Hace no muchos años, cuando veíamos a una persona hablar desde uno de los recién llegados relojes inteligentes (recuerdo el Samsung Gear 2), mucha gente pensaba que era cosa de ciencia ficción. Algo que nunca se extendería entre la mayor parte de las personas y que quedaría como algo muy de nicho sólo para los amantes de la tecnología.

Sin embargo, la evolución de este segmento y la democratización de sus precios ha hecho que hoy en día, un elevado número de personas tenga un smartwatch como el Samsung Galaxy Watch en su muñeca, con el que controlar su teléfono móvil, responder mensajes, hacer llamadas, etc.

El caso de los smartwatch es sólo un ejemplo de cómo ha ido evolucionando todo. La tecnología está más presente que nunca en nuestras vidas, en nuestro trabajo y en nuestro hogar. Cada vez aparecen más dispositivos inteligentes que, gracias a su conectividad, ayudan a que nuestra vida sea más fácil. Y eso no es ciencia ficción.

Desde nuestro teléfono podemos controlar prácticamente todos los dispositivos de la casa.

Usando un smartphone, como el Samsung Galaxy Note 20 5G como centro de todo, podemos interconectar toda clase de dispositivos. Encender la lavadora en remoto o conectar el teléfono a un monitor usando Samsung DEX y convertirlo en un ordenador.

La interconectividad entre dispositivos inteligentes ya es una realidad, y la tendencia es que la mayor parte de personas, sean más o menos amantes a la tecnología, vaya incorporando cada vez más dispositivos compatibles, creando así su propio ecosistema en el que todo está conectado.

Punto de partida

Si estás pensando en crear tu propio ecosistema de productos conectados, te dejamos dos consejos que pueden ayudarte a decidir.

El primero es que elijas una marca de confianza. Al fin y al cabo, vas a compartir un volumen muy alto de datos e información privada que seguramente no querrás que caiga en las manos inadecuadas. Quizá te dejes llevar por el bajo precio de algunos productos pero piensa que nadie regala nada y que lo que te ahorras en dinero, seguramente lo pierdas en privacidad. Samsung, por ejemplo, tiene una política de privacidad pública y transparente, haciendo uso únicamente de los datos que necesita para que tu experiencia como usuario sea la mejor posible y sin vulnerar tu intimidad.

El segundo consejo es que elijas una marca que tenga una amplia experiencia en la fabricación de equipos de diferentes ámbitos. Siguiendo con el ejemplo de Samsung, todo el mundo conoce su gran trayectoria no sólo en telefonía, sino también en televisores, equipos de sonido y gama blanca.

Cómo empezar a montar el ecosistema

Una vez que hemos decidido que queremos que nuestros dispositivos estén conectados entre sí de la manera más fiable posible, es el momento de ir adquiriendo poco a poco nuestros equipos, de una manera escalable. Y las Navidades, donde fluyen tantos regalos entre unos y otros, es el mejor momento para empezar.

El primer paso para montar nuestro ecosistema es tener un buen teléfono. Este año, Samsung ha presentado varios modelos de los que aquí destacamos los dos más recientes que, además, encajan perfectamente en todo tipo de personas. Por un lado, el novedoso Samsung Galaxy S20 FE, un teléfono que ha sabido reunir las mejores características (buen procesador, uso fluido, una cámara sobresaliente, buena autonomía…) en un precio muy competitivo y que lo convierten en una magnífica opción para empezar nuestro ecosistema.

Por otro, los super poderosos Samsung Galaxy Note 20 y Samsung Galaxy Note 20 Ultra 5G. Dos teléfonos pensados para mejorar la productividad gracias a su increíble rendimiento y ofrecer todo lo que necesitan los usuarios más exigentes. Entre otras cosas, una pantalla Dynamic AMOLED 2X Infinity -O con una tasa de refresco de 120 Hz, o la ya clásica incorporación del S-Pen (con más capacidades aún en esta edición).

