Después de la presentación oficial de Windows 11, la web se ha plagado de dudas con respecto a la compatibilidad del nuevo sistema operativo. Microsoft lanzará el software como una actualización gratuita para quienes ya usan Windows 10, pero no todos los PC serán capaces de instalarlo. En líneas generales no cambiaron demasiado los requisitos mínimos de hardware, pero sí se generaron interrogantes con respecto a qué procesadores son compatibles con Windows 11.

Si no estás seguro de que la CPU de tu ordenador soporte el renovado SO, debes considerar algunos aspectos. De acuerdo con las especificaciones reveladas por la corporación de Redmond, Windows 11 solamente será compatible oficialmente con los procesadores Intel Core desde la octava generación en adelante, además de los modelos más nuevos de las líneas Pentium, Celeron, Atom y Xeon. Las lista completa está disponible en este enlace, para corroborar si tu unidad de procesamiento está contemplada.

En el caso de AMD, los procesadores compatibles con Windows 11 son los modelos Ryzen 2000 en adelante, junto a los EPYC de segunda y tercera generación, y a algunos Athlon. El listado oficial también es bastante extenso en este apartado. Incluso, Microsoft también ha mencionado la compatibilidad de su nuevo sistema operativo con algunas versiones de la familia Snapdragon de Qualcomm.

¿Si mi procesador no aparece en la lista de compatibles no podré instalar Windows 11?

Según The Verge, Microsoft estableció los procesadores compatibles con Windows 11 como un "piso suave" para la instalación del sistema operativo. Esto significa que el nuevo software probablemente pueda instalarse y ejecutarse sin mayores inconvenientes en CPUs de generaciones anteriores a las oficialmente soportadas.

De hecho, cuando se filtró la build del SO la semana pasada, usuarios afirmaron haberla instalado en ordenadores bastante más antiguos. Básicamente, Microsoft permitirá la instalación de Windows 11 en equipos que utilicen procesadores que no sean oficialmente compatibles, pero mostrará una advertencia a los usuarios.

Lo que todavía no queda muy claro es cómo funcionarán las actualizaciones en este tipo de dispositivos, en especial a medida que pase el tiempo. Ayer la firma de Redmond indicó que con Windows 11 volverá al ciclo de una actualización mayor al año, en lugar de las dos que ofrecía en Windows 10.

También se puso a disposición una utilidad que analiza los ordenadores e informa si cumplen los requisitos estipulados para instalar el software. De todos modos, la herramienta presentó falencias en las primeras horas a disposición, motivo por el cual Microsoft ha prometido repararla en breve.