La tos tiene muchas formas de presentarse, húmeda o seca; que dura unos días o semanas, con la que puedes dormir o con la que te pasas la noche en vela... La tos, además, es un síntoma de muchas enfermedades respiratorias, más allá de la COVID-19. Es importante saber cómo es la tos que uno tiene para ir al médico. ¿Cómo es la tos del coronavirus?

La tos no siempre tiene por qué significar que estás enfermo, pero sí que es cierto que si es persistente y va acompañada de otros síntomas, lo mejor es consultar con un médico. ¿Cuáles son los síntomas por los que deberíamos consultar? Si se alarga en el tiempo, si hay mocos con sangre, si cambia el color de las flemas en el tiempo; si la tos va acompañada de fiebre, mareos o fatiga.

Tipos de tos

La tos de la COVID-19 es seca, persistente y te deja sin aliento, indican Maja Husaric y Vasso Apostolopoulos de la Universidad de Victoria en The Conversation. Además, como ya sabemos, va a ir acompañado de fiebre y fatiga. La mitad de los enfermos con SARS-CoV-2 presentan tos, por lo que hay que tenerlo muy en cuenta si esta es parecida a la de otras enfermedades respiratorias. Los pacientes pueden sentir que tienen un resfriado o gripe, de ahí que se haya podido confundir en alguna ocasión los síntomas con los de estas otras infecciones.

El hecho de que sea seca y persistente en los enfermos con COVID-19 tiene una explicación. Y es que se debe a que el coronavirus irrita el tejido pulmonar y eso hace que se tosa más. Es más, según la enfermedad va progresando, el tejido pulmonar se llena de líquido y va costando más respirar. Por lo que además suele ir acompañada de dificultad respiratoria y dolor muscular. De hecho, investigadores suizos han usado la pandemia de coronavirus para entrenar a una inteligencia artificial que sea capaz de distinguirla de otras.

La tos productiva es la que va acompañada de mocos o flemas, al contrario que la seca. La tos seca, además, se considera "insatisfactoria" ya que no despeja las vías respiratorias, tal y como afirman en The Conversation. Por ejemplo, la tos ferina produce "a menudo" una tos productiva. Pero, al igual que la COVID-19, te deja sin aliento en la mayoría de los casos.

Si este síntoma es "prolongado y fuerte puede dañar las vías respiratorias", apuntan. Además de "causar fracturas de costillas o musculares", por lo que es importante saber cuándo se necesita ayuda médica. Por lo que no solo tiene que preocuparnos la tos que produce el SARS-CoV-2.

Coronavirus: la importancia del distanciamiento social

Tos
Naciones Unidas.

Además de las gotículas que salen disparadas al hablar, el otro motivo del distanciamiento físico es que al toser también se puede contagiar el virus a los que tengamos cerca.

Por el momento, en España es obligatorio el uso de mascarillas, sobre todo en lugares en los que no se pueda mantener un distanciamiento físico de 1,5 o 2 metros. De esta forma, si una persona tose con la mascarilla puesta, esas gotículas no salen hacia fuera y no llegan a otras personas.