Han tenido que pasar casi 6 años para que el vehículo de inversión de Banco Santander, Mouro Capital –antes Santander Innoventures–, haya puesto el ojo en una tecnológica española. Por un importe que no se ha hecho público (pero que no supera los 15 millones de dólares), Mouro ha entrado en el capital de Clikalia; una ronda Serie A, que incluye deuda para acelerar el crecimiento de la compañía. Esta operación se suma a dos anteriores que suman más de 8 millones de euros.

Fundada en 2017 por Francisco Alister Moreno, Clikalia opera en uno de los sectores que para la estructura de Banco Santander podría tener sentido en un corto espacio de tiempo. Enfocada en el sector proptech, Clikalia se enfoca en la venta ágil de viviendas mediante la digitalización de los procesos. Según sus datos, son capaces de vender una vivienda en un plazo de 7 días. ¿Cómo? La compañía adquiere directamente la vivienda al vendedor, para ponerla más tarde a la venta en el mercado a un mayor precio tras su renovación. Un modelo heredado de Estados Unidos que, entre otras cuestiones, es capaz de aportar liquidez inmediata al ecosistema.

Con más de 500 operaciones sus espaldas, el objetivo de la tecnológica es ampliar su modelo de negocio a más ciudades en España y en Latinoamérica –para lo cual cambió de nombre a principios de 2020–. Un sistema que se basa en la búsqueda de márgenes pequeños, pero basado en el riesgo de asumir el coste del proceso.

¿Esta operación significa que Clikalia se integrará en la estructura de Banco Santander? Fuentes cercanas a la operación apuntan a que hay ideas de trabajo conjunto, pero de momento el objetivo se centra en el desarrollo de una relación estratégica de digitalización y nuevos negocios. Enfocados, principalmente, al área de venta de pisos del banco: Altamira Inmuebles. «Dado que Santander tiene mucho foco en las necesidades inmobiliarias de sus clientes y su ciclo financiero, creemos que Clikalia puede impulsar la transformación y nuevas oportunidades de negocio en Europa y Latinoamérica”, apuntan en un comunicado.

Clikalia: una operación a futuro

Mouro Capital, afincado en Reino Unido, ha formado parte del ecosistema de Banco Santander desde el primer momento de su fundación. No tanto así su interés por las tecnológicas del país origen de la entidad.

La compañía de pagos con tarjeta iZettle, que posteriormente fue adquirida por Pay Pal; la concesionaria de préstamos Kabbage, adquirida por American Express. Creditas, Ripple, Trulio, Upgrade… Desde su fundación, el ojo inversor del fondo ha estado centrado en Estados Unidos –principalmente en San Francisco– e Israel, en empresas con foco en la actividad troncal de la entidad financiera. No tanto así las adquisiciones del propio banco que sí que han ido de compras por el ecosistema emprendedor local. Este mismo año, Santander Consumer se hacía con Ebury y coches.com –ambas españolas–.

Sin embargo, en septiembre de este mismo año, Mouro Capital daba un giro de 180º. Además de su cambio de nombre, el fondo anunciaba que doblaba su capacidad inversora con 400 millones de dólares. Apuntaban, además, que Mouro –aún estando altamente ligado a la actividad de Banco Santander– estaría dotado de una independencia mucho mayor. Un punto que garantizaría la búsqueda de un portfolio de inversiones mucho más amplio que lo acostumbrado en su histórico de operaciones.

Asímismo, la inversión sobre Clikalia sigue estando en la línea de las operaciones interesantes para Banco Santander. El sector inmobiliario es, desde hace tiempo, uno de los más atractivos en España. Con la llegada la pandemia, la más que posible llegada de una crisis financiera y un futuro activo en el mercado inmobiliario, Banco Santander ya está sentando las bases de los próximos años en los que se pronostica una caída de los precios de la vivienda, así como un interés renovado de compra. Un proceso que gracias al coronavirus ya se pronostica que estará muy centrado en la digitalización de las operaciones inmobiliarias, al que solo las tecnológicas proptech había llegado durante los confinamientos de marzo.

Ha sido tanto el interés por la digitalización de la venta de viviendas en los últimos meses, que no solo Clikalia ha atraído el capital de una gran entidad. Housfy, que opera en el mismo sector, anunciaba el cierre de otra ronda Serie A por 3 millones de euros con Seaya Ventures, Torch Capital, DN Capital y Cathay detrás. Una operación que definían como exprés y que tenía el objetivo de aprovechar el tirón en el crecimiento que había supuesto la Covid-19 para la digitalización de la venta de inmuebles.