A medida que pasen los meses tendremos más vacunas del coronavirus para inmunizar a la población mundial. Pero no solo surgirán nuevas opciones. También algunas de las que ya se están administrando se reformularán, para dar lugar a versiones innovadoras con ventajas muy necesarias. Por ejemplo, muchos laboratorios ya han anunciado que se encuentran manos a la obra con la obtención de alternativas más eficaces contra algunas de las variantes que están surgiendo por las mutaciones del SARS-CoV-2. En el caso de Moderna, su CEO también ha asegurado que pronto lanzará otra vacuna más fácil de almacenar.

Y es que las vacunas de ARNm, entre las que se encuentran tanto Moderna como Pfizer, requieren unas temperaturas de conservación muy bajas. Es especialmente extremo el caso de Pfizer, que debe mantenerse a -80ºC. La otra, al no contener tanto ARNm, puede mantenerse hasta 6 meses a -20ºC y 30 días a temperaturas de refrigerador, de 2ºC a 8ºC. Esto ha supuesto un reto, pero se ha podido solventar fácilmente en los países desarrollados.

Sin embargo, los científicos detrás de estas vacunas son conscientes de que en otros lugares con menos recursos es algo difícil de lograr. Por eso, se han puesto ya están trabajando para solucionar el problema.

Vacunas del coronavirus más fáciles de almacenar

A pesar de que los trombos con las vacunas del coronavirus de AstraZeneca y Janssen son extremadamente raros y de que Pfizer y Moderna también parecen contar con este infrecuente efecto secundario, la demanda de las dos opciones de ARNm es cada vez mayor.

Por eso, las compañías farmacéuticas que se encuentran detrás de ellas planean estrategias para aumentar su producción y poder hacerlas llegar a más lugares del mundo. Uno de los principales retos es la temperatura de almacenamiento. Por eso, Moderna ha puesto en marcha los ensayos clínicos con esta nueva versión que solo requerirá una refrigeración normal, sin necesidad de ultracongelación. De momento se ha empezado la fase de ensayos con humanos; de la que, según ha explicado a Time el CEO de la compañía, Stéphane Bancel, no tendremos los resultados hasta finales de verano. Como mínimo.

Otras estrategias

Este no es el único paso que ha puesto en marcha Moderna para responder a la demanda de vacunas del coronavirus de ARNm.

Bancel también ha asegurado que están invirtiendo una gran suma de dinero para impulsar el desarrollo de sus instalaciones en Suiza, España y Estados Unidos.

Moderna también ha invertido para aumentar sus instalaciones y está desarrollando vacunas frente a la variante sudafricana

De este modo, podrían aumentar la producción, que esperan que pueda alcanzar los 3.000 millones de dosis en 2022.

Por otro lado, están trabajando en nuevas versiones de la vacuna más eficaces contra la variante sudafricana. 

Habrá que esperar para conocer los resultados de todos estos nuevos pasos. De momento, lo que está claro es que tanto Moderna como el resto de vacunas del coronavirus disponibles están cumpliendo su objetivo. España es un buen ejemplo de ello. No hay más que ver cómo, a pesar de la Semana Santa, la cuarta ola no ha alcanzado las dimensiones de la tercera después de Navidad. 

Cuando todo esto empezó, los brotes en residencias de ancianos con todos sus afectados asintomáticos nos habrían parecido un sueño. Un sueño que empieza a cumplirse gracias a la vacunación. Pero esto aún no ha terminado. Se ve la luz al final del túnel, pero es un túnel largo. Las compañías farmacéuticas están poniendo de su parte para que lo recorramos lo antes posible. Nosotros debemos poner también de la nuestra, aceptando la vacuna cuando nos toque y sin relajarnos antes de tiempo. Solo queda un empujoncito más. 

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.