su promesa con Android y permita una competencia entre todos los involucrados en la industria. Según su información, los de Mountain View recurren a prácticas poco éticas para obstaculizar el software descargado fuera de la Play Store.

"Las acciones de Google obligan a los desarrolladores y consumidores de aplicaciones a entrar en la propia 'tienda de aplicaciones' monopolizada de Google. Así, Google se ha instalado como un intermediario ineludible para los desarrolladores de aplicaciones que desean llegar a los usuarios de Android y viceversa. Google utiliza este poder monopólico para imponer un impuesto que desvía las ganancias para sí mismo cada vez que una aplicación cada vez que un desarrollador realiza transacciones con el usuario", agregan.

Google recaba datos en las transacciones

Todavía más fuerte, expresan que Google recaba datos de los usuarios en dichas transacciones, pues esto les permite diseñar sus propias aplicaciones y negocios publicitarios. "Si no fuera por el comportamiento anticompetitivo de Google, el ecosistema Android podría estar a la altura de la promesa de competencia abierta de Google, proporcionando a los usuarios y desarrolladores de Android tiendas de aplicaciones de la competencia que ofrecen más innovación, precios significativamente más bajos y una variedad de sistemas de pago".