El lanzamiento de los MacBook Pro de 14 y 16 pulgadas continúa siendo una incógnita pese a la avalancha de filtraciones sobre ambos equipos. El youtuber Jon Prosser sugirió un anuncio durante la WWDC, pero finalmente no fue así. Ahora, un informe proveniente de DigiTimes (vía MacRumors) augura un anuncio para finales del tercer trimestre.

Apple suele anunciar nuevos productos durante el mes de septiembre. Por lo tanto, y si no hay cambios de última hora, los MacBook Pro de 14 y 16 pulgadas podrían llegar ese mismo mes. En septiembre, los de Cupertino también anunciarían los iPhone 13 o iPhone 12s. Es probable que la compañía realice una keynote online para lanzar ambos dispositivos, tal y como hizo el año pasado con los iPad y Apple Watch.

La información de DigiTimes coincide con lo que pronosticó Mark Gurman hace tan solo unos días. El periodista de Bloomberg mencionaba que Apple tenía guardados los lanzamientos importantes, como nuevos iPhone, iPad y Mac, para otoño, mientras que las "ligeras noticias de productos" — como las nuevas correas del Apple Watch— se realizarían durante las próximas semanas.

La citada fuente insiste en dos modelos de MacBook Pro con pantallas de 14 y 16 pulgadas. Ambas variantes llegarían con un nuevo diseño. Los equipos, además, incluirían un puerto HDMI para conectar un monitor externo, así como un slot para tarjetas SD. La TouchBar, que llegó con los MacBook Pro de 2016 y todavía está presente en algunas variantes, sería eliminada.

MacBook Pro de 14 y 16 pulgadas con pantalla mini-LED

Otra novedad destacable de los MacBook Pro será la pantalla Mini-LED, tecnología que ya incluye el iPad Pro de 12.9 pulgadas. Los paneles Mini-LED ofrecen un mejor brillo, contraste y color en comparación con las pantallas LCD, entre otras ventajas.

El informe detalla que los envíos de ambos modelos alcanzarán su pico máximo en octubre. Cabe la posibilidad de que los MacBook Pro no comiencen a venderse hasta semanas después de su lanzamiento. Para satisfacer la demanda de los pedidos, Apple está invirtiendo 200 millones de dólares destinados a la adquisición de máquinas de ensamblaje para cuatro nuevas líneas de producción de pantallas mini-LED. Los precios de ambos modelos siguen siendo una incógnita.