La conectividad destaca en dos ámbitos: por un lado la del propio teléfono, compatible con las redes 5G con el que experimentar velocidades de transmisión de datos nunca vistas; y por otro con el resto de dispositivos Samsung, pudiendo hacer cosas como presionar un botón y seleccionar en qué dispositivo queremos escuchar una canción, ya sea en una televisión, un grupo de altavoces o en una tablet.

El nuevo Samsung Galaxy Watch 3 es la perfecta prolongación de nuestro smartphone en la muñeca.

En el día a día, el usuario también disfrutará de una de las cámaras más avanzadas del mercado, con un zoom óptico de hasta 5 aumentos y otro digital de hasta 50 aumentos en alta resolución. Al ser capaz de grabar vídeos en calidad 8K, también podremos enviarlo a un televisor Samsung y disfrutar mucho más con una experiencia visual increíble.

En cambio, si lo que queremos es divertirnos, podremos convertir nuestro teléfono en una consola portátil con Xbox Game Pass Ultimate. De esta manera disfrutaremos tanto de la pantalla como del perfecto rendimiento que hace el procesador durante la partida, incluso en videojuegos muy exigentes. Tan sólo tendremos que añadir un mando y listo, a jugar.

Pero no sólo tendremos el teléfono perfecto en temas de ocio o en el hogar: usando Samsung DEX podremos conectar nuestro smartphone a una pantalla o televisor y convertirlo en un ordenador portátil para trabajar o lo que necesitemos.

Tablet, smartwatch y auriculares

El segundo producto estrella que no puede faltar en nuestro ecosistema es el smartwatch, la perfecta prolongación de nuestro teléfono móvil en la muñeca. El último lanzamiento de Samsung, el Samsung Galaxy Watch 3 es el mejor ejemplo de lo que significa mejorar con los años.

Por un lado, en diseño, capaz de reunir en un aspecto clásico todas las innovaciones tecnológicas del mercado. Más fino y más ligero que en modelos anteriores, gracias a su bísel giratorio (es el único smartwatch que lo incorpora), podremos movernos con más libertad por el menú de aplicaciones, algo de agradecer cuando hablamos de las dimensiones reducidas de la pantalla de un reloj.

En cuanto a uso, destacan dos factores: por un lado, la perfecta compatibilidad con los dispositivos móviles que nos permite incluso poder dejar el smartphone en el bolsillo todo el día e interactuar con nuestro entorno desde la muñeca. El segundo aspecto es la salud, ya que en un espacio tan pequeño se incluye todo lo necesario para monitorizar nuestra actividad física y nuestra salud, por ejemplo midiendo la presión sanguínea a través de Samsung Health Monitor.

El tercer componente del ecosistema Samsung Galaxy son los auriculares, que no se limitan únicamente a reproducir música o atender llamadas. Si vas a cualquier tienda, física u online, en la sección de auriculares verás unos que, atendiendo a su diseño, te llamarán la atención. Son los nuevos Galaxy Buds Live. Su innovadora forma tiene como objetivo una mejor sujeción en el oído, para que nunca tengas la sensación de que se puedan caer. Quedarás impresionado con su calidad de sonido, su cancelación de ruido y por la claridad con la que hacer las llamadas, incluso en situaciones con mucho jaleo.

Además, gracias a su carga inalámbrica y la tecnología Wireless Powershare, podremos usar la batería de nuestro Samsung Galaxy Note 20 para recargarlos. Tras dejar la caja de los auriculares cinco minutos en la parte trasera del Galaxy Note 20, tendremos tiempo suficiente para atender una llamada o finalizar el podcast que estábamos escuchando.

En la nueva Samsung Galaxy Tab S7+ la conectividad es doble: por un lado, con todos los dispositivos que tengamos asociados, y por otro es compatible con 5G con la que podremos subir y descargar archivos a velocidades asombrosas.

