El cine, como la propia vida humana que refleja o reimagina gozosamente, está lleno de casualidades, de decisiones que se toman por coincidencias arbitrarias y que nos permiten disfrutarlo más. Una de ellas es el germen de la Trilogía del Cornetto realizada por el director británico Edgar Wright, autor de Scott Pilgrim contra el mundo (2010) o su obra más lograda hasta hoy, Baby Driver (2016). Dicha trilogía la componen las comedias Zombies Party (2004), Arma fatal (2007) y Bienvenidos al fin del mundo (2013), que tienen a dos actores protagonistas en común, Simon Pegg (Ready Player One) y Nick Frost (Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio).

La explicación de su nombre es la siguiente: Wright había planteado el Cornetto, un helado de cono que ideó la empresa italiana Spica en 1959 y que ahora posee la transnacional británica-alemana Unilever, como un remedio para la resaca de Ed (Frost) según sus propias experiencias posborrachera. Gracias a este golpe, la compañía les regaló helados así para la fiesta tras el estreno del filme, conque Wright y Pegg decidieron meter otras referencias semejantes en Arma fatal para conseguir más helado gratis, un par de alusiones al beneficioso chiste de Zombis Party. Pero no funcionó. Y un periodista de cine avispado estuvo atento a estos detalles y se los planteó en una entrevista.

trilogía del cornetto edgar wright
Working Title

Wright quiso explicárselo al reportero Tom Hudleston del Time Out londinense en agosto de 2013: “Cuando estábamos promocionando Arma fatal, alguien se dio cuenta de la conexión del Cornetto [con Zombies Party]”, y nos preguntó si íbamos a hacer una trilogía. Y dije: «Sí, va a ser como la trilogía Tres colores de [Krzysztof] Kieślowski, pero con tres sabores». Fue un chiste tonto de una entrevista que fue reciclado y repetido”. De esta forma, en lugar de Azul (1993), Blanco y Rojo (1994), fue la fresa sangrienta de Zombies Party, el Cornetto con el azul de los polis de Arma fatal y el chocolate con menta verdoso de “los hombrecillos verdes” y la ciencia ficción para Bienvenidos al fin del mundo.

👇 Más en Hipertextual