análisis

AirPods Pro: mágicos

- Nov 5, 2019 - 15:45 (CET)

Ficha técnica

  • Cancelación de ruido activa
  • Conectividad: chip H1, Bluetooth
  • Micrófonos: tecnología beamforming
  • Resistencia al agua y sudor (IPX4)
  • Peso: 5,4 gramos (cada uno)
  • Peso del estuche: 4,56 g
  • Carga: Lightning e inalámbrica (Qi)

Los AirPods son un fenómeno cultural. Solo hay que salir a la calle, están en todos lados. Son una declaración de intenciones. No de tecnología, sino de estilo de vida. ¿Cómo mejorar lo que parecía casi perfecto? Los AirPods Pro no solo asombran, por momentos parecen magia.

Para aquellos que decidan ir y comprar unos AirPods Pro, mi sugerencia es que, una vez que los reciban, hagan lo siguiente:

  1. Configurarlos, acercando la caja al iPhone.
  2. Ir a algún lugar con mucho ruido ambiental.
  3. Ponerse solo uno de los AirPods y mantener presionada la parte alargada del auricular para desactivar la cancelación de ruido.
  4. Ponerse el otro AirPod.
  5. Reproducir tu canción favorita.

Es decir, que la primera experiencia usando los AirPods Pro sea sin la cancelación de sonido. Lo recomiendo mucho porque va a dar una buena idea de las capacidades de los auriculares en comparación con los anteriores o con cualquier otro set de auriculares.

Después de que acabe la canción e inicie la siguiente, volver a presionar la parte alargada del auricular para activar la cancelación de sonido.

Vuelve a leer el titular de esta reseña. Lo que Apple ha conseguido con los AirPods Pro solo se puede describir como magia. El tener la capacidad de conseguir cancelación de sonido a ese nivel con dispositivos tan pequeños, uno independiente del otro, con la autonomía que tienen, es un logro técnico y de diseño industrial que realmente emociona. El mundo desaparece. Sorprende muchísimo.

Bien. Sigue caminando por ese lugar lleno de ruido, vas por la tercera canción, vuelve a mantener presionado el área alargada de uno de los auriculares para que se active el modo transparente y siente cómo el mundo vuelve a ti.

Buena cancelación de ruido, mejor sonido

Empecemos por lo más importante: la calidad de sonido, porque hay poco valor detrás de ofrecer cancelación de ruidos si, cuando escuchemos música, no suene bien.

En comparación con los AirPods, la mejora es bastante significativa. Lo de Pro no es casualidad, aunque tal vez no es el mejor apellido, pero Apple lo suele usar como descriptivo de "mejor que las otras opciones que tenemos", y sí, sin duda alguna es mejor.

Pero también es mejor que la mayoría de auriculares del mismo rango que he usado. El balance es sorprendentemente bueno y hay mucha claridad en la separación de instrumentos o voces a cualquier nivel de volumen.

Parte del motivo por el cual han conseguido una calidad de sonido tan buena es que, con estos auriculares, Apple está haciendo con el sonido lo que hizo con la fotografía: insertar el componente computacional para el balance y ecualización. Lo llaman Adaptive EQ y funciona así: hay un micrófono que está en el área que da al interior del oído, el cual que adapta las frecuencia bajas y medias a la forma del canal auditivo de cada persona.

Funciona de manera similar al micrófono que regula la ecualización de los HomePods basado en el espacio físico donde se encuentra, entendiendo cómo el audio rebota por las paredes y otros elementos. Adaptive EQ funciona sólamente cuando la cancelación de sonido está activa.

No solo suenan igual o mejor que otros auriculares en su mismo rango de precio, es que además son extremadamente cómodos. Incluyen tres diferentes almohadillas para diferentes tamaños de canal auditivo, muy bienvenido para aquellos que consideraban que los AirPods no se ajustaban adecuadamente.

Además de los tres pares de almohadillas, los AirPods Pro incluyen una prueba para determinar cuál es el mejor tamaño para tu canal auditivo. Se accede desde la configuración de los auriculares en el iPhone.

