– Abr 6, 2020, 8:02 (CET)

Los programas de toda la vida que creías muertos (pero siguen ahí)

¿Qué programas usabas hace unos años en tu ordenador? Seguramente no son los mismos que ahora. Primero, porque es probable que la mayoría de apps que utilizas son online. Segundo, porque le dedicas más tiempo a tu smartphone que a tu ordenador. Además, hay tareas que hacías hace una década y que ahora se consideran obsoletas, como descargar música o grabar un disco.

Ocurre con frecuencia que cuando dejamos de ver a un actor o actriz en cine o televisión nos preguntamos, ¿qué se hizo de tal o cual actor? ¿Habrá dejado la actuación? En ocasiones, simplemente no hemos visto sus últimas películas aunque cada año actúe en dos o tres títulos. Y es que el éxito es efímero salvo excepciones.

En tecnología ocurre igual. Los grandes de hace unas décadas no son los mismos de ahora. Solo hay que ver las empresas que destacaron en Silicon Valley antes y después de internet para comprobar cómo ha cambiado todo.

Y si nos centramos en el software, mucho hemos cambiado en los últimos años. Para empezar, usamos más el teléfono móvil y sus miles de apps que el ordenador. Incluso las tablets empiezan a ser populares junto a los combos de portátiles convertibles con pantalla táctil. Eso sin contar con las aplicaciones web que puedes usar en cualquier dispositivo conectado a internet.

A continuación listamos algunos de los programas y aplicaciones para Windows que tuvieron éxito en los años 90 y 00 pero que con el tiempo han ido cayendo en el olvido. Puede que sigas usando alguno de ellos o puede que ya no y te preguntes “qué fue de”.

Nero Burning ROM

La empresa alemana Nero AG fue durante años un referente de la grabación de discos ópticos. Hoy la mayoría de ordenadores portátiles vienen sin entrada de disco, pero en la segunda mitad de los 90 el uso de discos CD y DVD para guardar y compartir toda suerte de contenido fue tan popular que programas como Nero Burning ROM eran de obligada instalación debido a las limitaciones de grabación de Windows.

A medida que el uso de discos ópticos fue decayendo, Nero fue reconvirtiéndose y lanzando nuevas aplicaciones, algunas de las cuales siguen en pie. Por un lado, Nero BackItUp, para hacer copias de seguridad de tus archivos. También destaca Nero Media Home, una herramienta para compartir contenido en todos tus dispositivos y televisores conectados.

En la actualidad, Nero ofrece todo su software en forma de paquete a un precio razonable para lo que incluye: siete herramientas entre las que pervive Nero Burning ROM. Con todo, puedes adquirir sus programas por separado, como el antes mencionado.

Nero también mantiene algunos de sus programas gratuitos, como CoverDesign o WaveEditor. E incluso cuenta con aplicaciones móviles para iPhone o Android que encontrarás aquí.

Como curiosiodades, Nero Burning ROM se lanzó por primera vez en 1997. En cuanto a su nombre, Nero, hace referencia al emperador romano Nerón, acusado de quemar Roma. De ahí que durante años el icono del programa fuera el Coliseo romano ardiendo. Humor negro informático.

Napster

Con Napster empezó todo, o al menos popularizó el P2P y el intercambio de música por internet, tal y como vimos en Los viejos dioses de las redes P2P.

En una época anterior a Spotify, Soundcloud, Apple Music o YouTube Music, y en la que las conexiones a internet eran más bien lentas y poco estables, Napster hizo realidad algo que parecía imposible: compartir música con gente que no conocías mientras hablabais por chat.

No hace falta decir que la industria musical enseguida se puso manos a la obra para acabar con Napster. Después de varios juicios y procesos judiciales, Napster cerró sus puertas, o mejor dicho, sus servidores, si bien ya existían multitud de alternativas para compartir música, películas y cualquier contenido.

Napster ha pasado por varias manos pero en la actualidad sigue funcionando. Eso sí, hace tiempo que se convirtió en una app de música por streaming y legal. Puedes probarla gratis durante 30 días y, a partir de ahí, deberás suscribirte, tal y como ocurre con Spotify y similares. Y al igual que el referente actual, Napster se puede instalar en PC, Mac, smartphone, tablet, etc.

mIRC

Su primera versión se publicó en 1995 y su última actualización, en el momento de escribir esto, es de marzo de 2020. mIRC es un programa que estuvo en los ordenadores de quienes fueron internautas en los años 90.

