Como cualquier red social, Tik Tok puede utilizarse para el bien o para el mal. Puede servir como un mero divertimento o para difundir información. Y es aquí donde comienza la dicotomía, ya que puede ser información útil y divulgativa sobre un tema concreto, pero también algún bulo o dato falso. Si la persona que lo recibe está bien informada sobre el tema en cuestión puede distinguir un caso de otro, pero no siempre es tan fácil. Por eso, tras una publicación en la que se alerta de la necesidad de cambiar la ropa interior como mucho cada nueve meses, cundió la confusión. Al fin y al cabo, ¿quién tira sus braguitas favoritas en menos de un año si siguen en buen estado, con sus elásticos turgentes y sin ningún agujero?

Sin embargo, no debemos preocuparnos, pues otros expertos en el tema se han encargado de asegurar que, con una higiene correcta, esto no es algo necesario. No hace falta que renueves el cajón de la ropa interior cada nueve meses. Eso sí, cámbiate la que llevas puesta a diario.

Tu ropa interior solo necesita una lavadora

La afirmación de estas declaraciones en Tik Tok se basaba en el hecho de que la ropa interior de mujer puede acumular microbios por diferentes motivos. Por un lado, por el sudor. Por otro, por las secreciones vaginales. Y, finalmente, por la liberación de células muertas de la piel. Todo esto podría acumularse y acabar generando infecciones, incluso si se lava.  Eso es lo que ella dice. ¿Pero es cierto?

Según ha explicado en sus redes sociales Jennifer Gunter, la ginecóloga autora de la famosa Biblia de la Vagina, esto no es algo que deba preocuparnos, siempre que la lavemos correctamente. Además, en declaraciones a IFLScience ha explicado que por lo general las personas que hacen este tipo de afirmaciones suelen ser vendedores de ropa interior o de limpiadores vaginales, a los que les interesa generar esta idea.

Quizás en la antigüedad, cuando se lavaba la ropa a mano, era más complicado eliminar correctamente los microorganismos. Hoy en día, el lavado mecánico que proporciona la lavadora es mucho más exhaustivo. Además, se puede jugar con factores como el aumento de la temperatura. 

¿Qué debemos hacer entonces?

En 2020, tres científicos de Corea del Sur llevaron a cabo un estudio dirigido a analizar la supervivencia de determinadas bacterias tras su paso por la lavadora. 

Utilizaron tejidos de algodón contaminados con tres bacterias patógenas, llamadas Acinetobacter baumannii, Pseudomonas aeruginosa y Staphylococcus aureus, y dos no patógenas, concretamente Bacillus subtilis y Escherichia coli. 

Más importante que renovar el cajón de la ropa interior es usar prendas de algodón y poco ajustadas

Cabe destacar que estas no son las bacterias típicas de la microbiota vaginal, donde coexisten microbios beneficiosos, siempre que se mantengan a unos niveles adecuados. No obstante, puede servir como ejemplo para comprobar si se podrían eliminar con los lavados los microorganismos que pudieran proliferar a partir de las secreciones mencionadas anteriormente. 

En el estudio comprobaron que la mayoría se eliminan con gran eficacia. Solo A. baumannii y S. aureus  resultaron ser algo más resistentes tras una exposición al algodón de 8 horas, pero estas se encontrarían difícilmente en la ropa interior de una persona sana. Las demás tuvieron tasas de supervivencia inferiores al 0’5%

Además, si se usaban desinfectantes a base de oxígeno activo, todas se erradicaban a temperaturas inferiores a 40ºC. Si no, era necesario subir hasta los 60ºC.

Estos pueden ser dos trucos útiles para eliminar prácticamente cualquier microbio que pueda proliferar en nuestra ropa interior. Pero, igualmente, como bien explica la doctora Gunter, no debe cundir el pánico. Incluso si alguno sobrevive a un ciclo de lavadora normal, a cualquier temperatura, las cantidades serán mínimas y no generarán infecciones.

Este, por lo tanto, no es un factor que deba preocuparnos si queremos evitar enfermar. Son más preocupantes otros factores, como el uso de ropa interior ajustada o de tejidos que no transpiren correctamente. En esos casos, podría aumentar la sudoración y ese exceso de humedad sí facilitaría la proliferación de microbios, como el hongo causante de la candidiasis. 

Por eso, los ginecólogos recomiendan recurrir al uso de ropa interior de algodón. Y eso es todo. Las personas con vagina no deben preocuparse por ese ecosistema que vive en sus genitales. Y es que, del mismo modo que la microbiota intestinal o la de la piel, está ahí para nuestro beneficio. No para traernos problemas. Así que no, tu ropa interior no tiene fecha de caducidad. Incluso esas manchas blanquecinas que se quedan en ella algunas veces son totalmente normales. Cámbiala si tiene agujeros, si los elásticos están ya demasiado estirados o, simplemente, si te apetece. Pero no por miedo a contraer alguna infección.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.