Cuando hace un par de semanas, Warner anunció que aplazaba de manera “indefinida” el estreno de Tenet de Christopher Nolan, también se apresuró a señalar que, sin duda, volvería a reprogramar la llegada al cine de uno de los fenómenos más curiosos de los últimos tiempos. Y lo hizo: poco después, el estudio dejó claro que la película tendría una serie de estrenos escalonados en Europa para llegar finalmente el 3 de septiembre a EE.UU..

Se trató de una jugada audaz que dejó claro que la producción del film, el director y el estudio están dispuestos a correr el riesgo de un estreno en cines, incluso si la curva de contagios en EE.UU. continúa creciendo de manera exponencial a diario.

Lo que puede parecer una movida publicitaria de alto riesgo, en realidad es una mirada hacia algo más complejo: es un recorrido por la posibilidad de la supervivencia del cine en el mundo pospandémico. Más allá de las ambiciones detrás de los créditos —se acusó a Nolan de anteponer su ego a la seguridad pública—, el estreno de Tenet es un globo de ensayo sobre lo que podría esperarse una vez que la decisión de volver a los estrenos en sala sea inevitable.

¿El negocio del cine está arruinado para siempre? ¿Qué ocurrirá si Tenet falla? ¿Habría la posibilidad de simplemente no estrenar la película en cine? ¿Qué significaría algo semejante en un momento tan crítico?

Por ahora, el posible estreno de Tenet deja cinco cosas en claro.

Los cines y el compromiso de estrenar, en mitad de una imprevisible situación sanitaria

Estados Unidos —y de hecho la mayor parte de Europa— sigue enfrentándose a brotes del coronavirus, mientras que las cifras de muertes y contagios a ambos lados del Atlántico cambian casi semana tras semana.

En España, después de un progresivo regreso a la normalidad, el aumento inmediato de casos ha puesto en tela de juicio las medidas sobre la forma de asumir el regreso a las calles. Lo mismo está ocurriendo en otros lugares de Europa y Asia. En Norteamérica, la situación incluso es más complicada: la curva de contagios está llegando a cifras inéditas y no parece que en cinco semanas la emergencia pueda ser controlada lo suficiente. Al menos como para indicar que será por completo seguro el regreso al cine.

De modo que Tenet, que llegaría a las salas el 3 de septiembre, tendrá que enfrentar la eventualidad de lo que haya ocurrido semanas antes de su estreno.

Por supuesto, el estudio ya lo tuvo en cuenta y por ahora se habla que llegará a la pantalla grande en teatros seleccionados (que en suelo estadounidense tiene un matiz ligeramente distinto a “limitados”).

Es más que probable, que el evento sea susceptible a cambios de última hora, que dependerán, sin duda, de la cifra de contagiados de estado en estado. Según una fuente de Warner Bros., a los autocines se les ofrecerá el título caso por caso. Lo que sugiere sin duda que podría ser la decisión inmediata para el resto de las proyecciones a lo largo y ancho del país.

Según IndieWire, el panorama es incluso más complicado. Un estreno en teatros seleccionados es un delimitador poco común que suele usarse con frecuencia en VOD, pero pocas veces en estrenos de cine.

Eso podría indicar que Tenet solo se estrenará en los teatros que permitan las medidas de seguridad de la COVID — 19 y en los lugares en los que sea posible. Por ahora, hay al menos 3.000 salas alrededor del país — que incluyen 40 estados — mencionadas en un posible calendario, lo que supone un lanzamiento amplio con múltiples opciones entre las cuales escoger.

Hay una considerable presión sobre el estreno

Aunque hay el rumor de que Tenet será estrenada en cines por insistencia de Christopher Nolan —lo que podría ser parcialmente cierto— , también hay una considerable presión de AMC Entertainment y Regal Theatres, los dos circuitos más grandes del país, para analizar el fenómeno de un evento cinematográfico de envergadura en mitad de una pandemia, lo que permitiría evaluar las consecuencias.

Ambas cadenas atravesaron crisis de solvencia financiera, a las que lograron sobrevivir gracias a créditos externos. Ahora mismo, necesitan comprobar la posibilidad de su supervivencia en mitad de una situación que no parece acabará pronto. De modo que la llegada a los cines de Tenet (al menos en EE.UU.) es una prueba de fuego que demostrará a los estudios qué deben esperar, temer o al menos tener en cuenta, al momento de llevar sus grandes títulos a la pantalla grande.

