Mujer, bragas

Unsplash

No pasa con todas las bragas ni a todas las mujeres, por eso hay quien todavía no sabe que esas manchas blanquecinas que hay en su ropa interior, en realidad, son de lo más normal. Y no, estas manchas no aparecen porque la persona no mantenga un mínimo de higiene en la zona de la vagina. Esta es, además, la culpable de que aparezcan. Pero, ¿a qué se debe esto?

El Museo de la Vagina está en Londres (Reino Unido) y ha publicado un tuit que se ha vuelto viral. Y sí, es sobre estas manchas blanquecinas en las bragas negras o de colores oscuros. De hecho, se pueden comparar con las que deja la lejía cuando destiñe alguna prenda. Resulta que la vagina tiene un pH bastante ácido, de "entre 3,8 y 4,5", según indica el Museo de la Vagina. Para tener más datos: el zumo de limón tiene un pH de 2 y el vino de 4. Y es el flujo vaginal ácido por naturaleza el que, con el tiempo y el roce, hace que estas prendas tan íntimas terminen decolorándose.

Esta acidez se contrapone al pH de productos de limpieza como la lejía (13) o el amoniaco (11), que son básicos. No obstante, el decolorado de la ropa que pueden dejar una mancha de flujo vaginal y la lejía es bastante parecido a simple vista. Pero no hay que confudirlas: la lejía no es ácida, es básica.

Pero, ¿qué es el pH? Es un indicador del grado de acidez o basicidad de una solución acuosa. La escala va del 0 al 14; cuanto más cerca del 0, más ácido y cuanto más cerca del 14, más básica es la solución. Y en el 7 se sitúan las sustancias neutras, es decir, las que no son ni básicas ni ácidas.

Flujo vaginal

Ahora, quizás, lo que te estás preguntando es por qué aparece el flujo vaginal. El flujo vaginal, explican desde la Clínica Mayo, "es una combinación de líquido y células que se liberan de forma continua a través de la vagina". Y es completamente "normal" ya que "ayuda a mantener sanos los tejidos vaginales, proporciona lubricación y brinda protección contra las infecciones y la irritación".

De hecho, a lo largo de ciclo menstrual el flujo vaginal no es siempre el mismo: "La cantidad, el color y la consistencia del flujo vaginal normal varían, de blanquecino y pegajoso a transparente y líquido, según la etapa" en la que se encuentre cada mujer. En definitiva, no hay que preocuparse por dejar rastro en nuestra ropa interior.

Cambios en el flujo

No obstante, ciertos cambios en el flujo vaginal sí pueden indicarnos que algo va mal. Y, aunque nada tiene que ver con el desteñido que aparece en las bragas, está bien recordarlo. Si hay flujo vaginal anormal, es decir, "con olor o aspecto inusual, o que se manifiesta con dolor o picazón", señala la Clínica Mayo, entonces sí hay que preocuparse y acudir al médico. Puede ser desde una candidiasis o vaginitis hasta una infección de transmisión sexual (antes conocidas como ETS), pasando por un indicador de cáncer de cuello de útero o de vagina.

Por tanto, las bragas con manchas son normales; no hay de qué preocuparse porque se debe al normal funcionamiento de nuestra vagina y el flujo. Pero si el flujo vaginal presenta cambios, lo mejor es consultar con un especialista para descartar posibles infecciones o enfermedades. Nunca está de más fijarse en los pequeños detalles como el color o el olor de nuestro flujo vaginal.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.