El sector del delivery o la comida a domicilio ha puesto el foco en Deliveroo. La compañía británica, que anunció su salida a bolsa hace unos meses, ya está más cerca de comenzar a cotizar en el mercado de valores de Londres.

Deliveroo publicaba el pasado 8 de marzo el Documento de Registro de cotización. Sin fecha aún sobre la mesa para comenzar su oferta pública, ya hay algunos datos que se han podido conocer de la compañía delivery.

En primer lugar, Deliveroo estaría buscando capital por valor de 2.000 millones de euros en los mercados públicos. Esta sería, con diferencia, la mayor ronda que la empresa habría cerrado en su historia. Fundada en 2013 y con 11 rondas de capital a sus espaldas, la compañía de comida a domicilio ha logrado recaudar casi 1.700 millones de euros de inversores internacionales. Fedelity, Greenoaks, Accel, Index o Amazon –en su búsqueda de entrar en el segmento delivery internacional– son solo algunos de los que han estado detrás de la compañía británica.

Además de la búsqueda de capital, la compañía también ha publicado los primeros datos sobre salida a bolsa en cuanto a valoración. A un precio por acción de entre 3,90 y 4,60 libras, Deliveroo estaría poniendo el valor de su compañía entre los 7.600 y 8.800 millones de libras. O lo que es lo mismo, entre 8.854 y 10.252 millones de euros.

Deliveroo no es la más grande

Y pese a que pueda parecer una valoración alta–de hecho es la mayor en la historia de Reino Unido–, la realidad es que otras compañías del sector recién salidas a bolsa prácticamente triplican los resultados de Deliveroo. DoorDash, que salía a bolsa en pleno 2020, se estrenaba en los mercados públicos con una valoración de 38.000 millones de dólares. La compañía estadounidense ponía un lazo de seda a la batalla del sector delivery en Estados Unidos que se venía librando en 2020. Uber Eats, el salvavidas financiero de Uber durante la pandemia, se hacía con Postmates por 2.400 millones; la segunda compañía del sector por detrás de DoorDash. A su vez, Just Eat y Takeaway sellaban su fusión y ponían rumbo a Estados Unidos tras la compra de GrubHub; la misma empresa, por cierto, que Uber había intentado adquirir meses atrás.

El delivery es, con diferencia, el sector dorado y el que ha iniciado las grandes batallas por el liderazgo durante los últimos meses. Si bien inició la pandemia sufriendo de las mismas problemáticas que el resto de economías, pronto se posicionó como uno de los negocios destacados. En el caso de Deliveroo, y a tenor de su información pública, la situación ha mejorado desde 2020. Durante enero y febrero de este año, el valor bruto de sus operaciones ha crecido en un 121% respecto a los mismos meses del año anterior. Dejando un crecimiento interanual del 112% para sus operaciones globales. Lo mismo para el resto de las compañías. Solo en España, el sector ha sufrido un crecimiento de entre el 50% y el 60% respecto a 2019 con unas facturaciones cercanas a los 1.800 millones según Kantar.

La comida a domicilio de Deliveroo necesita un entorno tranquilo

El sector delivery es uno de los que más crecimiento ha experimentado en los últimos meses, pero también uno de los más debatidos. Especialmente en España con el nacimiento de la recién estrenada 'Ley Rider'. A principios de verano de 2020, la cartera de Trabajo lanzaba su intención de regular la laboralidad del los trabajadores de plataformas y más concretamente de los riders o repartidores.

Se ha tenido que esperar hasta marzo para llegar a un acuerdo entre las partes que determine que los repartidores de comida a domicilio tendrán que ser considerados empleados. Desde el anuncio de la reforma, las compañías tenían 90 días para poner en orden su situación. A algo más de una semana del anuncio, el colectivo aún no ha querido hacer declaraciones más allá de la posición de rechazo de la plataforma que les representa. El colectivo ya adelanta que, de momento, reducirá su presencia en geografías no estratégicas o ciudades con pocos habitantes con el objetivo de limitar los costes. Ya disparados por la obligación laboral para con los riders. Un número que se estima en unos 100 millones de euros al año.

Y aunque la división de España para Deliveroo supone solo una línea en su actividad, el efecto sobre las cuentas y negocios de la empresa de comida a domicilio al sur de los Pirineos se verá reflejado en los próximos meses.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.