El número de empresas tecnológicas que han decidido adentrarse en el mercado de los auriculares true wireless no ha hecho más que aumentar a lo largo de los últimos años. Sin embargo, pese a esa creciente oferta de propuestas, las firmas que lideran este segmento en términos de innovación siguen siendo mayoritariamente las mismas. Entre ellas, cómo no, se encuentra Sony, que en los últimos días ha presentado oficialmente los WF-1000XM4, la tercera generación de sus auriculares true wireless más ambiciosos.

Estos Sony WF-1000XM4 siguen la misma nomenclatura terrible de sus hermanos anteriores, tienen un PVP de 280 euros y se venderán en los principales mercados mundiales –incluyendo España–. Con ellos, Sony tiene un objetivo claro: quieren que sean los mejores auriculares de su segmento, superando a alternativas como los AirPods Pro o los Bose QuietComfort. Y, para conseguirlo, han hecho múltiples cambios en este nuevo modelo.

¿Cómo son los Sony WF-1000XM4?

Por fuera, los WF-1000XM4 no tienen nada que ver con los WF-1000XM3. Los auriculares tienen una estética diferente, un cuerpo más redondo y, aunque siguen ocupando algo más de espacio que unos AirPods Pro o unos Galaxy Buds Pro, también son un poco más pequeños que su predecesor.

Una vez en la oreja, los WF-1000XM4 resultan bastante cómodos incluso tras periodos de uso prolongados, lo cual es fundamental. Eso sí: creo que los auriculares de Sony son un poquito menos "invisibles" que los AirPods Pro. Y con "invisibles" no me refiero a "incómodos", sino a lo consciente que eres, mientras los llevas puesto, de su presencia.

Otro de los cambios importantes lo encontramos en la caja. Es muchísimo más pequeña que la de los WF-1000XM3. Mucho. Y se agradece enormemente. Recordemos que estos productos deben acompañarnos todo el día en el bolsillo, el bolso o en la mochila, por lo que, cuanto más pequeños sean, mejor.

La caja tiene una luz LED que indica el nivel de carga. Y poco más. Por abajo, alberga una bobina de inducción que permite recargar los auriculares inalámbricamente y, por detrás, un puerto USB-C. En el interior, una serie de imanes se encarga de que los auriculares queden bien colocados antes de cerrar la tapa. Y, para poder recargarlos, una serie de pines hacen contacto para transmitir energía.

Los acabados de la caja, en general, son buenos, aunque quizá no transmite un feeling tan bueno como el estuche de los Google Pixel Buds originales o los AirPods Pro. Las diferencias, eso sí, se encuentran en detalles menores –como la firmeza de la bisagra– que probablemente pasen desapercibidos ante la mayoría de miradas.

¿Qué tal suenan? ¿Cómo de efectiva es la cancelación de ruido? ¿Cuánto dura la batería?

Lo importante de los Sony WF-1000XM4, en cualquier caso, está en los auriculares en sí, no en el exterior. Es ahí donde Sony ha volcado todos sus esfuerzos. Y el resultado es, en pocas palabras, sorprendentemente bueno. Especialmente en dos aspectos: la autonomía y la cancelación de ruido.

Los WF-1000XM4 prometen hasta 8 horas de uso ininterrumpido con la cancelación de ruido activa, cifra que asciende hasta 12 horas con el sistema de ANC inactivo. En la práctica, las cifras se acercan bastante a lo prometido por el fabricante, lo cual es sorprendente considerando que la mayoría de auriculares true wireless oscilan las 5 horas de uso ininterrumpido. Con el estuche de carga, podemos prolongar su autonomía hasta un total de 24 horas, más que suficiente para, por ejemplo, encarar un viaje de larga distancia en avión sin miedo a quedar sin batería o tener que recargar los auriculares en la mitad del trayecto.

En lo que respecta a la cancelación de ruido, el rendimiento de los WF-1000XM4 es excepcional. Ningún otro auricular true wireless logra cancelar con tanto éxito los sonidos del exterior. Ciertos ruidos que sí era capaz de percibir –aunque fuese levemente– con los WF-1000XM3 o los AirPods Pro, quedan enterrados casi por completo con este nuevo modelo.

La clave, eso sí, no está solo en los algoritmos de cancelación –que captan los sonidos externos mediante los micrófonos e introducen una onda desfasada de características similares que los anula–. La marca también ha desarrollado una serie de almohadillas que logran una fijación bastante buena, a la par que aíslan con más efectividad el pabellón auditivo. Estas tienen una forma más recta, establecen una superficie de contacto más amplia con el interior del pabellón y están construídas con un material más esponjoso que se expande una vez insertas los auriculares en la oreja para ocupar todo el espacio posible.

