La época de gripes se acaba a medida que empieza la de alergia. Mientras tanto, la COVID-19 sigue entremezclándose con ambas, haciendo que la más mínima tos nos vuelva locos, por no saber a cuál de estos motivos (entre otros) se debe.

Todo lo que la inteligencia artificial puede hacer por tu salud

Sería magnífico contar con alguna herramienta que permitiera clasificar las toses y determinar su origen; pero, por desgracia, esto de momento no es posible. Aunque sí que podría serlo pronto, gracias a un proyecto desarrollado por científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), de Suiza. Con él, pretenden desarrollar un algoritmo de inteligencia artificial que pueda identificar en una tos grabada una serie de rasgos distintivos de los pacientes contagiados por SARS-CoV-2. Pero para ello, como suele pasar con todas las aplicaciones de este tipo, primero hace falta un periodo de “entrenamiento”. Y es ahí donde entran en juego las personas que ahora mismo tienen la enfermedad.

Llamamiento a sanitarios

Los autores de este proyecto, bautizado como Coughvid, han realizado un llamamiento a médicos y enfermeros de todo el mundo, para que envíen a través de una web dispuesta para ello las grabaciones de la tos de pacientes diagnosticados con COVID-19.

Según ha explicado en declaraciones a Voz Pópuli uno de estos investigadores, el español Tomás Teijeiro, se trata de un procedimiento sencillo, que no toma más de diez segundos y para el cual no son necesarios datos adicionales de sexo, edad o de cualquier otra información sobre el paciente.

Por el momento, esperan recibir solo las grabaciones tomadas por trabajadores sanitarios a enfermos ingresados en sus centros, aunque esperan poder más adelante ampliarlo a personas que se encuentren aisladas en sus casas. Eso sí, es importante que tengan un diagnóstico positivo, pues si solo se trata de sospechas se podrían alterar los resultados.

COVID-19: cronología de la enfermedad que tiene en vilo al mundo entero

Este tipo de aplicaciones ya se han desarrollado antes para otras patologías respiratorias, como la tuberculosis o el asma, pero hasta ahora no se había hecho con el coronavirus. Sí que se están investigando algoritmos de aprendizaje automático para identificar la enfermedad a través de una radiografía de tórax o una grabación de la respiración del paciente, pero no con la tos.

Por el momento se encuentran en la fase de recogida de grabaciones; pero, si todo va bien, en un futuro podríamos disponer de una forma de cribado inicial muy útil gracias a esta aplicación. El objetivo, por supuesto, es deshacernos de este virus por completo, pero no está de más buscar herramientas para detectarlo y combatirlo cuanto antes en un futuro. Está claro que es un enemigo para el que tenemos que recopilar el mayor número posible de armas.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.