Samsung acaba de lanzar comercialmente la nueva serie Galaxy S20 con 5G, pero la industria móvil no descansa y ha de ir siempre entre bambalinas varios pasos por delante. Ahora, según cuenta Ice Universe, uno de los perfiles de Twitter con información de primera mano desde fuentes asiáticas, afirma que el gigante coreano ya está trabajando en su siguiente gran serie.

Si la hoja de ruta no se ve modificada a causa del coronavirus, el sucesor de los Galaxy Note 10 debería llegar en torno al mes de agosto. Lo haría, nuevamente, con un procesador mejorado, al menos en la variante de Qualcomm que se ve en mercados como el estadounidense y el chino.

Galaxy Note 20+, Snapdragon 865+

Durante 2018, de la mano de Samsung y en la línea Galaxy Note vimos dos modelos, el Galaxy Note 10 y el Galaxy Note 10+. Ambos compartían procesador: un estático Snapdragon 855, en lugar de la versión 'Plus'. Esta venía a ser una selección de los procesadores más eficientes de la primera mitad del año, lo cual le permitía alcanzar también frecuencias más altas y, por tanto, ser en definitiva más potente.

Logo de Qualcomm
Foto: David Ortiz | Hipertextual

El Snapdragon 865 verá, a juzgar por las características que detalla la fuente en Asia, una evolución similar. Hacia la segunda mitad de 2020 –la versión previa fue presentada en julio–, podemos esperar un Snapdragon 865+, de nuevo con unas frecuencias máximas más altas y un mayor rendimiento en bruto.

Y es que este procesador a bordo de un misterioso Samsung SM-N986U ha aparecido en la base de datos de GeekBench con 8 GB de RAM, arrojando una mayor puntuación que su predecesor y revelando las frecuencias máximas de funcionamiento. Resumidas, las características que conocemos de él serían las siguientes:

Galaxy Note 10+ Galaxy S20+ Galaxy Note 20+
SoC Snapdragon 855 Snapdragon 865 Snapdragon 865+
Frecuencia máxima 2,84 GHz 2,84 GHz 3,09 GHz
Geekbench, single 750 910 985
Geekbench, multi 2.800 3.270 3.220

Como vemos, la puntuación sí que mejoraría un agradecido 8-9 % en rendimiento mononúcleo –en línea con la subida en frecuencias–, mientras que en la parte multinúcleo todavía no se obtendrían mejoras. Esto probablemente sea debido a limitaciones térmicas o de optimización, ya que al funcionar todo el chipset al unísono se consume mucha más energía, y todavía sería pronto para ver el rendimiento final. Asimismo, se trataría de un único test, de cuya procedencia y resultados desconocemos la fiabilidad real.

Por supuesto, en Europa y Latinoamérica, Samsung continúa distribuyendo la versión Exynos con los recientes Galaxy S20, por lo que sería de esperar que también en los Galaxy Note 20 veamos repetida esta estrategia. En 2019 vimos unos Exynos 9825, mejorados tanto en el proceso de fabricación como en las frecuencias de funcionamiento, que si bien no alcanzaba el rendimiento de la versión Snapdragon sí mejoraba sobre su propuesta de la primera mitad del año.

Por el momento, Samsung cuenta únicamente con un procesador en lo mejor de su línea, el Exynos 990. Por tanto, este tendría que ser actualizado para seguir los supuestos pasos de esta mejorada versión de Qualcomm.

Asimismo, este procesador se puede esperar sin demasiadas sorpresas en torno a los terminales habituales que sean lanzados hacia la segunda mitad de 2020. Entre ellos podemos esperar a unos OnePlus 8T, los Black Shark 3 Pro, el Asus ROG Phone 3 o muchos otros terminales caracterizados por su rendimiento.