– Ene 2, 2021, 19:58 (CET)

2021 será el año que marque si el paso de cines a streaming es temporal o no

Con Disney y Warner redoblando su apuesta por las plataformas VOD y las salas de cine aún vacías ante la pandemia, 2021 debería ser el año en el que sepamos cuánto de los nuevos hábitos de consumo y distribución han llegado para quedarse.

El 2020 que acaba de terminar ha cambiado muchos de nuestros conceptos, incluso los más recientes. Si en 2019 hablábamos de las ‘streaming wars’ hasta convertirlo casi en un cliché a la hora de referirnos a la continua entrada de nuevas plataformas de vídeo bajo de manda y la ampliación de competencia de Netflix; hoy, si bien esta guerra en el sector sigue estando ahí, parece que la el campo de batalla se ha ampliado de la distribución online a enfrentar a las propias plataformas con las salas de cine.

Nos encantaría salirnos de un lenguaje tan bélico, pero nos sigue viniendo al pelo. La pandemia por la COVID-19 ha dejado una víctima clara: las salas de cine, que en Estados Unidos ha bajado su recaudación a tiempo cercanos a la Segunda Guerra Mundial y en España, esta semana, Comscore informaba de una caída en las exhibiciones de más del 72%.

La apuesta de HBO Max y Disney Plus, con Netflix de fondo

Que las plataformas de streaming han sido uno de los pocos negocios ‘ganadores’ de la situación de 2020 es algo palpable, tanto como que su número de suscriptores se haya incrementado en más de un 50% entre todas las plataformas, con Netflix aupando con un aumento de suscriptores que ronda ya los 200 millones de usuarios globales.

Wonder Woman 1984

Ante este cambio forzado, a finales del año pasado comenzaron a sucederse decisiones en cadena. La más llamativa quizá, la decisión de Warner de estrenar en HBO Max para el mercado estadounidense todos sus grandes estrenos de 2021, empezando por Wonder Woman 1984 ya estas navidades y a lo largo de este curso con Dune, Matrix 4, o Godzilla vs. Kong. "Vemos una oportunidad de hacer algo firmemente enfocado en los fans, que es proporcionarles opciones", explicaba el director ejecutivo de Warner Media, Jason Kilar.

Pocas semanas más tarde, Disney redoblaba también su apuesta por el streaming con una abanico de estrenos importantísimo para los próximos años en Disney Plus, con 10 series de Marvel y 10 de Star Wars, a lo que se sumaba el de Soul también para navidades tras probar de forma híbrida con Mulán unos meses antes.

Eso sí, Disney no tiene en su hoja de ruta que sus grandes estrenos de cine no pasen por las pantallas, y eso incluye el UCM.

¿Un cambio duradero? La rentabilidad no opina eso

"Tuvimos una taquilla de 13.000 millones de dólares el año pasado (2019), y eso no es algo para pasar por alto”, dijo Bob Chapek, CEO de Disney durante el Día del Inversor de Disney.

Y es que, aún con los cines en horas bajas y los estudios intentando cambiar sus ventanas, la rentabilidad de unas salas sanas sigue estando ahí. Tenet el gran estreno que se atrevió a eludir la pandemia, apenas recaudó 450 millones de dólares por las restricciones, pero parece improbable que películas que superen los 200 millones de presupuesto puedan llegar a ser rentables sin pasar por los cines. En comparación, la película de Nolan de 2008, El Caballero Oscuro, ganó 1.300 millones de dólares.

tenet christopher nolan ciencia
Warner Bros.

Las decisiones aparentemente unilaterales de muchos estudios tampoco parecen haber sentado bien en el seno de la industria, y no solo en las salas y exhibidores.

El director de Tenet se soltó en una entrevista con el Hollywood Reporter, diciendo: "Algunos de los más grandes cineastas y estrellas de cine de nuestra industria se acostaron la noche anterior pensando que trabajaban para el mejor estudio de cine y se despertaron para descubrir que trabajaban para el peor servicio de streaming".

Y es que si bien los estudios con plataformas propias pueden quedarse con más beneficios al no compartir parte de los derechos de exhibición con las salas y distribuidoras, las cuentas no son tan sencillas. De hecho, parece que las conversaciones de cara a 2021 se centran más en saber si la ventana de cine se acortará, quedándose en unas dos semanas para los grandes títulos y así fomentar su paso al VOD en cualquier de sus formatos (pago por visión o alquiler o suscripción) de forma más rápida.

A ellos se suma además que los servicios de streaming también han ido poco a poco aumentando el precio de sus suscripciones a medida que van ganando peso y catálogo, lo que podría redundar en un ecosistema volátil, en el que el amante de las series y el cine vaya rotando según el estreno de turno.

De ahí que la apuesta de HBO Max pueda verse más como un intento por afianzar su servicio sacrificando un año que puede seguir siendo débil más que como un punto de inflexión verdadero.

MGM y el futuro de los estudios sin 'casa de streaming'

Y en estas, lo que parece claro es que los estudios que no cuentan o están asociados con una plataforma también han sufrido tanto como las salas. Tanto, que cerramos 2020 sabiendo que MGM buscaba comprador recientemente. Y con ello, la puesta en venta de algunas de las grandes franquicias que no quedan adheridas a un gran conglomerado o plataforma como 007.

the mandalorian 2x08 the rescue sorpresa final
Disney Plus

Junto a MGM, Sony sigue quedando como otro ‘independiente’ de streaming que de momento ha llegado a acuerdos individuales con Apple TV+, plataforma que este 2021 deberá vencer la brecha de ver cuántos de sus usuarios, captados con cuentas gratuitas por la compra de un dispositivo Apple, siguen pagando.

Lo que sí que queda claro es que en lo concerniente a las ‘streaming wars’ el abanico se seguirá agrandando durante el año que viene. La posible llegada y expansión internacional de Paramount Plus, la extensión de la marca HBO Max a servicios como HBO España marcada para este año, o la incursión de Star con el contenido para adultos del conglomerado Disney/Fox/Hulu en Disney Plus darán que hablar este año, en el que la evolución de la vacuna puede marcar en gran medida cuando los amantes de cine recuperarán la confianza para volver a las salas.