La reunión entre la directiva de Facebook, encabezada por Mark Zuckerberg y Sheryl Sandberg, y los organizadores del movimiento #StopHateForProfif no parece haber acercado posturas entre las partes. Estos últimos denominan la reunión celebrada el pasado martes en formato virtual como frustrante.

Los principales organizadores, compuestos por miembros de las organizaciones Color of Change, Free Press, la NAACP –Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color– y la Liga Antidifamación describen la reunión como una completa decepción. Así lo recogen en diversos medios de habla inglesa:

"La reunión que acabamos de abandonar ha sido una decepción". "En este punto, esperábamos una respuesta muy clara a las demandas que estamos haciendo, y no conseguimos eso".

Facebook da la cara, pero sin cesiones

Así se pronunciaba Rashad Robinson, presidente de Color of Change tras la reunión, producida a través de la plataforma Zoom y de una hora de duración. Esta se produce tras el boicot en el que cientos de anunciantes han retirado, algunos de forma permanente, inversiones multimillonarias en los servicios de la red social.

Contrasta la decidida búsqueda de decisiones efectivas –en hasta 10 frentes concretos– por parte de los demandantes con una intención de apertura de diálogo por parte de la empresa. Esta no sería suficiente para satisfacer las peticiones, con las que buscan poner fin a los discursos de odio que inundan las redes, y de cuya polarización se lucran al conseguir un mayor tiempo de interacción por parte de los usuarios.

Jonathan Greenblatt, representante de la Liga Antidifamación, afirma que este tipo de comportamientos se favorecen a propósito: "sabemos que hay mucha gente buena y bien intencionada en Facebook, pero la compañía tiene errores intencionados". Desde NAACP apuntan, tal y como recoge Axios que no se trata de demandas momentáneas al calor del último ciclo de protestas que recorre Estados Unidos. "Durante los últimos dos años, hemos visto las conversaciones florecer en nada", afirma su directivo.

Por su parte, Facebook reconoce esta reunión como un evento productivo. Según uno de sus portavoces, "esta reunión ha sido una oportunidad para escuchar a los organizadores de la campaña y reafirmar nuestro compromiso de combatir el odio en nuestra plataforma", en claro contraste con las organizaciones. Entre los críticos a la red social, hay quienes apuntan que la gran diversificación de anunciantes en Facebook supone un salvavidas para la plataforma al no concentrar demasiado poder en ninguno de ellos.

El consejo de supervisión tendrá que esperar

Mientras tanto, la red social afirma que el consejo de supervisión que se había anunciado cerca de un año atrás no será lanzado de forma inmediata. Esta junta, que ya cuenta con sus primeros miembros desde el pasado mayo, será lanzada a "finales de otoño". Esto es, llegará muy probablemente tras las elecciones estadounidenses, fijadas para el 3 de noviembre de este año.

La propia junta ha expresado esta decisión a través de su cuenta de Twitter. Afirma que estará dedicada en la toma de decisiones y resultados a largo plazo. Sería crucial para ello la dedicación actual en "los pasos críticos requeridos para formar una nueva institución".

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.