La Estación Espacial Internacional (EEI) lleva orbitando alrededor de la Tierra desde 1998. Aunque no fue hasta el 2 de noviembre del 2000 que recibió su primera visita de larga duración. Ya hace veinte años que la EEI observa la Tierra y el espacio, se hace ciencia y sí, también mucho bricolaje para mantenerla a punto. A pesar de todos los problemas de la estación, todavía nos queda casi otra década para poder utilizarla. Sin embargo, ¿qué pasara después? Es decir, ¿cómo jubilaremos la EEI?

La EEI es uno de los mayores logros de la humanidad. Sin embargo, en algún momento tendrá que jubilarse. Hace dos años, con motivo del 20º aniversario de su puesta en órbita, todos los miembros, pero sobre todo Estados Unidos y Rusia, manifestaron que querían alargar la vida de la EEI hasta 2028. E, incluso, estarían pensando en 2030 como año de jubilación, según recoge *RTVE.

No obstante, más allá de 2024 no hay nuevos planes, al menos por el momento. En el caso de Estados Unidos, parece que no habrá financiación directa a partir de 2025, según un informe de la NASA de 2018. El presupuesto es alto, ya que requiere entre 3 y 4 mil millones de dólares anuales solo por parte de la agencia estadounidense. Y la NASA también está desarrollando su orbitador lunar Gateway. Por lo que ambos proyectos se llevarían mucho dinero. Sin embargo, es probable que la carrera comercial tarde más de la cuenta

Bajar la Estación Espacial Internacional

Pero llegado el momento, ¿cómo nos desharemos de la EEI? Tras unos 30 años de trabajo, si todo va según los deseos de las agencias espaciles, habrá que hacer algo con la estación espacial. ¿Se podrá bajar? Pues la respuesta es que todavía no hay un plan para jubilar a la Estación Espacial Internacional.

Hace un par de años, la NASA ya se empezó a preocupar por este tema y desarrolló el informe titulado NASA’s management and utilization of the international space station. Pero no dieron buenas noticias: no hay plan todavía, aunque sí saben lo que tienen que hacer. «La NASA deberá deshacerse de la estación a través de una reentrada destructiva controlada en la atmósfera de la Tierra», explican en el informe de 2018. Pero esto significa que ante una emergencia, no hay una forma de bajar la EEI hasta la Tierra.

Por otra parte, si en el futuro tiene que caer de forma controlada o semicontrolada a la Tierra, sabemos que no sería la primera vez que se realizan reentradas de este tipo. Sin embargo, los mayores problema que puede presentar la EEI son su peso y su tamaño. Hasta ahora, la MIR era la estación (u objeto creado por el hombre) más pesada en caer a la Tierra. Pero sus 120 toneladas no son nada en comparación con las 420 toneladas de la EEI. No obstante, un lugar lógico en el que dejar caer la estación podría ser el océano, el Pacífico, más probablemente.

No tener un plan claro puede ser un problema ante una emergencia. Pero hasta el momento no hemos necesitado bajarla a la Tierra. Por lo que, si no hay emergencias, puede estar unos años más orbitando a nuestro alrededor. Quizás hasta 2024 o quizás se alargue hasta 2028, como quieren las agencias espaciales. Después no sabemos si será demasiado vieja ya la estación espacial o aún podrá aguantar un par más de años y llegar a cumplir la treintena.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.