Por último, el dispositivo estrella en todas las familias. Ese que utilizamos prácticamente todos y que compartimos cada día: la tablet. En muchos hogares incluso se ha convertido en la primera pantalla sustituyendo en ocasiones al televisor. Y si le vamos a dar un uso tan exhaustivo, necesitamos una tablet potente, con una buena calidad de pantalla, que tenga un uso fluido y que la batería sea duradera. Las recién presentadas Samsung Galaxy Tab S7 y Samsung Galaxy Tab S7+ (compatible también con 5G) son la mejor opción.

Si atendemos un poco más de cerca a sus especificaciones, estamos ante un dispositivo que, en muchas ocasiones, puede sustituir a la perfección a un ordenador y sumarle el componente de movilidad por su tamaño ligero.

Con respecto a otras tablets del mercado, la familia Samsung Galaxy Tab S7 monta una pantalla (super AMOLED en el modelo de 14 pulgadas) más brillante, nítida y fluida gracias a su chipset y a sus 120Hz de tasa de refresco. No importa que estemos en Internet o leyendo un documento en PDF interminable: al hacer scroll notaremos desde el primer momento un movimiento más rápido que el resto de tablets del mercado. Además, tanto si lo utilizamos para dibujar o escribir, disfrutaremos muchísimo con su S Pen (incluido en el paquete de compra), con una latencia más baja que ninguno otro.

Para completar la experiencia multimedia, a la increíble pantalla se le une un sistema de sonido Dolby Atmos firmado por la prestigiosa AKG, con altavoces Quad para mejorar el sonido en estéreo. Es como tener una sala de cine en la palma de la mano.

El último aspecto relacionado con la Samsung Galaxy Tab S7 es su batería. AL ser un dispositivo pensado para utilizar durante varias horas, no puede escatimar en autonomía, y no lo hace. En concreto, tenemos una batería de 10.090 mAh que, gestionados por el procesador Snapdragon de Qualcomm nos lleva hasta las 15 horas de reproducción de vídeo. Y cuando la batería se agote, cargaremos nuestra tablet en menos de una hora gracias a su sistema de carga rápida de 45W.

En lugar de tener que bajar diferentes aplicaciones para nuestros dispositivos inteligentes, Samsung lo aglutina todo en una: SmartThings.

Estos cuatro dispositivos (teléfono, smartwatch, tablet y auriculares) son un magnífico primer ecosistema, pero puede ir más allá y convertir tu casa en una verdadera Smart Home.

Una única aplicación para controlarlo todo

Cuando compramos dispositivos de diferentes marcas, es habitual que cada uno tenga su propia aplicación y en la mayoría de los casos (por no decir siempre) no se sincronizan bien entre ellas. Eso por no hablar del proceso de registro, que cada una lleva el suyo propio y al final es bastante cansado para el usuario.

Si apostamos por iniciar nuestro ecosistema con Samsung, hay un lugar en el que todos los dispositivos se dan cita, para ofrecer una experiencia más conectada, sencilla y completa. Además, es importante recalcar que aunque lo ideal sea que todos los equipos sean Samsung, también es compatible con una larga lista de terceros fabricantes que son también compatibles. De esta manera, podremos convertir nuestra casa en una auténtica Smart Home.

Por ejemplo: poco antes de llegar a casa, podremos dar la orden para que la calefacción empiece a funcionar y así cuando entremos, tengamos ya un ambiente cálido y confortable. O mientras estamos en el supermercado, acceder al interior de nuestro frigorífico para saber qué necesitamos comprar. Además, Samsung da la oportunidad a los desarrolladores a crear nuevas funcionalidades por lo que el potencial es inmenso.

En resumen, si quieres sacarle todo el partido posible a la tecnología, lo mejor que puedes hacer es confiar en una marca que te pueda aportar lo que necesitas: buenos equipos y donde la conectividad entre ellos sea total. Echa un vistazo a los productos de Samsung y vete creando tu propio ecosistema en función de tus posibilidades. Seguro que existe un producto para ti en cada situación.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.