iOS 14 ha sido presentado hoy en la WWDC 2020. Se trata de una versión con mejoras de relativamente poco calado respecto a otras generaciones. No obstante, además de los widgets, picture-in-picture y otras muchas novedades se cierra una de las demandas históricas de muchos usuarios. Y es que Apple consentirá a partir de esta versión cambiar las aplicaciones por defecto en el iPhone.

Al menos en parte, ya que será únicamente posible por el momento cambiar este comportamiento para las aplicaciones de navegador y email. Será posible, por tanto, sustituir la forma en la que se abren muchos enlaces a lo largo del sistema operativo.

Cambiar las aplicaciones por defecto en el iPhone: más allá de Safari y Mail

Cambiando el navegador por defecto en iOS 14, es posible eliminar a Safari totalmente de la ecuación en un iPhone. Desde esta versión, podremos fijar Chrome o Firefox como el navegador por defecto en iOS. Así, cada vez que hagamos clic en un enlace, se abrirá con nuestro navegador favorito y no con el propio de Apple. También en el iPad, ya que con la llegada de iPadOS 14 se dará también esta opción.

Similarmente, esto será lo que ocurra con la aplicación de correo electrónico. Cuando toquemos en el enlace de una dirección de correo, dejará de abrirse la aplicación de Mail por defecto en el iPhone. Será posible al fin fijar otras alternativas como Gmail, Spark, o la recién aterrizada –no sin polémica– Hey.

Estos cambios llegan a la par que Apple se enfrenta a una tensión creciente por parte de las entidades reguladoras. Google ya fue cargada con una multa histórica hace ahora dos años por algunos comportamientos en torno a las aplicaciones por defecto en Android. La propia Microsoft pagó 560 millones de euros en 2013 ante Europa por no permitir elegir el navegador en Windows 7.

Se trata de un gran primer paso para este tipo de opciones. Hasta ahora, los usuarios del sistema operativo móvil de Apple podían cambiar las aplicaciones por defecto en el iPhone. Como referencia, en Android es posible, además de estas, elegir el asistente de voz –Siri–, la aplicación de mensajes, el teléfono e incluso el launcher del sistema. Probablemente nunca veamos en iOS todas estas opciones, pues algunas de ellas modifican fuertemente el diseño y el comportamiento del dispositivo.