La saga fílmica cuyo inicio fue Piratas del Caribe: La mandición de la Perla Negra (Gore Verbinski, 2003), de cinco películas hasta el momento, disponibles en Disney Plus, es una de las más famosas entre la cinefilia de todo el mundo. No en vano, dos de sus entregas han obtenido más de 1.000 millones de dólares en taquilla y las posibilidades de su continuidad resultan noticiosas. Así, lo verdaderamente conocido son sus aventuras en la gran pantalla y su personaje protagonista, el hilarante capitán Jack Sparrow (Johnny Depp). Pero que esta saga surgiese de una atracción de Disneyland no es algo sabido por mucha gente. Ni que se hayan publicado varias novelas sobre la juventud del pícaro pirata.

Nada menos que trece libros forman parte de la serie juvenil Jack Sparrow (2006-2009), obras firmadas con el seudónimo de Rob Kidd. El mismo que utilizó la venezolana Tui T. Sutherland (n. 1978) para los otros cinco de Leyendas de la Corte de Brethren (2008-2010). Y, aunque su historia ocurre entre ambas series, es posterior la novela única El precio de la libertad (2011), escrita por la estadounidense Ann Carol Crispin (1950-2013). Y en ella hay un guiño de lo más sorprendente a James Garfio, capitán pirata del navío Jolly Roger y archienemigo de Peter Pan. Los dos provienen, por supuesto, de la imaginación del escocés James Matthew Barrie (1860-1937) y su obra homónima (1904).

Disney

Tal como explica Joe Gillis en ScreenRant sobre ello, “en el libro, los piratas Don Rafael y Edward Teague (el padre de Jack Sparrow) discuten sobre un viejo conocido llamado James que coincide con la descripción de Garfio: a saber, que había desaparecido por un tiempo, había perdido una mano, había sido equipado con un garfio, no parecía envejecer entre reuniones y había desarrollado miedo a los niños”. Por su estancia en el país de Nunca Jamás, una isla en la que el tiempo no transcurre y donde se las tiene que ver con los Niños Perdidos, a los que dirige el responsable de que sea manco: el intrépido Peter Pan.

“Curiosamente”, prosigue Joe Gillis, la obra de J. M. Barrie “presenta referencias internas a otros piratas, tanto reales como ficticios”. Lo cual incluye a Edward Teach [1680-1718], mejor llamado Barbanegra, que también existe en el universo de Piratas del Caribe y al que encarna el inglés Ian McShane (Scoop) para En mareas misteriosas (2011). “Y el John Silver, el Largo, de La isla del tesoro [1883], de Robert Louis Stevenson [1850-1894]”. Todo ello “sugiere un universo compartido informalmente”. Y, por la novela de Ann C. Crispin, tres cuartos de lo mismo pasa en la franquicia de nuestro querido Jack Sparrow.

También en Hipertextual