Después de tener la oportunidad de entrevistar a Sucker Punch para conocer algunas de las novedades de Ghost of Tsushima Director's Cut, llegó el momento de poner nuestras manos sobre el esperado juego. Esta edición, además de añadir mejoras a la versión de PS5, introduce a Iki Island, una expansión para el modo historia. Por supuesto, en este análisis me centro únicamente en los añadidos narrativos y jugables, la nueva isla y las características que aprovechan el hardware de última generación.

Regresar a Ghost of Tsushima no es un tema menor. Después de todo, estamos hablando de uno de los títulos más sobresalientes la generación anterior. La presentación de Iki Island fue una auténtica sorpresa para la comunidad de jugadores, principalmente porque creímos que la aventura de Jin Sakai estaba cerrada en lo que se refiere a su conflicto con los Mongoles. Sin embargo, estos enemigos nuevamente pisaron la isla de Tsushima para atemorizar a su pueblo. Desde luego, nuestro heroico samurái no lo iba a permitir.

Tras investigar una tragedia ocurrida en Tsushima, Jin Sakai descubre que los invasores pertenecen a una misteriosa tribu mongola. Esta, además, se encuentra asentada en la isla Iki. Por lo tanto, el protagonista, que lleva encima la responsabilidad de proteger a los suyos, decide emprender un viaje a dicho territorio para enfrentarse directamente a la amenaza y prevenir otra invasión. Así, sin demasiado preámbulo, Sakai desembarca en Iki, una región que no es completamente desconocida para él.

En la historia principal de Ghost of Tsushima vimos que Jin Sakai tuvo un conflicto interno porque debía renunciar a las tradiciones y valores de sus antepasados para salvar a sus seres queridos. En Iki Island, Sucker Punch volvió a apostar por una problemática personal, aunque esta vez asociada a la muerte de su padre. Jin Sakai no solo tiene que lidiar con los nuevos y temibles villanos, también con situaciones complicadas de su pasado que tuvieron lugar en la Isla Iki, territorio anteriormente controlado por el clan Sakai.

Durante la aventura, Jin deberá forjar alianzas con personajes que, pese a tener ideologías muy distintas, comparten el objetivo de derrotar a los mongoles. Esto facilitará un trabajo en conjunto y nos permitirá conocer nuevos rostros. Eso sí, no esperes que se profundice demasiado en los arcos narrativos de todos ellos. La historia de Iki Island está 100% enfocada en el desarrollo de Jin Sakai y en la manera en que afronta los traumas del pasado en medio de una intensa lucha por liberar la isla.

En términos narrativos no hay nada que reprochar; la historia principal, aunque corta, mantiene tu interés de principio a fin. Además, prácticamente todas las misiones principales involucran batallas épicas que pondrán a prueba tus habilidades de combate. Sobre este tema hablaré más adelante. Por si fuera poco, es una buena oportunidad para conocer otra parte de Jin Sakai en la que Ghost of Tsushima prefirió no ahondar. A pesar de ser un implacable y feroz guerrero, demuestra que también es vulnerable ante situaciones complicadas que arrastra desde su juventud. Nuevamente nos dejan claro que el “Fantasma” no sigue los pasos de sus antepasados.

Todo el desarrollo argumental del protagonista está ligado, de nueva cuenta, a las misiones principales. Como sucedió en Ghost of Tsushima, la estructura narrativa de Iki Island se compone de actividades primarias y secundarias. Estas últimas, aunque no son obligatorias, enriquecen el contexto de terror y sometimiento que se vive en la región. Mi recomendación es que dediques tiempo a completar todas las tareas que te ofrece la isla para sacar mayor provecho de la expansión. Hay sorpresas y secretos por descubrir.

Sí, la exploración es un elemento fundamental en Iki Island. Es tan importante que han agregado nuevas técnicas para identificar ubicaciones especificas como los sagrarios de animales, por mencionar solo un punto de interés. Para guiarte en la isla, cuyo tamaño es aproximadamente un cuarto de Tsushima, tendrás a tu disposición un mapa con indicadores. En el análisis de Ghost of Tsushima resalté la increíble experiencia que fue recorrer los rincones de Tsushima, y en Iki se repiten esas mismas sensaciones.

Además de los impresionantes paisajes, en los que ahondaré más adelante, hay nuevas actividades como los desafíos de arquería, que se suman a los puestos de bambúes. También podrás acceder a una arena para poner a prueba tu maestría con la katana frente a los oponentes más habilidosos de la región; así como otros puntos de interés de visita obligada. Puedes estar seguro que las actividades no te van a faltar en Iki Island.