Cancelación versus aislamiento acústico

Hay mucha confusión entre el aislamiento y la cancelación de sonido. No son cosas iguales, pero suelen ser complementarias.

En cuanto al aislamiento: las tres almohadillas en diferentes tamaños para adaptarse lo mejor posible al canal auditivo no solo se hace por un tema de comodidad, también busca bloquear la mayor cantidad de sonido externo.

Hay muchos auriculares en el mercado que no tienen cancelación activa de ruido pero tienen un aislamiento excelente, ayudado por técnicas de insonorización en la construcción. Así mismo, hay productos con sistemas de cancelación de ruido pero que hacen un trabajo deficiente para aislar.

De hecho cualquier in-ear, como los AirPods Pro, no son capaces de igualar el aislamiento que ofrecen productos circumaurales o supraaurales como los Bose QCs o los Sony WH-1000XM3.

Para contrarrestarlo, los AirPods Pro, además de la cancelación de sonido habitual —emisión de señal en amplitudes similares al ruido externo, detectado con un micrófono en la parte externa de los auriculares— también usa el micrófono que apunta hacia adentro del canal auditivo para detectar sonidos no deseados que se han filtrado y también los anula.

Sumado a todo lo anterior, el sistema de cancelación de ruidos se ajusta unas 200 veces por segundo para adaptarse lo mejor posible al entorno en que te encuentras, todo esto gracias al hecho que los AirPods Pro, en realidad son dos nanocomputadoras que se encuentran en tus oídos, pues cada uno tiene un SoC —Apple lo llama SiP o System in a Package— que le han dado el nombre de H1, que ya está presente en los AirPods 2. Como mencioné antes: sonido computacional.

En definitiva: mejor cancelación de sonido y, aunque es artificial, mejor aislamiento de sonidos externos. Sumado a que la calidad del audio de los auriculares está en el rango alto, es un producto muy redondo.

La cancelación de ruido se inventó para reducir el estrés auditivo que sufrían los pilotos de aviones debido a las turbinas y para comunicarse mejor entre ellos usando sus auriculares durante el trayecto en el aire. Por lo tanto, un vuelo es una de las mejores formas de probarlo.

Yo no he tenido oportunidad —aún— de subirme a un avión con los AirPods Pro, pero mi compañero Nicolás Rivera sí, su apreciación inicial fue: "Ofrecen un rendimiento sorprendente, sobre todo dado su tamaño. El sistema cancela casi por completo todos los sonidos constantes, rebaja el protagonismo a los que no lo son y permite concentrarse en el contenido que estemos reproduciendo. Comparados con auriculares circumaurales como los WH-1000XM3, es cierto que los Sony ofrecen un aislamiento algo mejor, aunque la ventaja no es holgada".

Nicolás también hace énfasis en el hecho que se obtiene una muy buena cancelación de ruido con un nivel de comodidad muy grande, especialmente importante en viajes largos: "En lo que sí superan estos AirPods Pro a la mayoría de auriculares con cancelación de ruido es en comodidad, un factor con mucho peso —especialmente durante viajes largos—. Al ser de tipo in-ear, no generan presión sobre el cráneo, no transmiten calor y, dado su formato, también resultan mucho más cómodos de transportar. Mientras que los WH-1000XM3 o los Bose QC 35 II tienen que ir sobre el cuello o en la mochila, los AirPods Pro pasan desapercibidos en el bolsillo del pantalón, junto al pasaporte, el iPhone o la cartera".

Modo transparente: hiperrealidad auditiva

Me ha llamado mucho la atención el modo transparente que incluyen los AirPods Pro. No es ninguna novedad, la competencia ya ofrecía sistemas similares. Los Beats Solo Pro —que son propiedad de Apple— también lo incluye.

Funciona de tal forma que se mantiene la cancelación de sonido, pero se usan micrófonos externos para reintroducir el sonido ambiente. Pero la forma en que lo hacen los AirPods Pro es crear una especie de hiperrealidad auditiva porque está amplificado, haciendo que se escuche con un poco más de volumen, pero sobre todo con mayor claridad.