Por supuesto, todas la cadenas llevarán a cabo una campaña de concientización entre su personal sobre la necesidad de seguridad y aseguran que tomarán todas las medidas sanitarias necesarias. Pero, ¿eso es suficiente para atraer al público? Tenet lo demostrará.

Más de 70 países estrenarán a Tenet el 26 de agosto

Tenet tendrá un estreno a la altura de sus expectativas y se llevará a cabo a una escala clásica en un film de su trascendencia, pero también se trata de una evaluación específica sobre lo que ocurrirá con otras fechas semejantes.

Si Tenet resulta un fracaso o hay rebrotes en zonas con teatros abiertos, lo más probable es que el calendario cinematográfico a mediano y largo plazo sufra un sacudón considerable y las consecuencias sean imprevisibles.

Por ahora, las fechas son las siguientes:

Miércoles 26 de agosto: Bélgica, Bulgaria, Croacia, Dinamarca, Egipto, Estonia, Finlandia, Francia, Holanda, Hungría, Islandia, Indonesia, Italia, Corea, Letonia, Lituania, Portugal, Serbia, Eslovaquia, Suecia, Suiza, Turquía, Ucrania, Reino Unido.
Jueves 27 de agosto: Australia, Austria, Bahrein, Canadá, República Checa, Alemania, Grecia, Hong Kong, Israel, Líbano, Malasia, Medio Oriente, Nueva Zelanda, Polonia, Arabia Saudita, Singapur, Taiwán, Tailandia, Emiratos Árabes Unidos.
Viernes 28 de agosto: África oriental, Ghana, Nigeria, Noruega, Rumania, Eslovenia, España, Vietnam.
Jueves 3 de septiembre: Estados Unidos, Kuwait y Qatar.
10 de septiembre: Azerbaiyán, CEI Otros, Kazajstán, Rusia.
17 de septiembre: Chipre.
18 de septiembre: Japón
Fechas por anunciar: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, China, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, India, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Filipinas, Puerto Rico, Sudáfrica, Uruguay, Venezuela.

Se trata de un calendario escalonado con precedentes, pero que sin duda en este momento histórico resulta una buena forma de comprender cómo el estudio intenta manejar y analizar el fenómeno que pueda provocar el estreno de Tenet.

Otras películas seguirán el ejemplo de Tenet

Lo que ocurra con Tenet marcará las decisiones a seguir por el resto de las producciones que desean llegar al cine este año. Ya Unhinged, de Solstice Studios y protagonizada por Russell Crowe, tiene fecha tentativa del 21 de agosto.

Si todo resulta tal y como espera Warner Bros. (con una asistencia limitada y una prueba piloto sobre el funcionamiento de las medidas de seguridad), es más que probable que el resto de los estudios tomen el riesgo de al menos hacer un estreno grande antes de final de año.

Si Tenet logra estrenarse al menos en la mitad de los países en la que fue anunciada su llegada al cine y la afluencia es la suficiente, entre entre las posibilidades que Mulán de Disney retome una fecha de estreno antes de diciembre y Wonder Woman (también de Warner), llegue a las pantallas del cine el 12 de octubre.

Todo dependerá de si Tenet logra al menos proyectarse en buena parte de los países de Europa y llegar a al menos una fracción de los estrenos que espera en suelo estadounidense.

Un panorama realista

Con Tenet, los estudios podrán tener un panorama realista de cuánto influye en la decisión del público la emergencia sanitaria del coronavirus.

Habrá sin duda un cálculo sobre los ingresos en bruto y pérdidas, que permitirán a las productoras sacar sus propias conclusiones si vale la pena el riesgo de un estreno en cine o quizás, probar una combinación de salas con VOD.

A menores ingresos —y un posible fracaso en taquilla de Tenet— es poco probable que otro gran estudio tome la decisión de proyectar una película de abultado presupuesto este año o a principios del siguiente.

Tenet, además, corre el riesgo de tener que salir de las líneas de proyección si hay un repunte considerable de contagios en el lugar en que se está llevando a cabo su proyección. La rentabilidad de la película —y en este caso, con su enorme presupuesto de más de 100 millones de dólares, se enfrenta a un reto considerable— también indicará qué podrá esperar el mercado de aquí a mediano plazo.

De modo que el estreno de la más reciente película de Nolan es un evento de considerable importancia debido a todas las expectativas a su alrededor y de la posibilidad de demostrar la supervivencia del cine en condiciones extremas.

Una disyuntiva que convierte a la obra en un momento de especial importancia en el cine actual.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.