Tesla Supercharger
– May 14, 2020, 16:28 (CET)

Las nueva batería de Tesla lograría que sus vehículos sean tan baratos como los de gasolina o diésel

Las nuevas baterías desarrolladas por Tesla conseguirán llegar a la codiciada meta de $100 dólares por kWh, que haría que los vehículos eléctricos sean tan económicos como los de gasolina o diésel.

Tesla estaría a punto de anunciar una nueva batería tan económica que sus vehículos eléctricos tendrán paridad de precio con aquellos de gasolina o diésel. Se instalarán primero en los Model 3 fabricados en China y más adelante en otras regiones.

Las nuevas baterías se empezarán a instalar a finales de 2020 o a inicios de 2021 y se están fabricando en conjunto con CATL.

Según el reporte de Reuters, este sería el gran anuncio que Elon Musk viene anticipando desde hace meses. Se haría en un evento dedicado a baterías que ocurrirá en mayo. Es posible que la fecha sufra nuevamente retrasos debido al coronavirus y los efectos que ha tenido en Tesla.

La capacidad de fabricar batería a menor precio no es el único beneficio. El objetivo de Tesla será que la energía no utilizada se pueda devolver a la red eléctrica y convertir a los vehículos de la compañía en una especie de proveedor distribuido.

La nueva batería tendría una vida de 1,6 millones de kilómetros y ha sido desarrollada junto a la empresa china CATL. Serían libres de cobalto y, por medio de aditivos químicos, permitirían almacenar más energía por mayor tiempo.

El desarrollo de baterías ha sido liderado por Jeff Dahn y su laboratorio para la investigación y desarrollo que tiene un acuerdo exclusivo con Tesla desde 2012.

En agosto de 2019 Dahn y su equipo publicó un estudio en la prestigiosa revista Nature detallando cómo conseguirían lo que aparentemente CATL ya es capaz de hacer.

El reporte asegura que serán instaladas en otros modelos de Tesla y en otras regiones una vez que la producción y capacidad de las nuevas baterías aumente.

Menos cobalto y menos peso

La batería que está desarrollando CATL y Tesla estarían compuestas de fosfato de hierro que prescinden del cobalto.

El material está en el centro de la controversia de la fabricación de baterías de vehículos eléctricos porque su minería suele hacerse en condiciones que por lo general violan derechos humanos. Además es el componente más caro y difícil de conseguir.

Elon Musk aseguró en junio de 2018 que las baterías de los Tesla están compuestas por menos de 3% de cobalto. También prometió que la próxima generación se eliminará el material por completo.

La nueva batería también tendría un proceso de fabricación simplificado donde no hace falta agrupar celdas para empaquetarlas. Eso reduciría costos y permitiría mayor automatización.

La otra ventaja de usar este nuevo proceso de fabricación es que las baterías tendrían menos peso, incrementando la autonomía de los vehículos.

Durante el anuncio de resultados financieros de Tesla en enero de 2020, Musk explicó que se están realizando esfuerzos grandes para reducir el costo por kWh de las baterías.

También explicó que, para que suceda se necesita incrementar la escala de producción de baterías "a niveles que las personas no se pueden imaginar al día de hoy".

Alcanzando los $100 dólares por kWh

Gigafactory 1 de Tesla, donde fabrican baterias

Analistas han repetido por años que la forma de alcanzar una paridad en precios entre coches eléctricos y de combustible interna es conseguir que la producción de baterías sea de $100 dólares o menos por kWh.

El precio en 2010 era de aproximadamente 1.100 dólares/kWh y en la actualidad está en alrededor $150 dólares/kWh. Las baterías de CATL finalmente alcanzarían la meta de los $100 dólares/kWh, por medio de la simplificación de procesos antes descritos.

El reporte de Reuters incluye declaraciones de Shirley Meng, profesora en la Universidad de San Diego. Ella asegura que la batería de CATL podría llegar a costar $80 dólares/kWh una vez que se incremente el proceso de reciclaje de materiales como cobalto y níquel.

Se espera que las baterías de vehículos eléctricos desarrolladas por General Motors y LG consigan el costo de $100 dólares/kWh en 2025.

Más y mejor reciclaje de baterías de coches eléctricos

Tesla también estaría trabajando en mejorar procesos de reciclaje y recuperación de materiales usados en baterías como el níquel, cobalto y litio.

El objetivo es darles una segunda vida y convertirlas en grandes almacenamientos de reservas de electricidad como la que construyeron al sur de Australia en 2017, ubicado en Hornsdale.

Tesla pretende usar el material reciclado para ofrecer servicios nuevos a clientes directos o empresas. No hay detalles —aún— de cómo lo harán.