Lanzaron hace escasos 12 meses y ya han cerrado una de las rondas más destacadas de lo que llevamos de año. Se suman de esta manera a la venta de Freepik, anunciada solo 24 horas antes al fondo sueco EQT o a la ronda de 15 millones de hace unas semanas de Factorial. Belvo, la fintech para fintechs, anuncia su primera ronda de financiación de 10 millones de dólares.

Creada por Pablo Viguera, el que dirigiese Revolut y Verse en España, y Oriol Tintore –también en Verse– hace menos de un año buscando un nicho de mercado no explorado hasta el momento. Con oficinas en Barcelona, pero enfocados a Latinoamérica, Belvo busca ofrecer infraestructura a los gigantes del sector fintech. "Permitimos conectarse a datos bancarios a otras compañías fintech", explicaba Viguera en entrevista a Hipertextual en marzo de este mismo año. Sería, en términos generales, una suerte de API de openbanking para el mercado de Latinoamérica. Menos bancarizado y desarrollado que el europeo a día de hoy. Un Fintonic para empresas, explicaban ellos.

Ahora, el fondo de Peter Thiel Founders Fund, inversor de Airbnb, Stripe, SpaceX o Palantir, y el fondo Latinoamericano Kaszek Ventures entran con 10 millones para crecer el sector, principalmente para expandir el negocio en México y Colombia. El primero de ellos, en cualquier caso, no es una asociación aleatoria. Belvo es de las pocas compañías españolas en pasar por Y Combinator, inversora de Stripe o Airbnb –tecnológicas con las que ahora comparten a Fouders Fund–.

Junto a su expansión por Latinoamérica, también el objetivo de aumentar sus filas. Principalmente afincados en Barcelona, ahora el objetivo de la compañía es el de crecer con equipo local en México de tecología, producto y desarrollo de negocio.

Rentabilidad, pero con fondos a la vista

La búsqueda de la rentabilidad del negocio es el principal objetivo para Belvo, según explicaba Viguera a este medio, pero reconocen que su modelo necesita crecer de forma rápida ante la oportunidad de mercado de Latinoamérica; "el mercado y la oportunidad son muy grandes y para ello hace falta capital", explican a este medio.

Sumado al interés de los inversores por entrar en ese mercado con una apuesta viable, el trato estaba hecho: "El hecho de que nuestro negocio sea internacional y en una región con mucho potencial en la que tienen mucho interés inversores, por ejemplo, de EE.UU.".

Incluso antes de la pandemia: "Durante los últimos dos o tres meses hemos estado en conversaciones y cerrando la operación", explica el fundador. Aunque lo cierto es que la culminación ha sido a finales de mayo y de forma remota.

Con esto, Belvo ya ha conseguido levantar 13 millones de dólares de fondos extranjeros entre los que se encuentran MAYA Capital, Venture Friends, Latinia, David Vélez (Fundador y CEO de Nubank), Unpopular VC y STARTegy.