La próxima semana, Google presentará oficialmente un nuevo abanico de productos. Entre ellos estará, según lo previsto, el Pixel 5, su nuevo smartphone de referencia en el ecosistema Android, y el Pixel 4a 5G, una variante del modelo económico que, como su propio nombre indica, se diferenciará por la conectividad 5G.

El Pixel 5, no obstante, será diferente a los modelos anteriores en lo que a filosofía se refiere. La compañía californiana, a diferencia de años anteriores, no situará este producto en el mismo segmento que los Galaxy Note 20 Ultra, los iPhone 11 Pro o los OnePlus 8 Pro. La idea es posicionarlo un escalón por debajo, en un segmento intermedio donde Google puede ser más competitivo y cosechar mejores resultados.

El precio del Pixel 5, que ha sido filtrado por algunos retailers europeos, deja entrever esta nueva estrategia. El modelo anterior se comercializó en España por 899 euros. Sin embargo, el Pixel 5 lo hará con una etiqueta de 639 euros en su versión de 128 GB.

Un Pixel 5 más económico

Pixel 4 XL.

Para lograr esta reducción de precio, Google ha tenido que realizar diversos ajustes en lo que a componentes se refiere. Para empezar, el teléfono no contará con el SoC más avanzado de Qualcomm, como había ocurrido hasta ahora. Su lugar lo ocupará el Snapdragon 765G, que está un peldaño por debajo, pero también ofrece conectividad 5G.

En lo que a fotografía se refiere, es probable que Google mejore los algoritmos encargados de enriquecer las imágenes, pero todo parece indicar que el hardware de la cámara será similar al del modelo anterior. No habrá teleobjetivos de largo alcance, grandes angulares o sensores de profundidad.

Tampoco habrá, según las informaciones más recientes, un sistema de desbloqueo facial en tres dimensiones como el del Pixel 4. La compañía californiana, en principio, volverá al lector de huellas situado en la parte posterior, lo que supone un paso hacia atrás desde un punto de vista técnico.

Una estrategia con obstáculos

Pixel 4a. Foto: David Ortiz | Hipertextual.

Todos estos «recortes» permitirán situar al Pixel 5 en una ventana más asequible, donde intentará diferenciarse por sus capacidades fotográficas y su software. No obstante, Google tendrá que enfrentarse a sí misma, pues tanto el Pixel 4a (389 euros) como el Pixel 4a 5G (499 euros) pueden llegar a canibalizar su mercado. De igual forma, el Pixel 5 tendrá que defenderse de productos como el OnePlus Nord, con un hardware similar pero un precio de venta significativamente inferior (399 euros).

Tanto el Pixel 4a 5G como el Pixel 5 llegarán a las tiendas, según el operador británico BT, el próximo 15 de octubre. El modelo más avanzado tendrá un precio de 629 euros, mientras que el Pixel 4a 5G se venderá por 499 euros.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.