Microsoft ha lanzado una herramienta para comprobar si nuestro equipo puede actualizar a Windows 11. Algunos usuarios se han dado cuenta que su PC, pese a contar con especificaciones potentes, no es compatible con esta nueva versión del sistema operativo. Afortunadamente, hay una solución.

Procesador de dos núcleos, 4 GB de memoria RAM, 64 GB de almacenamiento o Sucure Boot, son algunos de los requisitos mínimos que se deben cumplir para poder actualizara a Windows 11. Ahora bien, Microsoft también exige que los equipos cuenten con una versión TPM 2.0.

La mayoría de PCs cuentan con un módulo de plataforma de confianza (TPM por sus siglas en inglés). Este componente se encuentra en la placa base, y se encarga de almacenar y encriptar claves, certificados o credenciales. Lo hace de manera local, para evitar que malware pueda acceder a los datos y, por lo tanto, añadir un extra de seguridad al sistema operativo.

En muchos ordenadores, el módulo suele venir desactivado de fábrica. Windows permite conocer el estado del TPM y comprobar está activado o si no está disponible. Para ello, solo hay que escribir "tpm.msc" (sin comillas) en el cuadro de búsqueda de Windows. El primer resultado permitirá abrir la consola del sistema, que ejecutará el administrador de TPM. Una de las secciones mostrará el estado, así como la versión de la especificación, que debe ser 2.0.

Cómo activar TPM 2.0 para poder instalar Windows 11

Si está activado, podrás instalar Windows 11 con normalidad. En el caso de que el módulo no esté disponible, hay opción de activarlo a través de la BIOS. Para ello, es necesario reiniciar el sistema y acceder a la BIOS mediante la pulsación de la tecla correspondiente. Al iniciar el sistema, cada fabricante detalla cuál es la tecla concreta —por ejemplo, F2—.

https://twitter.com/Thracks/status/1408157575091216384?s=20

Una vez dentro, deberás acceder a la sección "Trusted Computing", accesible desde la pestaña de Seguridad. Por último, es necesario activar la casilla "Intel Platform Trust Technology" o "AMD fTPM Switch". El nombre varía dependiendo de la placa base de tu PC.

Algunos equipos personalizados o montados por piezas pueden no incluir este componente. Afortunadamente, el componente se puede comprar por separado y acoplar a la placa base. Posteriormente, será necesario activarlo a través de la BIOS. El nuevo sistema operativo también podrá ejecutarse con versiones TPM 1.2, pese a que el programa señale que no es compatible.