Es un efecto muy curioso, nuevo y un tanto desconcertante para aquellas personas que nunca lo habían experimentado, pero en el día a día es muy útil. Por ejemplo, yo lo uso cuando camino de casa a Hipertextual y voy con Pixie, mi perrita. No me conviene del todo no escuchar ruidos externos y el modo transparente viene perfecto: el sonido se escucha perfecto pero tengo percepción de mis alrededores.

Nuevo diseño, nuevos controles

Los AirPods Pro dejan de usar el sistema de "toques" y pasan a usar un sistema de presión en la parte más larga del auricular. Ambos lo tienen y se pueden usar indistintamente. Se sienten como botones —por la retroalimentación auditiva— pero nada se mueve.

Funciona así:

  • Presión rápida: reproducir/pausa
  • Presionar dos veces: siguiente tema
  • Presionar tres veces: tema anterior
  • Mantener presionado: cambiar entre modo de cancelación de ruido o modo transparencia

Aún así se puede configurar el comportamiento desde la sección de Configuración en el iPhone, aunque solamente es el activar Siri o cambiar entre modos de cancelación de ruido.

También, desde el Centro de Control se puede cambiar desde el modo transparente, cancelación de ruido o desactivarlo por completo, que es muy práctico y cómodo.

En cuanto al diseño, los "bastones" o la parte alargada de los auriculares es más pequeña. Es la principal crítica estética que tienen los AirPods originales, pero no se pierde calidad de audio en las llamadas. Las personas con las que hablo me escuchan igual con los Pro.

Ronda extra

Algunos detalles extra del uso de los AirPods Pro:

  • La autonomía es media hora menos que los AirPods 2 si la cancelación de sonido está activa. Si se usan sin cancelación de ruido o modo transparente, son cinco horas. La caja ofrece 24 horas de carga extra.
  • La caja ofrece carga inalámbrica, no hay opción de pedir los auriculares, por un precio menor, sin esta opción.
  • Mientras se realiza la carga inalámbrica, se le puede dar un par de toques para que se vuelva a encender la luz de estado de la carga.
  • Son resistentes al agua (IPX4), por lo que lluvia o sudor no son un problema.
  • Es posible usar los AirPods Pro de forma individual. Al hacerlo se activa el modo transparencia de forma predeterminada. Se puede activar la cancelación de ruido en un solo auricular, pero hay que hacerlo desde la sección de Accesibilidad en la Configuración del iPhone.

Conclusión

9.5
10

2019 ha sido un año interesantísimo para Apple en términos de innovación en sus productos. Quedamos muy sorprendidos por los avances en las cámaras del iPhone 11 y iPhone 11 Pro, y he quedado realmente asombrado por lo que han conseguido con los AirPods Pro.

Con una calidad de sonido muy superior a generaciones anteriores de los auriculares, que también supera a la competencia en el rango de precio, una integración perfecta con el resto del ecosistema de Apple y una cancelación de ruido tan bien ejecutada que sorprende que se haga desde un accesorio tan pequeño.

Si eres de las personas que no compraron los AirPods porque son incómodos, muy pequeños o muy grandes para el oído, los AirPods Pro son la respuesta.

Si tienes un dispositivo Android, los AirPods Pro también funcionan, incluyendo la cancelación de sonido y el modo transparente, aunque hay menos integración a nivel software que con iOS por obvios motivos.

Nada es perfecto, por supuesto. Se echa en falta más autonomía, la caja es bastante pequeña pero realmente me gustaría que Apple encuentre una forma de reducirla al mismo tamaño de los AirPods y por la construcción es virtualmente imposible cambiar la batería interna de los dispositivos pasados algunos años.

Pero, sin duda alguna, si los AirPods se convirtieron en un fenómeno cultural, los AirPods Pro pasarán a la historia como uno de los mejores representantes de lo que un wearable es capaz de hacer de la década.


Pros

  • Extremadamente cómodos
  • Muy buena calidad de sonido
  • Cancelación de ruido es sorprendemente buena

Contras

  • Menos autonomía que la competencia
  • Si la batería muere, no hay forma de reemplazarla