Ha pasado año y medio desde que Starliner voló por primera vez. Una serie de problemas en el software en diciembre de 2019 ha impedido que la nave de Boeing volase de nuevo. Pero parece que ya se ha solucionado todo y el próximo 30 de julio la NASA y la compañía aeroespacial esperan que Starliner haga su segundo vuelo de prueba sin tripulación. Si todo va según lo planeado, Boeing podría transportar astronautas a la Estación Espacial Internacional (EEI) para finales de este año.

Esta semana se llenarán los depósitos de la nave con todo el combustible necesario para realizar el vuelo. El lanzamiento se producirá desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA, en Florida, previsiblemente a finales de julio, aunque podría retrasarse. No obstante, si las comprobaciones que todavía quedan por hacer son correctas; podríamos ver volar de nuevo a la Boeing Starliner en la fecha prevista.

Primer vuelo de Boeing con problemas

Tras los problemas surgidos en el primer vuelo, tanto Boeing como la NASA han seguido las recomendaciones de un equipo de revisión independiente, explica la agencia espacial en un comunicado de prensa. "Las recomendaciones del equipo de revisión incluían elementos relacionados con pruebas y simulaciones integradas, procesos y mejoras operativas; requisitos de software, mejoras en el sistema de comunicación del módulo de la tripulación y cambios organizativos. Boeing ha aplicado todas las recomendaciones, incluso las que no eran obligatorias, antes del próximo vuelo de Starliner", cuentan.

"Estoy muy orgulloso de los equipos de la NASA y de Boeing Starliner, que trabajan metódicamente para la misión OFT-2 del próximo mes, con las últimas comprobaciones del hardware y el software del módulo de la tripulación y del módulo de servicio; mientras nos preparamos para esta importante misión de prueba sin tripulación", explica Steve Stich, director del programa de tripulación comercial de la NASA en el comunicado. "Cerrar todos los hallazgos del Equipo de Revisión Independiente para el software y los sistemas de comunicaciones es un gran hito para el programa e incluyó muchas largas horas de pruebas y revisiones por parte de nuestros dedicados equipos de Boeing y la NASA durante esta pandemia de Covid-19".

Si todo sale según el plan actual, la Starliner podría enviar su primera tripulación a finales de este mismo año

El lanzamiento irá acompañado de un acoplamiento a la Estación Espacial Internacional (EEI). Tras unos cinco o diez días, aterrizará de nuevo en la Tierra. Este viaje será sin tripulación; pero los viajes con astronautas están cada vez más cerca para Boeing. Si todo sale según el plan actual, la Starliner podría enviar su primera tripulación a finales de este mismo año. Esto sería todo un hito para la compañía, que se convertiría en la segunda empresa privada en llevar a astronautas a la EEI. Solo por detrás de SpaceX, la empresa de Elon Musk, que es su competencia directa.

Otros vuelos espaciales

Boeing no es la única con buenas noticias del estilo. De hecho, la pasada semana conocimos que Blue Origin enviaría su primera misión tripulada al espacio y que el propio Jeff Bezos, CEO de Amazon y creador de la empresa aeroespacial, iría en el vuelo. Además de él, contaría con la presencia de su hermano Mark y una tercera persona de la que aún no conocemos su identidad. El tercer asiento fue subastado en streaming y se pagaron por él 28 millones de dólares (unos 23 millones de euros).

No obstante, hay que tener en cuenta que los vuelos de las compañías son muy distintos. Mientras SpaceX y Boeing envían sus naves hasta la Estación Espacial Internacional; no sucederá lo mismo con los futuros vuelos de Blue Origin. Estos vuelos apenas durarán unos 10 minutos, ya que irán a tan solo 100 kilómetros por encima del nivel del mar. Ahí los pasajeros podrán experimentar los efectos de la falta de gravedad y ver la curvatura terrestre. Mucho más emocionante para los turistas espaciales, por supuesto.

SpaceX, Blue Origin y ahora Boeing. La carrera espacial privada cada vez cuenta con más participantes. Pero eso también implica que, quizás en el futuro, los vuelos espaciales sean más accesibles y cualquier persona pueda disfrutar del espacio. No sabemos si pasará ni cuando; pero está claro que es el sueño de muchas personas.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.