Tinder decidió retrasar el lanzamiento de su aventura interactiva Swipe Night a causa del coronavirus. La empresa anunció que debido a la temática apocalíptica de la serie y a los acontecimientos actuales que experimentan las personas, han decidido dar marcha atrás en su lanzamiento global programado para este fin de semana.

Swipe Night es una aventura interactiva en video del tipo Black Mirror Bandersnatch, solo que limitada a seis episodios de cinco minutos en donde los usuarios toman diversas decisiones que tienen efecto en la trama. La mecánica es simple, deslizar a la izquierda o derecha, como ocurre con los perfiles de la app.

Luego de debutar en Estados Unidos el pasado octubre, Tinder tenía intenciones de lanzar a nivel global la primera temporada. El toque apocalíptico de la serie ha obligado a la empresa a dar marcha atrás, ya que "sería difícil lanzarla con el espíritu adecuado".

La importancia de esta serie no solo radica en ser la primera iniciativa en video de Tinder, sino que según TechCrunch, es algo que le ha reportado buenos números a la empresa gracias a las millones de visualizaciones en Estados Unidos, así como también el crecimiento en matches y mensajes para los usuarios.

La gracia de Swipe Night es que las decisiones se registran en el perfil de la persona y esto deriva en sugerencias de otros usuarios que hicieron lo mismo que tú. La serie daría pie a una charla inicial para romper el hielo, en caso que los GIFs no sean suficientes.

El problema es que está ambientada en un escenario apocalíptico del fin del mundo en el que tenemos que tomar decisiones cruciales. Con el coronavirus declarado como pandemia y el número de infectados en aumento, no sería consiente debutarla a nivel mundial o confirmar que ya se trabaja en una segunda temporada.

Curiosamente Tinder ha sido usado por algunos usuarios para conocer lo que ocurre en Wuhan, el origen de la epidemia en China y en donde las cosas parecen volver a la normalidad poco a poco. En contraste otras personas han dejado de utilizarla por miedo a contagiarse en un primer encuentro.