Samsung Galaxy Buds Live sobre un fondo de alubias
análisis

Samsung Galaxy Buds Live: un formato singular

- Ago 21, 2020 - 13:06 (CET)

Ficha técnica

Samsung Galaxy Buds Live en la oreja

  • Batería: entre 5 y 8 horas, hasta 21 horas con cargas entre medias
  • Cancelación de ruido activa:
  • Resistencia: IPX2
  • Precio: 199 euros o 4,999 pesos.

Los auriculares más peculiares de la firma surcoreana prometen una gran calidad de sonido, autonomía y desempeño en general. Bajo un aspecto distintivo y diferente del resto de sus competidores, los Samsung Galaxy Buds Live componen la nueva apuesta de la casa en el segmento del audio inalámbrico.

Es evidente que uno de los primeros aspectos en los que recae la atención cuando uno observa por vez primera (y sucesivas, casi) en estos auriculares es su forma. Difiriendo en gran medida de la que acostumbran a presentar por norma general, su diseño destacada en grado supremo. Tanto es así que, en su corto tiempo de vida, han sido apodados ya como los Galaxy "Beans", aludiendo a su apariencia de alubia o habichuela.

Samsung no es ajena a ello, claro, y desde su concepción ya se planteaba el formato y cariñoso mote como elemento claramente identificativo de los mismos. Una gran singularidad que ha servido para que, de entrada, unos auriculares inalámbricos llamen la atención mucho más de lo que lo habrían hecho en un contexto habitual, recayendo sobre ellos cierta expectación.

Samsung Galaxy Buds Live en la oreja

Un formato curioso que logra convencer

Lo más importante en cualquier tipo de auriculares, sean del tipo que sean, es que logren ofrecer un buen ajuste a la oreja. A lo largo de los tiempos recientes hemos podido observar que muchos de estos dispositivos presentaban problemas para diferentes usuarios a la hora de conseguir que se sostuvieran bien o no se cayesen al correr o hacer deporte, por ejemplo.

Los Samsung Galaxy Buds Live cumplen con esta premisa exceptuando, quizá, a quienes dispongan de orejas especialmente pequeñas, dado que su formato requiere que la totalidad de su tamaño vertical sea encajado en ella. Así, mientras que esto supondrá facilitar el agarre en el caso de algunos, para otros puede suponer la diferencia entre un dispositivo que se adapta o no a sus particularidades.

En mi experiencia de uso, estos ofrecen un buen agarre y son capaces de sostenerse en su sitio sin mayor problema una vez se ha conseguido descifrar cuál es la posición exacta. Cuanto mejor ajustados e introducidos se hallen, mejor aislamiento ofrecerán y menos posibilidades habrá de que haya que recolocárselos en medio de una carrera o paseo (que fue algo que sí me ocurrió durante los primeros días).

Los Galaxy Buds Live no están diseñados para ser los compañeros ideales para deporte, según la propia Samsung, pero su ligera resistencia al agua y al polvo hacen que sí puedan ser utilizados con este fin. Habrá que tener algo de cuidado, eso sí, con la posible lluvia o sudor que recojan.

Esta concepción, alejada de lo deportivo, la deja clara la compañía cuando habla de su estuche asemejándolo a un joyero. Un símil que puede llegar a tener cierto sentido, máxime con colores como el de las imágenes.

La caja de carga sirve, además de para llevarlos, para poder disfrutar de un total de 21 horas de uso de los auriculares (6 horas seguidas de reproducción). Sus dimensiones son lo suficientemente compactas como para que no sea desagradable transportarla en el bolsillo del pantalón junto a otros objetos, como la cartera.

Samsung Galaxy Buds Live: cancelación, pero no mucha

Uno de los aspectos más destacados de los Samsung Galaxy Buds Live es la cancelación activa de ruido. Esta se encuentra presente en numerosos auriculares de diadema de diferentes compañías –con el especial mención a los Sony WH-1000XM4– y comienza a hacer acto de presencia, cada vez más, en los modelos de versiones reducidas.

El máximo exponente de ello se encuentra en los AirPods Pro, que han conseguido aprovechar el éxito de las anteriores generaciones con el citado añadido, el cual permite aislar al usuario del sonido exterior. Los Galaxy Buds Live presumen de incorporar esta función, pero el resultado no podría ser más pobre.

Caja de los AirPods y de los Samsung Galaxy Buds Live

Si bien es cierto que la misma se encuentra disponible para su elección en la aplicación que sirve para emparejarlos con el smartphone, no lo es menos que su funcionamiento no se asemeja a una cancelación de ruido al uso. Y es así por algo evidente: su diseño no permite que aíslen los ruidos procedentes del exterior de manera efectiva.

Los dos ejemplos más recientes que permiten entender esto son los Sony WF 1000XM3 y los citados AirPods Pro. Ambos presentan en el extremo del auricular un cabeza cubierta por silicona que se introduce en la oreja –como cualquier in-ear al uso– y sella el espacio. De este modo, el sonido procedente del exterior, sin existir cancelación de ruido, ya se atenúa en gran medida. Incluso los Galaxy Buds+ (con la citada propiedad), lanzados recientemente por Samsung, aíslan de manera más que notable el sonido exterior gracias a su diseño.

No ocurre lo mismo con los Galaxy Buds Live. Su diseño abierto hace que estos no permitan clausurar de manera efectiva el espacio auditivo, dando como resultado una cancelación de ruido ineficaz. A esto se le suma que el mencionado modo añade un ruido de fondo o "siseo" en exteriores cuando hay viento, al entrar en juego los micrófonos. Lo hace, si cabe, aún menos recomendable de utilizar.

Conclusión

8.5
10

Los Samsung Galaxy Buds Live son auriculares perfectamente competentes en su rango de precio, ofreciendo una gran autonomía, excelente sonido, funciones inteligentes y conectividad de primer nivel. Quien desee una experiencia sencilla y versátil, tiene en ellos una muy buena opción.

Su particular diseño los hace diferenciarse en el mercado, añadiendo un componente de originalidad que, en un momento en el que los clones del "formato AirPods" abundan, se agradece ver.


Pros

  • Forma llamativa y novedosa
  • Batería de larga duración
  • Estuche compacto

Contras

  • Cancelación de ruido pobre
  • Pueden no ajustarse correctamente a todo tipo de orejas