Habrá quién ya se haya puesto la vacuna de la gripe este año. Pero todavía se puede vacunar más gente. Los centros de salud seguirán vacunando hasta enero. Hasta este momento se han vacunado ya más de 15 millones de españoles. Sin embargo, este año es especialmente importante ponérsela debido a la pandemia de COVID-19. Se habla mucho de los efectos secundarios que podría tener la vacuna contra el SARS-CoV-2. Pero, ¿cuáles son los efectos secundarios de la vacuna de la gripe?.

Por norma general, la vacuna de la gripe apenas tiene efectos secundarios. Sin embargo, hay quien podría tener durante unas horas efectos similares a los de la propia gripe. Es decir, depende de la persona que se ponga la vacuna. Cuando uno va a vacunarse, por norma, los sanitarios suelen avisar de que la zona en la que se ha puesto la inyección podría enrojecerse, inflamarse e incluso doler después del pinchazo. También puede dar unas décimas de fiebre. Para ambas cosas recomiendan tomar un analgésico.

Efectos secundarios

Sin embargo, no todo el mundo tiene la misma suerte. Más allá del dolor, el enrojecimiento o la inflamación de la zona en la que se ha puesto la vacuna o incluso la fiebre, pueden aparecer otros síntomas pasadas unas horas. Náuseas, dolor de cabeza o dolores musculares son otros de los efectos secundarios, según recoge el Ministerio de Sanidad. «Estas reacciones se inician en las primeras 6-12 horas y suelen durar 1-2 días», añade.

Esto no significa que la vacuna produzca la gripe ya que no se inyectan el virus como tal: «Las vacunas inactivas actuales no contienen virus vivos. Están compuestas por fracciones de virus o subunidades proteicas y, por tanto, no pueden causar gripe». Aunque sí que es cierto que hay una vacuna con un virus inactivo que se suele poner a la población sana. Sin embargo, este año se ha decidido que era mejor no usarla en la campaña de vacunación.

Prevención

No obstante, hay que tener en cuenta que la gripe tiene una gran capacidad para mutar. Esto significa que aunque te vacunes, puedes coger otra cepa e infectarte. Además, también hay que tener en cuenta que este año, debido a las medidas de prevención de la COVID-19, estas también generarán impacto en la gripe. El lavado de manos continuo, el distanciamiento social, quedarse en casa si uno se encuentra mal… Todo esto son también recomendaciones de las autoridades sanitarias para prevenir la gripe.

La gripe tiene unos síntomas muy parecidos a los de la COVID-19. «Las personas que contraen la gripe a menudo presentan algunos de los siguientes síntomas: fiebre, dolor de garganta, mucosidad nasal, tos seca, cefalea, dolor muscular y cansancio», señalan desde el Ministerio de Sanidad. Por esto, y para evitar que se sature el sistema sanitario se sature con ambos virus, este año es tan importante que el mayor número de personas se vacune. Además, ya sabemos qué puede pasar en nuestro cuerpo si la influenza y el SARS-CoV-2 nos atacan a la vez.

Toda esta información es necesaria para tomar una decisión. En los pacientes que están dentro de los [grupos de riesgo], las personas que conviven con ellos y los sanitarios deben vacunarse, aunque no sea obligatorio. Para ellos, la mejor opción siempre es ponerse la vacuna. Y deberían haberlo hecho ya, pues son los primeros a los que se les administra la vacuna en la campaña.

El resto de personas que quieran vacunarse deben tener en cuenta que, aunque la mayoría de las personas no presentan efectos secundarios o apenas son molestos, otro sí los tienen. Y eso ya depende de cada cuerpo, no se puede prever la reacción. La campaña aún estará activa hasta enero, por lo que si aún no te has vacunado de la gripe, este es el momento para hacerlo.

También en Hipertextual