Sony WH-1000XM4
– Ago 19, 2020, 11:01 (CET)

Probamos los Sony WH-1000XM4: los mejores auriculares con cancelación de ruido van un paso más allá

Los Sony WH-1000XM4 son más inteligentes, cancelan aún más ruido exterior y perfeccionan todo aquello que hizo increíbles a los WH-1000XM3.

Me encuentro en una cafetería, sentado frente al ordenador, intentando terminar ese eterno texto que tanto se me atraganta. El entorno, sin embargo, no está poniendo las cosas fáciles. La gente está hablando, la máquina de café hace un ruido tremendo –parece que está al borde del colapso– y en la perpendicular se encuentran varias máquinas llevando de un lado a otro los restos de la obra que están haciendo en un edificio. En otras palabras: me rodea tal sinfonía de ruidos que ni en el mejor de mis sueños podré concentrarme en lo que realmente necesito. En ese momento entran en escena los WH-1000XM4, los nuevos auriculares con cancelación de ruido de Sony. Me los pongo, presiono el botón de encendido, et voilà!, se hizo el silencio.

Sin llegar a iniciar la reproducción de música, el ruido que llega hasta mi oído interno se ha aminorado significativamente. Las voces de las personas que me rodean se transforman en un lejano murmullo y los estruendos de la obra desaparecen casi por completo. Se dibuja una leve sonrisa en mi cara, y, ahora sí, comienzo a teclear.

Los WH-1000XM4 son los auriculares con cancelación de ruido más avanzados que Sony ofrece en la actualidad. Estos suceden a los WH-1000XM3, presentados en 2018. Y, como he intentado ilustrar con este escenario, pueden convertirse en el complemento perfecto para trabajar, viajar o, simplemente, aislarse del mundo exterior.

Tocando las teclas correctas

Por fuera, los WH-1000XM4 son prácticamente idénticos a los WH-1000XM3. Tienen el mismo diseño sobrio, sencillo pero efectivo de la generación anterior y están disponibles en los dos mismos colores diferentes: negro y plata. Si no fuera por un pequeño texto situado en el lateral de los auriculares –donde se puede leer “WH-1000XM4” o “WH-1000XM3”–, sería fácil confundir ambos modelos entre sí.

Por dentro, la historia es un poco diferente. Los WH-1000XM4 no reinventan la rueda, pero sí refinan su comportamiento en ciertos aspectos clave y, además, aderezan la fórmula con algunas nuevas características que muchos clientes habían solicitado.

Entre las novedades más destacadas se encuentra la posibilidad de conectar los auriculares con dos dispositivos a la vez. Esta funcionalidad puede parecer menor, pero, si pretendes conectar los WH-1000XM4 a diferentes dispositivos a lo largo del día (el ordenador, el smartphone…), será de muchísima ayuda.

Imagina que estás trabajando tranquilamente con el ordenador. De repente, recibes una llamada en el móvil y quieres atenderla desde los auriculares. ¿Qué tienes que hacer? Con unos auriculares inalámbricos convencionales, tendrías que entrar en los ajustes Bluetooth del ordenador, forzar la desconexión de los auriculares, entrar en los ajustes Bluetooth del móvil y decirle a este que se conecte a los auriculares.

Con los WH-1000XM4, en cambio, solo tendrías que aceptar la llamada en el móvil e, instantáneamente, el audio de la misma pasaría a los auriculares. Esto es posible porque los nuevos auriculares de Sony, como decía, son capaces de conectarse simultáneamente a dos fuentes de audio diferentes. De esta forma, cuando la llamada llega al móvil, no tienes que preocuparte de conectar los auriculares al teléfono, pues estos ya se han conectado previamente.

Esta mejora también resulta útil cuando, por ejemplo, llegas a la oficina por la mañana y deseas detener la reproducción de música en el móvil para retomarla posteriormente en el ordenador. En cuanto enciendas el ordenador, los WH-1000XM4 se conectarán automáticamente al PC. Lo único que tienes que hacer es presionar el botón de pausa en el reproductor musical del móvil y darle al play en el ordenador. En décimas de segundo, los auriculares habrán alternado al PC.