Antes de WhatsApp e incluso de MSN Messenger, el IRC era la red de comunicaciones en tiempo real más popular. Y aunque contó con muchos clientes, mIRC fue uno de los más usados. Fue tan su éxito que contó con mejoras y derivados en forma de scripts como IRcap o X-CRiPt.

El cliente mIRC y la red IRC convivieron durante años con la mensajería instantánea (AIM o ICQ), pero para conversaciones grupales y para enviar y recibir archivos entre PC y PC no tenía rival.

En la actualidad, mIRC sigue en pie y actualizándose, como hemos dicho. Su aspecto ha variado más bien poco en todos estos años y, en parte, su simplicidad y buen funcionamiento han hecho que siga ahí tras tantos años. En cuanto al IRC, aunque algunas redes han caído, como la mítica IRC-Hispano, otras siguen ahí ofreciendo sus servicios para miles de personas que siguen comunicándose y conversando por IRC.

Según IRC Statistics, en diciembre de 2019 se registraron casi 7.500 servidores y 4.000 millones de usuarios conectados.

WinRAR

Todo el mundo conoce WinRAR. Su popularidad es tal en la memoria colectiva que hasta forma parte de memes y chistes debido principalmente a su curioso método de financiación. ¿Conocéis a alguien que haya pagado alguna vez por WinRAR?

El caso es que desde su primera versión, lanzada en 1995, ha seguido actualizándose y sigue desarrollándose y actualizándose en nuestros días. Es más, se hizo con el programa RAR original, que ahora también tiene versión para Android, así como con UnRAR. Por lo demás, ha ido introduciendo mejoras, soporte para descomprimir más formatos, opciones de seguridad, etc.

Curiosamente, WinRAR sigue financiándose con el mismo sistema shareware de toda la vida. Puedes instalarlo y probarlo durante 40 días y, luego, comprar una licencia o desinstalarlo. O no.

RealPlayer

Antes de la llegada del HTML 5, reproducir vídeo directamente desde el navegador no era algo fácil. Pero tecnologías como QuickTime, Flash o Real lo hicieron posible. Así que durante años, RealPlayer fue un programa de obligada instalación si querías disfrutar de vídeo y música integrados en ciertas páginas web que usaban sus códecs RealAudio y RealVideo.

Con el tiempo, el reproductor de vídeo RealPlayer pasó a integrar distintos productos, gratuitos en su mayoría, como canales de vídeo y música, contenido promocional… Además, sus códecs perdieron popularidad. Internet no estaba suficientemente madura y las conexiones no permitían acceder a contenido multimedia en condiciones. Con todo, RealPlayer fue una primera aproximación a la televisión por internet actual.

En la actualidad, tanto Real como RealPlayer siguen en pie. Eso sí, se ha reconvertido a reproductor multimedia para Windows que permite reproducir y organizar vídeo, imágenes y audio. También permite reproducir discos ópticos y convertir audio.

Pero junto a RealPlayer surgió RealTimes, una versión móvil para iPhone y Android que hace de reproductor y editor de vídeo para usuarios domésticos.

ICQ

Antes de WhatsApp, Skype, Facebook o MSN Messenger, ICQ fue el primer programa de mensajería instantánea que se hizo popular entre las masas, si podemos hablar de tal en la internet de 1996, año en que vio la luz este programa.

Aunque hablé sobre él en La vida antes de WhatsApp, cabe destacar que llegó a tener más de 100 millones de usuarios en 2001. Con los años fue integrando servicios, como enviar mensajes SMS, compartir archivos, traducir mensajes…

Si bien ICQ empezó en una pequeña startup israelí llamada Mirabilis, en 1998, el gigante AOL se interesó por esta app y la compró por 287 millones de dólares. En 2010 hubo otro cambio de propietario, ya que el grupo ruso Mail.ru se hizo con ICQ hasta nuestros días.

En la actualidad, ICQ ha mejora mucho en aspecto y funcionalidad. Disponible tanto para Windows, macOS y Linux como para iPhone, iPad y Android, puede que te recuerde a WhatsApp, Skype o Telegram más que al ICQ original.

Además de mensajes de texto, puedes realizar audiollamadas, videoconferencias, enviar y recibir archivos, hablar con una persona o en grupos, etc.