Las limitaciones en el reenvío de mensajes activadas por WhatsApp a comienzos de abril para frenar la propagación de informaciones falsas relacionadas con el coronavirus (COVID-19) han surtido efecto. En un comunicado enviado a TechCrunch, la compañía asegura que la propagación de mensajes "altamente reenviados" a través de la plataforma ha caído un 70% globalmente durante las últimas semanas.

En ese 70% de mensajes que se han dejado de reenviar a través de WhatsApp se incluyen todo tipo de contenidos virales, desde los habituales vídeos de humor hasta los temidos bulos. Para identificarlos, WhatsApp monitoriza el número de veces que un mismo mensaje es reenviado por diferentes usuarios. Cuando este sobrepasa cierto límite, la plataforma lo califica como "altamente reenviado" y, entonces, limita el reenvío de dicho mensaje a través del servicio. Una vez activo, los usuarios puede seguir reenviando dicho mensaje, pero solo a una única persona, lo que ralentiza la propagación del contenido y limita su alcance.

Pocos días después de activarse el citado límite comenzaron a emerger en las redes sociales múltiples teorías que aseguraban que WhatsApp censuraba los mensajes críticos con la gestión del Gobierno de España. En dichas teorías también se involucró a empresas verificadoras de noticias como Newtral o Maldito Bulo. Ante esta situación, partidos políticos como VOX comenzaron a promover el uso de Telegram como alternativa a WhatsApp, donde sí se pueden reenviar los mensajes virales sin ningún tipo de límites.

Horas más tarde, WhatsApp desmintió públicamente las citadas teorías. La compañía aplica un cifrado de punto a punto en todos los mensajes enviados a través de su plataforma, por lo que únicamente los emisores y los receptores pueden conocer el contenido. La censura, por lo tanto, no sería posible incluso si WhatsApp así lo deseara.

Esta no es la primera vez que WhatsApp adopta medidas contra la propagación de informaciones falsas a través de su plataforma. En 2019, la compañía decidió limitar en todos los países del mundo el reenvío de mensajes a un máximo de cinco personas, lo que trajo consigo una caída "del 25% en el reenvío de mensajes a nivel mundial", según expresó en un comunicado oficial.