Los WH-1000XM4, por otra parte, integran un nuevo sensor de proximidad. Cuando este detecta que el propietario se ha quitado los auriculares, detiene la música y, transcurrido un tiempo, los auriculares se apagan para ahorrar batería. Este sistema no es nuevo. Tanto los AirPods de Apple como los WF-1000XM3 de Sony ofrecen esta opción. Sin embargo, sí es la primera vez que Sony los integra en la gama WH-1000.

Sony WH-1000XM4

Otra novedad de los WH-1000XM4 es la función Speak-to-chat. Con ella, basta con empezar a hablar en voz alta para que la reproducción de música se detenga y se inicie el modo ambiente –que desactiva la cancelación de ruido y, haciendo uso de los micrófonos situados en el exterior, logra que los sonidos del exterior lleguen al pabellón auditivo como si no llevásemos los auriculares con nosotros–.

Esta función resulta muy útil, por ejemplo, cuando llega el momento de pedir en una cafetería. Al empezar a hablar, tanto la cancelación como la música se pausan, lo que te permite escuchar lo que la persona que esté al otro lado de la barra tenga que decirte. Transcurridos unos segundos –el intervalo se puede modificar en la aplicación–, tanto la música como la cancelación se reanudan.

¿Y no se pausa la música cuando los auriculares escuchan las voces de las personas que nos rodean? En mi experiencia, no. El sistema parece evitar falsas activaciones. En cualquier caso, su sensibilidad se puede regular desde la aplicación complementaria, por lo que, en caso de experimentar falsos positivos en tu entorno, podrías subsanar el error fácilmente.

Sobre el modo ambiente –que también se puede activar presionando uno de los botones situados en el lateral– me gustaría hacer una pequeña apreciación. El sistema funciona bien, permite escuchar todos los sonidos procedentes del exterior, entablar una conversación con otra persona, etc. No obstante, la sensación con los AirPods Pro es más natural, como si no llevases los auriculares puestos. Es cierto que son formatos muy diferentes (circumaurales e in-ear), pero sería fantástico que Sony lograse un nivel similar de naturalidad –mediante una actualización de software para este modelo o con unos futuros WH-1000XM5–.

En lo que a emparejamiento se refiere, Sony ha hecho los WH-1000XM4 compatibles con Bluetooth 5.0 y Google Fast Pair. Si tienes un smartphone con Android, por lo tanto, el proceso de enlace será mucho más sencillo. Tras encenderlos por primera vez, emergerá una notificación en tu móvil. Al presionarla, los auriculares se enlazarán con tu cuenta de Google. Una dinámica similar a la de los Pixel Buds de Google.

Sony también ha mejorado el funcionamiento de los micrófonos, que ahora captan con mayor calidad las voces de las personas. En el mundo en el que vivimos actualmente –en el que las videollamadas se han convertido en un estándar–, muchos clientes agradecerán esta mejora respecto a los WH-1000XM3.

En lo que a sonido se refiere, los WH-1000XM4 ofrecen un sonido excelente. Los diferentes elementos de cada canción (voces, instrumentos, etc.) quedan bien diferenciados, el sonido es limpio en todo momento… Y lo mismo se puede decir del sistema de cancelación de ruido, que ahora anula con mayor acierto las frecuencias medias.

Y para finalizar, se agradece la compatibilidad con Google Assistant y Amazon Alexa, el puerto USB-C, la batería de larga duración –alrededor de 30 horas, similar al modelo previo–, el área de control táctil situado en el lateral y la aplicación complementaria Headphones Connect. Esta, como en generaciones anteriores, permite ajustar la ecualización del sonido, hacer que la cancelación de ruido se adapte en función del entorno en el que nos encontramos, etc.

Los WH-1000XM4 no tienen rival

Los nuevos WH-1000XM4, como decía al inicio de este texto, son más una iteración que una disrupción. No obstante, todos los cambios que Sony ha hecho en este modelo, pese a ser pequeños, le han sentado de maravilla. Si en estos momentos me preguntan cuáles son los mejores auriculares circumaurales con cancelación de ruido, no lo dudaría ni un solo segundo: estos WH-1000XM4 serían mi opción predeterminada.

Eso sí: no le quitaría la vista a los WH-1000XM3, que también ofrecen un gran rendimiento. Tras casi dos años a la venta, este modelo se puede adquirir en distribuidores como Amazon por unos 250 euros, por lo que constituyen una excelente opción para los que no necesiten la variante más avanzada.