– Abr 6, 2020, 16:00 (CET)

Sin internet por coronavirus: muchos mexicanos se exponen a un confinamiento ‘offline’

Para muchos es difícil imaginarse la cuarentena sin poder ver su serie favorita de Netflix o sin poder hacer una videollamada con los amigos. Pero millones de personas no podrán hacerlo, ni podían hacerlo antes del coronavirus.

Allfa vive en Azcapotzalco, en la Ciudad de México. Su trabajo lo está haciendo desde casa, como muchas personas en el país, por el aumento de contagiados de coronavirus, que en este momentos ha llegado a los más de 1.300. Desde que la enfermedad está causando estragos en todo el mundo, los países han ido progresivamente aumentado las medidas de contención e implementando una cuarentena para poder frenar los contagios. En España, los datos de consumo de internet se han multiplicado con respecto a antes del confinamiento. Videollamadas con amigos, series de Netflix, Amazon y HBO… ¿Podríamos imaginarnos una cuarentena sin internet? En México, se calcula que hay 39 millones de mexicanos que no tienen acceso a una red. Además, muchas otras tienen una conexión inestable. A pesar de que estas cifras disminuyen cada año, el confinamiento por el coronavirus puede reflejar los mayores retos para el país en materia digital.

Allfa no es una persona víctima de la brecha digital pero ya ha empezado a vivir una de las consecuencias de una cuarentena que provoca que una gran parte de la población se quede en sus casa y, los que puedan, aumenten su consumo de internet. "Las fallas son siempre en la madrugada, el servicio simplemente deja de funcionar. Ha sucedido casi toda la semana y al entrar a Twitter hay muchas más gente teniendo el mismo problema", explicó para Hipertextual.

Durante el día, la servicio, en este caso de TotalPlay también sufre saturaciones y se cae la señal, aunque por espacios de tiempo más limitados, cerca de 20 minutos. "Antes de la cuarentena nunca tuve ningún problema con el servicio. Supongo que como todos estamos en casa todos queremos ver Netflix o jugar videojuegos", apuntó Allfa. A pesar de que se ha puesto en contacto en varias ocasiones con el servicio de TotalPlay, todavía no ha recibido respuesta ni ha puesto solución a este problema.

En Twitter se han compartido incidencias con el mismo servicio y la operadora ha respondido que se le brindará la ayuda necesaria a través de DM. Hipertextual ha pedido más información a TotalPlay sobre las fallas registradas pero por el momento no ha recibido respuesta.

Las operadoras lanzaron un mensaje hace semanas en el que afirmaron que, dos semanas después de que muchas empresas empezaron a implementar el teletrabajo, no se han reportado grandes incidencias pero, en el momento en el que se iniciara una fase 3 -en la que se lleva a cabo el confinamiento obligatorio- es posible que se registraran saturaciones en la red. Además, recomendaron a los mexicanos utilizar internet de manera moderada y, por ejemplo, intentar evitar la visualización de videos a lo largo del día y priorizar su uso para fines informativas, educativos o de salud.

Los fallos técnicos podrían tener lugar sobre todo en aquellos lugares donde la infraestructura es menos resistente y menor el alcance de la señal. Conforme aumenten las medidas de contención, la cuarentena irá llegando con más dureza a pueblos o zonas específicas con menos cobertura. "Esta situación no es solo por la pandemia, ya la teníamos de antes. La contingencia llega primero a grandes ciudades y se dispersará hasta los pueblos, donde pueden tener un servicio más lento y limitado, pero como ya lo tenían anteriormente”" dijo a este medio Enrique Culebro, presidente de la Asociación de Internet.mx.

Este es el caso de Ramsés. El programador, residente en Guanajuato, lleva teniendo problemas con internet desde 2012. "En ese tiempo en la colonia donde yo vivo no había internet por cableado, sólo por vía satélite y pues me ofrecían 2 MB de velocidad por un precio muy elevado", explicó. Después, llegó otra operadora y le ofreció 10 MB, pero el problema llegó con la cuarentena. "El consumo masivo de internet hace que las conexiones se vean afectadas, y agregando que mis padres se vinieron de la Ciudad de México para pasar la cuarentena acá conmigo y no exponerse tanto allá. Esto me llevó a que esa conexión se redujera muchísimo tanto por la saturación global y ahora por la local, y más porque tengo que trabajar por VPN, ya que mi trabajo así lo requiere", dijo a Hipertextual.

La operadora, Telmex en este caso, afirmó que habilitarán la fibra óptica en su zona para poder aumentar la velocidad de la conexión. Hasta la fecha de publicación de este artículo, todavía no han arreglado un problema que Ramsés lleva sufriendo desde hace 8 años pero que la situación provocada por el coronavirus ha empeorado.

Para el programador, esta situación le impide desempeñar su trabajo satisfactoriamente. Pero, para otras personas, la brecha digital o la poca calidad de su servicio puede acarrear una falta de información en una situación de emergencia como esta. "Hay una brecha de acceso generalizada y cualquier estrategia de comunicación o esfuerzo oficial relacionado con la COVID-19 va a ser complicado de aplicar porque no están llegando al grueso de personas que no tienen acceso a internet", destacó Iván Martínez, activista y miembro de la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D).

Hasta la fecha, no se ha registrado un número muy alto de incidencias y expertos como Martínez apuntaron que escenarios como el actual ya están contemplados por la infraestructura y en muchos casos han aguantado, como ocurrió en algunas zonas de México durante el terremoto del 19 de septiembre de 2017. La saturación puede ser un problema menor por el menor, pero no lo es la brecha digital.

En México tiene más que ver con la disponibilidad que con la calidad. Los desafíos como el 'home office' y aprendizaje en casa va a resultar algo complicado. El tema está en los esfuerzos que hagan las universidades, escuelas, por formación a distancia, y el Gobierno para comunicar. (...) Las estrategias a través de internet son complicadas porque millones de hogares están conectados, pero no es una realidad absoluta. Los centros comunitarios y cafés siguen siendo los puntos de acceso a internet para muchos.

Crisis, factor de oportunidad

La cuarentena puede ser un peligro para los derechos digitales porque, además de la falta de acceso a la información, también se están llevando a cabo campañas de fake news o violaciones de la privacidad. Pero esta situación también puede crear oportunidades.

Enrique Culebro explicó para Hipertextual que un efecto del coronavirus podría ser el aumento de los internautas en el país. "Los que antes no tenían interés en serlo pueden tenerlo ahora y los que ya lo son pero no compraban en línea o no tenían un servicio financiero basado en tecnología es probable que lo tengan".

Además, gracias también a la gran penetración de smartphones en el país, esta emergencia puede ser aumentar el comercio electrónico. El presidente de la Asociación de Internet.mx subrayó las posibilidades de negocio para entrenadores de gimnasio, restaurantes que pueden empezar a vender sus alimentos a través de una app si no lo hacían antes y hasta servicios médicos como consultas online. "También para la economía informal, como el que te limpia los zapatos. Puede decirte que le mandes un mensaje por WhatsApp y él pasa a recoger los zapatos para limpiarlos. Parece un uso de la tecnología muy básico, pero para mucha gente no lo es".