Samsung Galaxy Z Flip 5G
– Feb 17, 2020, 18:30 (CET)

La pantalla del Galaxy Z Flip se puede rayar incluso con la uña, a pesar de que Samsung asegura que es de cristal

La pantalla flexible del Samsung Galaxy Z Flip está realizada en un nuevo cristal ultradelgado, pero en los primeros tests demuestran que se raya con extrema facilidad. ¿Qué está ocurriendo?

El Samsung Galaxy Z Flip no comienza su andadura con buen pie. Tras una muy esperada presentación del que es el segundo smartphone plegable de la firma, –y como ya ocurriera con el primero– son varios los usuarios que han comenzado a reportar problemas o empezado a poner en entredicho algunas de las proclamas iniciales de la compañía.

En las primeras horas de vida del terminal (su comercialización comenzó el pasado viernes día 14 de febrero en los territorios seleccionados) eran el popular YouTuber Quinn Nelson y un usuario de Twitter quienes ponían sobre aviso de los problemas y fragilidad de un dispositivo con el que ya por sí hay que tener más cuidado del habitual. Sin embargo, el test de resistencia de JerryRigEverything ha terminado de poner de manifiesto que uno de los principales avances que se esperaban con la llegada del dispositivo no es tal.

Pantalla de cristal... pero con truco

El reciente plegable de Samsung, según asegura la compañía, cuenta con una pantalla de cristal ultradelgado, contrastando frente al plástico del Galaxy Fold o el Motorola Razr, por ejemplo. Así queda reflejado en su página web: "Cristal. Pero puedes doblarlo. Conoce la pantalla de cristal plegable de Galaxy. Sí, hemos dicho cristal plegable. Hecho de Samsung Ultra Thin Glass, obtén una visión increíble con una pantalla plana y lisa".

En el vídeo subido a este popular canal se muestra el nuevo Galaxy Z Flip siendo sometido a las ya populares pruebas de rayado que permiten observar la dureza de la pantalla de los smartphones. El resultado, para sorpresa de muchos y pese a los cambios que anunciados por Samsung, es que continúa siendo igual de fácil hacer mella en ella que en la de la anterior generación.

Tanto es así, que el panel es propenso a sufrir muescas incluso haciendo presión con la uña, lo cual ya podía efectuarse en las mencionadas pantallas de los Galaxy Fold y Motorola Razr. Naturalmente, esto es algo que no ocurriría si fuera cristal, como bien se señala en el citado vídeo. ¿Qué ocurre, entonces?

El Samsung Galaxy Z Flip incluye sobre la pantalla de cristal una capa plástica adicional que sirve para proteger la primera de los posibles desperfectos que puedan tener lugar durante el día a día. Sería esta, teóricamente, la que se aprecia siendo rayada en las imágenes y no la pantalla de cristal, ubicada inmediatamente bajo esta. Se puede observar en detalle en el siguiente GIF:

De hecho, la propia Samsung incluye una serie de pautas a seguir junto al propio teléfonolas mismas que se incluían en el Galaxy Fold–, entre las cuales se encuentra el hecho de tener que poner un especial cuidado a la hora de interactuar con la pantalla. Estas mencionan de manera explícita no "presionar la pantalla con un objeto duro o afilado, como un bolígrafo o la uña". Hacerlo, relatan, "podría resultar en rayones u orificios" en la misma.

La cuestión que queda en el aire resulta obvia: ¿dónde está el beneficio de esta apuesta doble de cristal y plástico si el resultado final es igual de endeble y propenso a presentar un evidente deterioro?

Qué ofrece Samsung frente a esto

Tanto el Galaxy Fold como el Galaxy Z Flip disponen de una serie de condiciones especiales de reparación y garantía, las cuales se aplican de manera exclusiva a estos terminales. En este caso, el Premier Service de la compañía permite al usuario solicitar un único cambio de pantalla en el primer año por 109 euros (posteriormente, 499 dólares, sin precio aún en España o México). Eso sí, estará sujeto únicamente a aquellos casos en los que se presente un defecto que impida el correcto desempeño normal del terminal, pues la garantía especifica que "Samsung Care+ no cubre los daños superficiales de su dispositivo que no afecten al funcionamiento del Producto Asegurado como, por ejemplo, arañazos".

En resumidas cuentas: si uno raya accidentalmente la pantalla del Galaxy Z Flip (cuyo precio es de 1.499 euros o 32,999 pesos, recordemos), no habrá solución posible. Ni siquiera puede evitarse mediante la colocación de un protector de pantalla adicional por cuenta propia, ya que las mencionadas instrucciones así lo contraindican: "No coloques adhesivos como películas o pegatinas en la pantalla principal".

Desde la sección norteamericana de la compañía aseguran a The Verge que dispondrán "pronto" de una opción dentro de Premier Service para solicitar que un experto coloque un protector de pantalla sobre la película plástica que ya incluye el Galaxy Z Flip. Una doble protección que no promete ser mucho más efectiva que la existente y que, peor aún, podría provocar daños irreversibles en el dispositivo si el usuario decide retirarlo por su cuenta en un momento dado.

Este servicio no está disponible actualmente en España. Desde Hipertextual hemos contactado con Samsung para conocer si también formará parte del programa Premier del Galaxy Z Flip próximamente, sin haber obtenido aún respuesta al respecto.

Samsung Galaxy Z Flip: el ¿beneficio? de la duda

A pesar de que aún es muy pronto para conocer el estado actual en el que el Samsung Galaxy Z Flip llega al mercado (y, sobre todo, si es mejor que el Galaxy Fold en términos de durabilidad), las primeras informaciones no son demasiado alentadoras. Tampoco lo es el hecho de que la firma haya cedido el dispositivo durante apenas 24 horas a los medios de Estados Unidos, según informan varios periodistas, provocando que medios y analistas hayan tenido que adquirir directamente una unidad en tienda.

Las opiniones y reseñas de los expertos fueron lo que provocó el retraso de la salida al mercado del Samsung Galaxy Fold el pasado año, tras experimentar unas situaciones del todo inusuales durante sus primeros días de prueba.

Si los errores cometidos anteriormente se repiten con esta nueva generación es algo que todavía resulta prematuro de cuantificar, aunque las pruebas iniciales no sean del todo alentadoras para el que se suponía el smartphone plegable más refinado del momento –que no es decir demasiado–. Quizá haya que esperar hasta el Galaxy Fold 2.