Para lograr la mejor experiencia posible, Sony incluye en la caja de los WF-1000XM4 almohadillas de distintos tamaños. Para ayudarte a escoger la más acertada, la aplicación Headphones Connect de Sony ahora integra una opción que evalúa automáticamente si las que has puesto en tus orejas están aislando lo suficientemente bien el canal auditivo. El proceso es bastante sencillo. Y, honestamente, es importantísimo hacerlo la primera vez que uses estos auriculares. De lo contrario, no extraerás el máximo jugo a los WF-1000XM4.

En lo que respecta al sonido, los WF-1000XM4 ofrecen una experiencia realmente buena, como no podía ser de otra forma en un producto de la marca japonesa. Puedes reproducir diversos tipos de pistas sin miedo a que la calidad decaiga. Y si quieres personalizar un poco la respuesta de los auriculares, siempre puedes acudir a la aplicación Headphones Connect, donde encontrarás, entre otras muchas opciones, un ecualizador.

Estos auriculares, además, soportan LDAC, un códec inalámbrico que permite transferir audio a un mayor bitrate. La mejoría que aporta este códec probablemente sea, para la mayoría de oídos, casi imperceptible. Pero vivimos un momento en el que todos los servicios de streaming están ofreciendo audio lossless, por lo que, que los nuevos auriculares de Sony permitan captar esos pequeños matices es algo que los audiófilos agradecerán. Eso sí: debes tener un dispositivo compatible –la mayoría de smartphones con Android lo son, pero no ocurre lo mismo con los iPhone–.

¿Qué otras funciones ofrecen los Sony WF-1000XM4?

Los WF-1000XM4 no solo tienen un buen sonido, una cancelación de ruido excelente y una autonomía superior. También llegan acompañados de una serie de funciones adicionales que enriquecen la experiencia de uso significativamente.

  • Integración con Google Fast Pair. Esta tecnología, presente también en otros auriculares como los WH-1000XM4, simplifica el proceso de emparejamiento de los auriculares con cualquier smartphone Android. Los auriculares, además, quedan enlazados con tu cuenta de Google, de forma que, si cambias de dispositivo, aparecerá inmediatamente en el nuevo. 
  • Tienen Alexa y Google Assistant integrados. Basta con decir ‘Alexa’ u ‘Ok Google’ para que estos asistentes comiencen a responder en tus oídos a tus preguntas. Eso sí: tienes que haberlo configurado previamente.
  • Tienen un sensor infrarrojos. Este pausa la música cuando te los quitas de las orejas. De esta forma, además de ahorrar batería, evita que, por error, la reproducción continúe indefinidamente.
  • La función Speak to Chat permite hablar sin quitarte los auriculares. Como también vimos en los WH-1000XM4, los WF-1000XM4 son capaces de detectar cuándo empezamos a hablar y, automáticamente, pausan la música y activan el modo de transparencia, que deja pasar los sonidos procedentes del exterior a través de los micrófonos. De esta forma, puedes conversar momentáneamente con otras personas sin llegar a quitarte los auriculares. La naturalidad con la que se capta el sonido ambiente, por cierto, ha mejorado respecto a productos previos de la marca. Ahora es más natural. 
  • Puedes controlar la música mediante gestos. Un toque pausa la música, uno prolongado activa el asistente de voz, etc. Estos gestos, además, se pueden personalizar en la aplicación Headphones Connect. Los gestos, además, pueden ser distintos en el auricular izquierdo y el derecho, si así lo deseas.
  • Tienen micrófonos calibrados especialmente para captar la voz. Estos se apoyan en un sensor de conducción ósea que capta únicamente nuestra voz, propagada a través de los huesos de nuestro cráneo. Todo esto tiene un objetivo principal: mejorar la calidad de las llamadas

Los WF-1000XM4 tienen Bluetooth 5.2, pero no soportan la conexión multipunto que sí tienen los WH-1000XM4. Es decir: no puedes conectarlos simultáneamente a dos dispositivos (como un ordenador y un teléfono móvil, por ejemplo). Lo que sí puedes es “robar” el enlace. Es decir: si estás usando los auriculares junto a un ordenador y deseas conectarlos al móvil, basta con decirle que establezca la conexión. Los WF-1000XM4, instantáneamente, se desconectarán del ordenador y quedarán enlazados al móvil. Evidentemente, esto no resulta tan práctico como la conexión multipunto, pero al menos evita el paso intermedio de tener que desactivar el Bluetooth en el dispositivo de origen antes de poder conectar los auriculares a otro dispositivo –algo que sí ocurre con algunos productos de audio–.

¿Debo comprar los Sony WF-1000XM4?

Indudablemente, sí. O, al menos, debería estar entre tus principales opciones de compra. Tienen la mejor cancelación de ruido de su segmento, su autonomía es superior a la de sus principales competidores, la calidad de sonido es muy alta, la caja es significativamente más pequeña que antes, tiene diversas opciones relacionadas con la inteligencia… Lo único que no termino de tener claro es si la estética de los WF-1000XM4 me convence o no. Pero eso es algo bastante subjetivo. En lo funcional, que es lo que más importa de este producto, no tengo ninguna duda: los WF-1000XM4 son un producto excepcional.