En la actualidad, es un poco difícil imaginarse la vida sin Google Maps. Se trata de una aplicación de uso casi diario donde millones de personas buscan como desplazarse hacia un determinado lugar y encuentran valiosa información del contexto como el tránsito, los locales comerciales, panorámicas de la calle, vistas satelitales y demás. Pero todas esas funciones, a veces, sirven para algo más, por ejemplo, para resolver la desaparición de un hombre hace 20 años.

Según recoge Unilad, un usuario de Google Maps descubrió en las imágenes satelitales de Google Maps un coche sumergido en un estanque. En lugar de dejar el hallazgo pasar —pensando quizás que ya era conocido por las autoridades— decidió avisar a la policía. Sorprendentemente había aportado un dato que ayudaría a resolver un misterio que llevaba más de dos décadas sin avances, el caso de William Moldt, de 40 años, que fue reportado desaparecido el 7 de noviembre de 1997 en Lantana, Florida.

Aquella noche, el individuo salió de un club nocturno y llamó a su novia para decirle que se dirigía hacia su casa. Trágicamente eso nunca ocurrió, lo que llevó a la policía a iniciar una investigación sobre personas desaparecidas. No obstante, sin pistas que pudieran ayudar al caso, la desaparición de Moldt se convirtió en un auténtico inclusive hasta después del hallazgo del coche en el estanque en 2019, ya que en ese momento no se sabía por qué había terminado allí.

Google Maps y dos décadas de misterio

La ubicación en la que se encontraba el coche había cambiado radicalmente en los últimos años. Aún así, las autoridades procedieron a retirar el vehículo y tras analizarlo determinaron que había estado sumergido por mucho tiempo. Además, encontraron los restos de una persona. Una semana después, un informe forense confirmó que se trataba del cadáver de William Moldt.

Según Charley Project, una base de datos en línea que recopila datos sobre casos sin resolver en los Estados Unidos, "el vehículo había sido claramente visible en una foto satelital de Google Maps del área desde 2007, pero aparentemente nadie lo había notado hasta 2019".

Las autoridades creen que perdió el control de su vehículo y terminó dentro del estanque. Curiosamente, la investigación inicial sobre su desaparición no contempló esa hipótesis porque "no había evidencia suficiente". "No se puede determinar qué sucedió hace tantos años," expresó la portavoz de la policía, Therese Barbera.