En los últimos doce meses, Samsung, Huawei, Apple o Xiaomi han seguido presentando sus nuevos terminales. De manera virtual pero sin que afecte en gran medida a los plazos que tenían marcados. Esto ocurre con marcas que ya llevan tiempo operando en Europa pero, ¿qué pasa con una recién llegada?

El lanzamiento de una nueva marca implica la planificación y la elección del momento adecuado. Imaginemos, por un segundo, lo que puede suponer tener todo preparado para empezar a operar en un nuevo mercado y que de repente, en cuestión de semanas, una pandemia mundial lo paralice todo

Hace poco más de un año, cuando el Mobile World Congress 2020 empezaba a tomar forma, vivo (una de las compañías más grandes de telefonía) anunció que sería la cita elegida como punto de partida de su andadura en España y Europa. Pocos escenarios mejores que el congreso de telefonía móvil más importante del mundo.  Lo que ocurrió después, todos lo sabemos.

En el mes de febrero, viendo lo que estaba pasando, fuimos la primera empresa de origen chino en anunciar que no asistiríamos al Mobile, y el tiempo ha demostrado que hicimos bien. Tuvimos que parar los lanzamientos y prepararnos para cuando tocase. También tuvimos que adaptar el portfolio de productos que teníamos porque en el mundo de la telefonía, el lanzamiento de un teléfono hoy, puede quedar desfasado en los próximos seis meses. Así que lo cambiamos todo.” Son palabras de Xavi De la Asunción, Senior Brand & MKT Manager en vivo para España.

Una hoja de ruta truncada por la covid

Pese a ser un recién llegado en el mercado europeo, vivo cuenta con casi 400 millones de usuarios en todo el mundo, principalmente en China o India. Aunque comparte accionistas con otras empresas como Oppo, OnePlus o realme, opera de manera independiente en todos los mercados.

En la hoja de ruta de la llegada de vivo a Europa había dos fechas marcadas, la primera era el Mobile World Congress y, la segunda, la Eurocopa de fútbol de la que vivo era uno de los principales patrocinadores y que les habría supuesto una gran visibilidad en todo el continente. Ambos eventos fueron aplazados un año, con el objetivo de que se realicen en 2021. 

En octubre vimos que era el momento adecuado para empezar. Durante esos meses de pausa estuvimos cerrando nuevos acuerdos con otros partners y mejorando el canal online, previendo que los hábitos del consumidor iban a cambiar. Restricciones como cierre de centros comerciales o control de aforo hace que el usuario se dirija principalmente al comercio online.” Añade Xavi.

Hacerse hueco en un mercado muy copado pero en el que todavía queda sitio

El principal reto al que se enfrentará vivo en los próximos meses es el de hacerse un hueco en un mercado de la telefonía donde varias marcas rivalizan por su parte del pastel. Si hace unos años la mayor parte se repartía entre dos o tres marcas, la irrupción de nuevas empresas como Xiaomi, realme u Oppo han hecho que se ajusten aún más las porciones

“El mercado no crece, es el que es. En España se vendieron en torno a 9 millones de móviles durante 2020. Que entren nuevas marcas te obliga a repartirte el mercado, ya bastante maduro pero que tiene como característica que es muy cambiante. Espacio hay, pero hay que ser diferencial.”

El mercado al que se refiere Xavi está dominado en gran medida por dispositivos de gama media. La cuota de mercado de los teléfonos de gama alta es muy reducida, mientras que los de gama baja y, sobre todo la gama media, es donde es más sencillo hacerse un hueco. 

Pese a ello, la mayoría de fabricantes no quieren renunciar a tener su producto entre los más altos, en cuanto a prestaciones se refiere. vivo también tiene su caballo de batalla, en forma del vivo X51 5G, un teléfono interesante que incorpora algunas innovaciones importantes, como un gimbal en la cámara que ayuda a mejorar la estabilización de la imagen.

Objetivo real: la gama media

Aunque el vivo X51 5G es un teléfono a la altura de los mejores del mercado, el fabricante chino sabe que esa no es su batalla, y para los próximos meses el objetivo será seguir creciendo en la gama media, donde teléfonos como el vivo Y70 está dando buenos resultados.

“El balance ha sido muy positivo, pese a los problemas que nos hemos enfrentado por culpa de la pandemia. Nuestra forma de crecer es hacerlo muy poco a poco pero de manera segura para garantizar un buen servicio. Además, España es un mercado que está siento clave para nosotros, donde se vende 4 de cada 10 teléfonos europeos. ” Expone Xavi.

Y para ello, dos son los pilares: uno son las operadoras, con las que vivo está en conversaciones para poder meter sus productos lo antes posible dentro de este 2021. Y el segundo, retailers como MediaMarkt, Carrefour y PcComponentes que ya cubren el 28% de las ventas en España

Sin temor a que se repita un caso Huawei

La llegada de vivo al mercado coincide con la situación delicada que vive Huawei, uno de los tres mayores fabricantes en España y buena parte de Europa. Si los rumores son ciertos y Huawei deja de vender teléfonos en Europa, el resto de las empresas se beneficiarán repartiéndose su cuota de mercado. vivo, también de origen chino, no tiene miedo a que pueda pasar lo mismo con ellos, repitiéndose un veto americano. De hecho tienen en cuenta la buena relación con dos de las principales empresas americanas: Android y Qualcomm

“Nunca se sabe lo que va a pasar en el futuro pero, a día de hoy, nuestra relación con las empresas estadounidenses es magnífica, y no tememos que puedan surgir problemas.” 

Al margen de las ventas o de la posición que logre alcanzar vivo entre los teléfonos móviles más vendidos en Europa, lo que está claro es que el haber superado la primera crisis causada por el coronavirus, donde muchas empresas se están viendo obligadas a cerrar, es sin duda una buena muesca en el revólver.