El Samsung Galaxy Fold comienza a llegar poco a poco a los diferentes mercados en los que opera Samsung alrededor del mundo, haciéndolo sin despejar la incertidumbre que rodea al dispositivo desde su fallido primer lanzamiento, allá por el mes de abril. Los numerosos fallos reportados en ese momento evitaron que la tecnológica surcoreana pusiera a disposición del público el que es el primer smartphone plegable en comercializarse a gran escala, habiendo presentado la versión final del mismo en la reciente IFA 2019.

Con su llegada a Estados Unidos el próximo día 27 de septiembre ya a la vuelta de la esquina, The Verge ofrece una primera mirada a este renovado Galaxy Fold en su versión definitiva, que viene acompañada de algunos elementos destacables, no tanto en lo referente al dispositivo en sí –que ya pudimos probar en Hipertextual–, sino en relación a todo aquello que lo acompaña.

Advertencias, advertencias, advertencias

Algunos de los problemas que se dieron con las primeras unidades del Galaxy Fold fueron debidos, supuestamente, a las consideraciones especiales que han de ser tenidas con este terminal y que no fueron comunicadas por Samsung desde un primer momento. Ahora la firma quiere solventar este aspecto y, junto al terminal, incluyen una serie de advertencias a tener en cuenta durante el uso del mismo en el día a día. Según recogen en el citado medio, son las siguientes:

  • No presione la pantalla con un objeto duro o afilado, como un bolígrafo o una uña.
  • No coloque ningún objeto, como tarjetas, monedas o llaves, en la pantalla.
  • Este dispositivo no es resistente al agua ni al polvo. No exponer a líquidos o partículas pequeñas.
  • No coloque adhesivos como películas o adhesivos en la pantalla principal ni retire la capa protectora superior.
  • Mantenga una distancia segura entre su dispositivo y los objetos que puedan verse afectados por imanes como tarjetas de crédito y dispositivos médicos implantables. Si tiene un dispositivo médico implantable, consulte a su médico antes de usarlo.

La lista evidencia de manera clara la fragilidad de la pantalla del Galaxy Fold, de plástico, y su posible rotura ante agentes externos de todo tipo. Tanto es así, que Samsung ofrecerá, para aquellos que adquieran el dispositivo antes de final de año, una opción de cambio de pantalla fuera de garantía durante un año por 149 dólares, un precio reducido que se verá aumentado posteriormente.

No están claros aún los términos y condiciones que aplicará la empresa a la hora de determinar el daño realizado a la pantalla y cómo decidirá si su cambio corresponde a ser efectuado bajo garantía o recurriendo a la opción limitada de la sustitución adicional. Tampoco cuál será el precio posterior tras agotar dicha opción. Lo que sí resulta meridiano, sin embargo, es que uno habrá de prestar una minuciosa atención a cuándo y cómo hace uso del Galaxy Fold, a pesar de todo.