Previamente, Sucker Punch nos anticipó que el territorio era más salvaje y peligroso que Tsushima, y vaya que lo es. Lo anterior se logra, sobre todo, por la introducción de nuevos enemigos. En Ghost of Tsushima comenzamos enfrentándonos a mongoles cuyo nivel de dificultad era adecuado para el inicio de una aventura. En Iki no sucede esto, pues todos los adversarios son un verdadero desafío desde el principio. ¿Por qué? Muy sencillo: la expansión está disponible cuando has avanzado una buena parte de la campaña principal de Ghost of Tsushima. Antes de embarcarte a la nueva isla, tu personaje ya debería tener la mayoría de mejoras y técnicas desbloqueadas para hacer frente a un reto mayor. Créeme, las vas a necesitar.

Los mongoles que representan a la misteriosa tribu son capaces, por ejemplo, de cambiar entre diferentes tipos de armas durante el duelo. Lo anterior te obliga a cambiar tu postura para ajustar tus movimientos de acuerdo a las fortalezas y debilidades del contrincante. Quizá esto no es tan complicado cuando solo estás luchando contra un enemigo, pero se vuelve una batalla ardua cuando hay varios de ellos atacándote desde diversos frentes. La única manera de salir victorioso es dominar las postura y sus respectivos movimientos a la perfección.

Ahora bien, Sucker Punch también introdujo una gran novedad en lo jugable para apoyarnos en el combate. Seguro recordarás que en Ghost of Tsushima usaste tu caballo, esencialmente, para transportarte a través del inmenso escenario. Sin embargo, en Iki Island tendrá mayor protagonismo en las contiendas gracias a la "Carga ecuestre". Se trata de una nueva técnica que permitirá al caballo embestir a los enemigos de forma brutal —consume determinación—. Tan fuerte es el golpe que algunos mongoles no volverán a levantarse, mientras que otros quedarán bastante heridos.

Aunado a lo anterior, tu caballo ahora podrá llevar las flechas o explosivos que no caben en el inventario. Si recoges alguno de estos ítems y Jin no tiene espacio suficiente, automáticamente se sumarán a la bolsa de tu inseparable compañero. De esta manera, puedes reabastecerte automáticamente tan solo montándolo. Sin duda, es una función que echamos de menos en Ghost of Tsushima y que te permitirá aprovechar todos los recursos que aparecen en el escenario.

Si el mundo abierto de Ghost of Tsushima nos dejó con la boca abierta por su extraordinario apartado artístico y audiovisual, Iki Island no se queda atrás. La nueva isla presume paisajes muy diferentes al mapa anterior; esto gracias a que Sucker Punck se apoyó en una fauna y flora renovadas. Por otra parte, recurrieron a una paleta de colores un tanto distinta a la de Tsushima. Todas estas novedades, en conjunto, dan como resultado una puesta en escena sobresaliente que te animará a tomar capturas todo el tiempo. La galería de imágenes que acompaña este análisis es prueba de ello.

En lo correspondiente a las novedades técnicas, debes saber que Ghost of Tsushima Director's Cut se pone al día para aprovechar el potencial de la PlayStation 5. Aunque los 60 FPS y la resolución 4K se agregaron por medio de una actualización al título original desde el pasado enero, con el Director's Cut podrás observar texturas de mayor calidad y tiempos de carga más rápidos.

No obstante, la mayor novedad en este rubro es la integración con el DualSense. Ahora podrás sentir la tensión de los gatillos adaptativos cuando usas el arco o el gancho, por ejemplo. Además, la vibración háptica cumple su cometido al momento de transmitir los choques entre armas, el galope de tu caballo e incluso los efectos sonoros que producen algunos climas, por señalar solo algunos casos. Por su parte, el Audio 3D permite distinguir la fuente de los sonidos, una propuesta que ya hemos visto bien aplicada en los primeros exclusivos de la PS5.

Si eres de las personas que disfrutaron Ghost of Tsushima, Iki Island es una aventura imperdible. Tu travesía en la nueva isla será igual de agradable que en Tsushima, a pesar de ser significativamente más corta. La historia principal tiene una duración de entre 4 y 5 horas, aproximadamente. No obstante, tu estadía en la isla puede prolongarse hasta por 10 horas si estás dispuesto a completar todas las misiones secundarias, buscar coleccionables y zonas ocultas. Para ser una expansión, no está nada mal.

Ghost of Tsushima Director's Cut, ciertamente, se disfruta aún más en la PlayStation 5, ya que las mejoras en la experiencia inmersiva son evidentes. Sin embargo, no tengas dudas de que en PS4 igualmente pasarás una grata estadía en Iki. Tras la expansión, solo nos queda esperar para conocer los planes de Sucker Punch con esta prometedora franquicia. ¿Veremos una secuela en condiciones en el futuro? A muchos, incluyéndonos, nos gustaría ver cómo evoluciona la IP después de haber entregado una excelente primera entrega y una expansión que cumple el mismo estándar de calidad. Después de todo, Jin Sakai se ha convertido en un personaje importante para la familia PlayStation. No olvides que Ghost of Tsushima Director's Cut estará disponible el viernes 20 de agosto.