Apple ha anunciado este miércoles un nuevo MacBook Air, el relevo de su ordenador portátil más vendido y que ahora llega con más potencia, menor precio y con el doble de potencia que la generación anterior, según ha anunciado la propia compañía a través de una nota de prensa.

MacBook Air

Con el coronavirus (COVID-19) causando estragos a lo largo y ancho del mundo y las tiendas de firma de Cupertino cerradas hasta nuevo aviso en todos los lugares fuera de China, la tecnológica se ha visto forzada a abortar un evento presencial programado para mismo mes de marzo, donde se esperaba ver este y otros dispositivos, como el nuevo iPad Pro y Mac mini, revelados también en la presente jornada.

“Desde los estudiantes y los consumidores que compran su primer ordenador hasta los clientes que desean actualizarse, a todos les encanta la Mac, y especialmente a el MacBook Air", ha dicho Tom Boger, responsable de Marketing de Mac y iPad.

MacBook Air: más de todo

En 2018, Apple renovaba el diseño del MacBook Air para hacerlo más liviano, delgado e incluir una nueva pantalla con menos bordes a su alrededor. Un rediseño necesario en su momento y que mantiene esta generación para cambiar, en esencia, todo lo demás.

MacBook Air

El nuevo portátil ultradelgado de la marca comienza en una capacidad de almacenamiento de 256 GB, doblando al modelo base que existía hasta al momento, en lo que supone una gran noticia para, en pocas palabras, todo el mundo. Además, aumenta la capacidad máxima hasta los 2 TB. En materia de procesadores, el modelo básico comienza con un Intel Core i3 y 8 GB de memoria RAM, pasando de ahí al Core i5 y pudiendo configurarlo hasta un Core i7 y 16 GB de RAM.

Con esta generación, Apple entona también el mea culpa en lo que al teclado se refiere, sustituyendo el hasta ahora presente –con mecanismo de mariposa, más delgado– por uno que utiliza el conocido mecanismo de tijera, presente durante años en los portátiles de la casa. Una decisión ya implantada en el MacBook Pro de 16 pulgadas a finales del pasado año y que fue instigada por los numerosos problemas de funcionamiento que fue presentando el anterior sistema.

Todo ello por un precio algo reducido respecto a la anterior generación, que se encontraba en 1.249 euros para el modelo base. Ahora este parte de 1.199 euros para la configuración más simple, ascendiendo a medida que se modifican los componentes.