Spotify ha dado a conocer este miércoles los resultados trimestrales correspondientes al primer periodo fiscal del año, que se ha visto marcado de manera irremediable por la pandemia del coronavirus. Con la cuarentena y el confinamiento extendido a lo largo y ancho del globo, las plataformas de streaming también son buenos indicadores de cómo han cambiado nuestras rutinas.

Si en el caso de Netflix esto se traducía en un inusual aumento de suscripciones durante este periodo, en el caso de Spotify no han superado las expectativas previstas, pero tampoco han andado lejos. Esto se traslada a unos números que elevan la cantidad de usuarios activos mensuales de la firma a los 286 millones en todo el mundo (un 31 % más que en el mismo periodo del año anterior) y la de los afiliados a alguno de los planes de pago a los 130 millones (un aumento porcentual anual idéntico al anterior).

No obstante, el ingreso medio por usuario premium –abonado a un plan de pago– que obtiene la plataforma ha descendido respecto al trimestre anterior (4,42 euros por persona frente a 4,65 €). Según explican, esto es debido a la extensión de muchos de los planes promocionales que se activaron en el último tramo de 2019, los cuales permiten hacer uso del servicio a un precio inferior.

Cambios en los hábitos

Naturalmente, el coronavirus ha compuesto uno de los factores sobre los que ha girado la actividad diaria de Spotify en estas últimas semanas. No solo en términos operativos –trasladando el equipo al trabajo remoto, reduciendo las contrataciones o viendo disminuir el número de interacción diaria en mercados especialmente afectados por la enfermedad, como España o Italia, aunque "en las últimas semanas la escucha empieza a repuntar, y en muchos mercados, el consumo se ha recuperado significativamente", apuntan–, sino también en lo que a los usuarios y su comportamiento a la hora de utilizar el servicio se refiere.

"Todos los días ahora se parecen al fin de semana", expresan, refiriéndose a la modificación de las rutinas de por la mañana por parte de los millones de personas que ahora se encuentran recluidos en sus casas, muchos sin poder trabajar. De este modo, han experimentado un descenso en la escucha a través de aplicaciones para el coche, wearables y a través de la web, compensados con un aumento "de más del 50 %" en aquellas integradas en la TV o en las consolas de videojuegos.

Crece también el éxito de las listas instrumentales y de relajación, así como el de los podcasts enfocados en el bienestar y en la meditación, relacionado de manera directa con el mayor tiempo de permanencia en el hogar. Igualmente, "el tiempo de escucha en torno a actividades como cocinar, hacer tareas domésticas, tiempo en familia y relajarse en casa ha aumentado en doble dígito en las últimas semanas".

Tendencias que es de esperar que se mantengan a lo largo de las próximas semanas, a pesar de que en varios países del mundo comienzan a dar ya los primeros pasos encaminados a retomar la rutina. Por el momento, las previsiones de la plataforma sueca son buenas, apuntando a un crecimiento sostenido y con la cifra de los 300 millones de usuarios ya en mente.